/ miércoles 6 de noviembre de 2019

¿Adversarios?

Una comitiva de “periodistas defensores de periodistas” acudió este miércoles a la conferencia mañanera, para tratar de hacerle “manita de cochi” al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien no es un hueso fácil de roer.


Los representantes de organizaciones internacionales que defienden a quienes nos dedicamos al oficio de comunicar y, en ocasiones opinar, fueron sentados en primera fila de “la matutina” para que pudieran intervenir con facilidad.

Tras un recorrido por varios estados del país y después de haberse reunido con periodistas, plantearon al fundador de Morena y capitán del barco de la Cuarta Transformación, algunas de sus preocupaciones.

Una de las asistentes, de acento español, intentó lograr que el Presidente de México se “comprometiera” a cambiar su discurso, en el que ha tundido a periodistas, medios de comunicación y analistas políticos, parejo.

El mandatario mexicano, terco (él mismo lo ha dicho), no accedió y afirmó que no mira a los periodistas como sus enemigos, pero sí como ¿adversarios…?


GROSEROS Y CALUMNISTAS

No tengo que comprometerme a cambiar mi discurso porque no los ve como enemigos, sino como adversarios, incluso a aquellos “groseros, de los que más calumnian, de los que más insultan…”, expresó el mandatario mexicano, quien la semana pasada tuvo uno de sus peores desencuentros con la prensa.

Tras los hechos violentos en Sinaloa, abundaron las críticas en contra de su estrategia de seguridad, y el fundador de Morena expresó que le parecía sospechoso que los medios de comunicación “se le fueron a la yugular” con el tema.

Cuestionó a medios como Reforma, Proceso y hasta Tv Azteca; éste último, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca, institución que, supuestamente está manejando la entrega de millones de recursos de programas sociales.

Ya entrados en plática con los representantes de organizaciones internacionales que defienden a los periodistas, el Presidente de México negó que estigmatice a los comunicadores y medios.

Aseguró que, al contrario, ahora hay un “diálogo circular” porque antes la prensa estaba controlada y “amordazada”.

Antes, soltó, el periodista que criticaba, era despedido. Puso como ejemplo el caso de José Gutiérrez Vivó, quien en el sexenio de Felipe Calderón, fue obligado a exiliarse a los Estados Unidos y su empresa fue “quebrada”.

Dijo que fue el mismo caso con la periodista, Carmen Aristegui en el sexenio pasado, de Enrique Peña Nieto, cuando pocos la defendieron.

-¿Se compromete usted?, le insistió la periodista de acento español, quizá con un poco de inocencia o un poco de malicia.

“No los veo como enemigos, sino como adversarios. Es que antes, eren intocables. Columnistas, conductores de radio y de televisión. Ganaban un millón de pesos al mes o dos millones. Los grupos de intereses creados, casi todos, tienen medios de comunicación. Entonces, eso es lo que está en el fondo”, afirmó AMLO, quien no necesariamente está equivocado, pues hay grupos de poder que se metieron al negocio de los medios de comunicación para defender sus intereses.

Claro, los periodistas, los que hacen el trabajo del periodismo ni somos sus enemigos ni sus adversarios, pues simplemente nos dedicamos a informar y, en algunos casos, a echar mano del género de opinión.

“Para los periodistas, todo nuestro respeto y toda nuestra admiración. Y puede tratarse de los contrarios a nosotros”, manifestó, además de expresar que desde organismos como la Secretaría de Gobernación, se está tratando de proteger la labor que éstos realizan.

México, dijeron los invitados, se ha convertido en uno de los sitios más inseguros para ejercer el ejercicio del periodismo. Eso sin contar con una serie de problemáticas que enfrentamos quienes realizamos este oficio desde hace décadas.

El comunicador, que no es lo mismo que periodista, enfrenta problemas como falta de garantías laborales, falta de acceso a vivienda, a salud y a una capacitación adecuada, pero no somos ¿adversarios…?


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

Una comitiva de “periodistas defensores de periodistas” acudió este miércoles a la conferencia mañanera, para tratar de hacerle “manita de cochi” al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien no es un hueso fácil de roer.


Los representantes de organizaciones internacionales que defienden a quienes nos dedicamos al oficio de comunicar y, en ocasiones opinar, fueron sentados en primera fila de “la matutina” para que pudieran intervenir con facilidad.

Tras un recorrido por varios estados del país y después de haberse reunido con periodistas, plantearon al fundador de Morena y capitán del barco de la Cuarta Transformación, algunas de sus preocupaciones.

Una de las asistentes, de acento español, intentó lograr que el Presidente de México se “comprometiera” a cambiar su discurso, en el que ha tundido a periodistas, medios de comunicación y analistas políticos, parejo.

El mandatario mexicano, terco (él mismo lo ha dicho), no accedió y afirmó que no mira a los periodistas como sus enemigos, pero sí como ¿adversarios…?


GROSEROS Y CALUMNISTAS

No tengo que comprometerme a cambiar mi discurso porque no los ve como enemigos, sino como adversarios, incluso a aquellos “groseros, de los que más calumnian, de los que más insultan…”, expresó el mandatario mexicano, quien la semana pasada tuvo uno de sus peores desencuentros con la prensa.

Tras los hechos violentos en Sinaloa, abundaron las críticas en contra de su estrategia de seguridad, y el fundador de Morena expresó que le parecía sospechoso que los medios de comunicación “se le fueron a la yugular” con el tema.

Cuestionó a medios como Reforma, Proceso y hasta Tv Azteca; éste último, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca, institución que, supuestamente está manejando la entrega de millones de recursos de programas sociales.

Ya entrados en plática con los representantes de organizaciones internacionales que defienden a los periodistas, el Presidente de México negó que estigmatice a los comunicadores y medios.

Aseguró que, al contrario, ahora hay un “diálogo circular” porque antes la prensa estaba controlada y “amordazada”.

Antes, soltó, el periodista que criticaba, era despedido. Puso como ejemplo el caso de José Gutiérrez Vivó, quien en el sexenio de Felipe Calderón, fue obligado a exiliarse a los Estados Unidos y su empresa fue “quebrada”.

Dijo que fue el mismo caso con la periodista, Carmen Aristegui en el sexenio pasado, de Enrique Peña Nieto, cuando pocos la defendieron.

-¿Se compromete usted?, le insistió la periodista de acento español, quizá con un poco de inocencia o un poco de malicia.

“No los veo como enemigos, sino como adversarios. Es que antes, eren intocables. Columnistas, conductores de radio y de televisión. Ganaban un millón de pesos al mes o dos millones. Los grupos de intereses creados, casi todos, tienen medios de comunicación. Entonces, eso es lo que está en el fondo”, afirmó AMLO, quien no necesariamente está equivocado, pues hay grupos de poder que se metieron al negocio de los medios de comunicación para defender sus intereses.

Claro, los periodistas, los que hacen el trabajo del periodismo ni somos sus enemigos ni sus adversarios, pues simplemente nos dedicamos a informar y, en algunos casos, a echar mano del género de opinión.

“Para los periodistas, todo nuestro respeto y toda nuestra admiración. Y puede tratarse de los contrarios a nosotros”, manifestó, además de expresar que desde organismos como la Secretaría de Gobernación, se está tratando de proteger la labor que éstos realizan.

México, dijeron los invitados, se ha convertido en uno de los sitios más inseguros para ejercer el ejercicio del periodismo. Eso sin contar con una serie de problemáticas que enfrentamos quienes realizamos este oficio desde hace décadas.

El comunicador, que no es lo mismo que periodista, enfrenta problemas como falta de garantías laborales, falta de acceso a vivienda, a salud y a una capacitación adecuada, pero no somos ¿adversarios…?


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

jueves 20 de febrero de 2020

¿Qué diablos pasa?

miércoles 19 de febrero de 2020

¿Plan con maña?

martes 18 de febrero de 2020

Elba, la mujer que nunca se fue

lunes 17 de febrero de 2020

Que no le digan que no le cuenten

domingo 16 de febrero de 2020

El sello de la casa

jueves 13 de febrero de 2020

Congruencia y honestidad

miércoles 12 de febrero de 2020

¡Ups!

martes 11 de febrero de 2020

El poder de las canas

lunes 10 de febrero de 2020

Hipocresía

domingo 09 de febrero de 2020

El billetazo

Cargar Más