/ martes 6 de agosto de 2019

Barril sin fondo

Pa’ acabar pronto, dijo el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el número de pobres en México aumentó de 2008 a 2018, a pesar de las carretadas de dinero que supuestamente se invirtieron en programas sociales y de combate a la pobreza.


El estudio del organismo explica que en 2008 había 44.4 por ciento de mexicanos pobres y en 2018 bajó a 41.9 por ciento; sin embargo, por el crecimiento de la población, es decir, porque nacieron más “chamacos”, el número de pobres pasó de 49.5 millones de personas a 52.4 millones.

Se midieron cuatro años del gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa y seis del priista, Enrique Peña Nieto.

Dicen que todo depende del cristal con que se mira. Los expresidentes podrán decir que en términos de porcentaje la pobreza se redujo, poco, pero se redujo.

El gobierno actual dirá que, basado en números, la cantidad de pobres en México se incrementó.

Sin embargo, lo importante será determinar por qué no han funcionado las decenas de programas y miles de millones de pesos invertidos en 10 años. ¿A dónde se fueron? ¿Se los robaron? ¿Se aplicaron bien?

El Coneval dice en sus conclusiones algo muy importante:

“Que la política pública, especialmente la de desarrollo social, tenga como hilo conductor el acceso efectivo a los derechos como mecanismo principal y que, a la vez, permita cerrar las brechas económicas y sociales que todavía se observan entre diferentes grupos, y generar una mayor igualdad de oportunidades”.

Quiere decir, según el Coneval, que de nada servirá enviar los dineros directo a los beneficiarios de los programas sociales, si la gente no tiene mejoras claves como: acceso a mejores servicios de salud, a educación y a salarios mejor pagados. El dinero se va a terminar, el que sea. De seguir así, todo será un barril sin fondo…


LOS FOCOS ROJOS

José Nabor Cruz, secretario Ejecutivo del Coneval, explicó que uno de los temas a los que el gobierno mexicano tendría que enfocarse es el de la carencia de seguridad social.

Aproximadamente 71.7 millones de mexicanos siguen sin tener una prestación social y ese es un foco rojo.

Por ejemplo, si se enferman, si padecen una enfermedad crónica, si tienen que recibir una cirugía, no tienen ni a dónde ir a parar. Tendrán que encomendarse al “Niño Jesús” para intentar sus vidas y acabar con lo poco que tengan.

Otro foco rojo, según el nuevo titular del Coneval, es el ingreso de las familias. El mayor ingreso de éstas es el fruto del trabajo; sin embargo, en 2008 un 12 por ciento de los mexicanos ganaban más de cinco salarios mínimos al día y en 2018, apenas el cuatro por ciento gana más de cinco salarios mínimos diarios.

“Los ingresos directos no son la solución completa, si no existe una mejor oferta de empleos y más remunerados”, dijo el titular del Coneval, un organismo que le ha incomodado a todos los gobernantes, incluyendo al presidente actual, Andrés Manuel López Obrador, quien consideró que significa un gasto innecesario.

“México necesita un gran pacto social, con la IP los sindicatos, para que se establezcan las rutas para lograr mejoras”, afirmó José Nabor Cruz, lo cual parece un sueño imposible.

En las conclusiones, el Coneval también sugiere un “esquema de protección social universal”, es decir, que todos los mexicanos tengamos un lugar dónde ser atendidos en caso de una enfermedad, lo cual también se antoja muy difícil de conseguir, a pesar de que el nuevo gobierno pretende unificar al IMSS, al ISSSTE y a la Secretaría de Salud en un solo frente…


LOS PATITOS FEOS

Como era de esperarse Oaxaca, Chiapas y Guerrero siguen siendo los patitos feos de los indicadores de pobreza.

En las tres entidades del Sur de México es donde más gente tienen alguna de las seis carencias sociales que sirven para que una persona sea considerada pobre: rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación, así como la suficiencia de su ingreso frente a la línea de bienestar. Barril sin fondo…


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

Pa’ acabar pronto, dijo el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el número de pobres en México aumentó de 2008 a 2018, a pesar de las carretadas de dinero que supuestamente se invirtieron en programas sociales y de combate a la pobreza.


El estudio del organismo explica que en 2008 había 44.4 por ciento de mexicanos pobres y en 2018 bajó a 41.9 por ciento; sin embargo, por el crecimiento de la población, es decir, porque nacieron más “chamacos”, el número de pobres pasó de 49.5 millones de personas a 52.4 millones.

Se midieron cuatro años del gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa y seis del priista, Enrique Peña Nieto.

Dicen que todo depende del cristal con que se mira. Los expresidentes podrán decir que en términos de porcentaje la pobreza se redujo, poco, pero se redujo.

El gobierno actual dirá que, basado en números, la cantidad de pobres en México se incrementó.

Sin embargo, lo importante será determinar por qué no han funcionado las decenas de programas y miles de millones de pesos invertidos en 10 años. ¿A dónde se fueron? ¿Se los robaron? ¿Se aplicaron bien?

El Coneval dice en sus conclusiones algo muy importante:

“Que la política pública, especialmente la de desarrollo social, tenga como hilo conductor el acceso efectivo a los derechos como mecanismo principal y que, a la vez, permita cerrar las brechas económicas y sociales que todavía se observan entre diferentes grupos, y generar una mayor igualdad de oportunidades”.

Quiere decir, según el Coneval, que de nada servirá enviar los dineros directo a los beneficiarios de los programas sociales, si la gente no tiene mejoras claves como: acceso a mejores servicios de salud, a educación y a salarios mejor pagados. El dinero se va a terminar, el que sea. De seguir así, todo será un barril sin fondo…


LOS FOCOS ROJOS

José Nabor Cruz, secretario Ejecutivo del Coneval, explicó que uno de los temas a los que el gobierno mexicano tendría que enfocarse es el de la carencia de seguridad social.

Aproximadamente 71.7 millones de mexicanos siguen sin tener una prestación social y ese es un foco rojo.

Por ejemplo, si se enferman, si padecen una enfermedad crónica, si tienen que recibir una cirugía, no tienen ni a dónde ir a parar. Tendrán que encomendarse al “Niño Jesús” para intentar sus vidas y acabar con lo poco que tengan.

Otro foco rojo, según el nuevo titular del Coneval, es el ingreso de las familias. El mayor ingreso de éstas es el fruto del trabajo; sin embargo, en 2008 un 12 por ciento de los mexicanos ganaban más de cinco salarios mínimos al día y en 2018, apenas el cuatro por ciento gana más de cinco salarios mínimos diarios.

“Los ingresos directos no son la solución completa, si no existe una mejor oferta de empleos y más remunerados”, dijo el titular del Coneval, un organismo que le ha incomodado a todos los gobernantes, incluyendo al presidente actual, Andrés Manuel López Obrador, quien consideró que significa un gasto innecesario.

“México necesita un gran pacto social, con la IP los sindicatos, para que se establezcan las rutas para lograr mejoras”, afirmó José Nabor Cruz, lo cual parece un sueño imposible.

En las conclusiones, el Coneval también sugiere un “esquema de protección social universal”, es decir, que todos los mexicanos tengamos un lugar dónde ser atendidos en caso de una enfermedad, lo cual también se antoja muy difícil de conseguir, a pesar de que el nuevo gobierno pretende unificar al IMSS, al ISSSTE y a la Secretaría de Salud en un solo frente…


LOS PATITOS FEOS

Como era de esperarse Oaxaca, Chiapas y Guerrero siguen siendo los patitos feos de los indicadores de pobreza.

En las tres entidades del Sur de México es donde más gente tienen alguna de las seis carencias sociales que sirven para que una persona sea considerada pobre: rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación, así como la suficiencia de su ingreso frente a la línea de bienestar. Barril sin fondo…


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

jueves 21 de noviembre de 2019

No cuidemos los centavos

miércoles 20 de noviembre de 2019

Transformación

lunes 18 de noviembre de 2019

La forma es fondo

jueves 14 de noviembre de 2019

Empalagoso

miércoles 13 de noviembre de 2019

Fruta podrida

martes 12 de noviembre de 2019

Llega el invitado

lunes 11 de noviembre de 2019

El Presidente Sol

domingo 10 de noviembre de 2019

Morena no cuaja

jueves 07 de noviembre de 2019

No es para presumir

miércoles 06 de noviembre de 2019

¿Adversarios?

Cargar Más