/ martes 14 de enero de 2020

Cuentos chinos

La popularidad de Andrés Manuel López Obrador, hoy Presidente de México, parece tener un blindaje especial que está a prueba de todo escándalo.


De acuerdo con varias agencias encuestadoras, su aceptación supera el 60 por ciento y, a menos de que suceda un hecho sumamente fuera de lo común, así continuará.

Aunque 2021 será una prueba importante para su gobierno porque habrá elecciones intermedias, hasta ahora las tempestades que ha enfrentado su administración le han hecho, como se dice coloquialmente, “lo que el viento a Juárez”.

Ahora bien, a qué se debe que el tabasqueño mantenga su popularidad, a pesar de asuntos como la inseguridad y el casi nulo crecimiento económico de 2019.

Ni la liberación de un hijo de Joaquín Guzmán Loera el año pasado en Sinaloa; ni la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, que dejó más de 100 muertos; ni otros temas como la “acogida” a Evo Morales, expresidente de Bolivia, han disminuido su popularidad.

Quizá el secreto radica en que el mandatario tiene una muy buena comunicación y un afilado colmillo político, además de que hizo una serie de promesas en campaña que conectan con el electorado.

Él, a capa y espada, ha tratado de cumplir cada una de esas promesas, aunque en ocasiones parece que se trata de ideas descabelladas o simplemente de “cuentos chinos”…


EL AVIÓN PRESIDENCIAL

Este martes, con catálogo en mano, el mandatario mexicano confirmó que el avión presidencial “TP-01” o “José María Morelos y Pavón” no se ha podido vender y tendrá que ser regresado al país, donde continuarán buscándole comprador.

Ésta fue una de las promesas de campaña más populares de parte de Andrés Manuel López Obrador, pues además de que ofreció poner en venta la aeronave, símbolo de los excesos de los gobiernos priistas y panistas, también dijo que no viajaría en avión privado sino comercial y así lo ha hecho.

“… se tomó la decisión de vender los aviones, los helicópteros que se utilizaban para transportar a funcionarios del más alto nivel. Aviones de lujo que nada tienen que ver con la realidad de pobreza que existe en nuestro país”, justificó AMLO en la mañanera, y con justa razón.

Esta es precisamente la parte del discurso del ahora Presidente de México que conecta perfectamente con la clase más pobre que jamás podrá treparse a un avión de este tamaño y lo mira como un exceso.

Claro que ello no quiere decir que poner en venta el avión presidencial, como si fueran cacahuates, fue la mejor decisión.

Los que le hablan al oído al Presidente lo mal aconsejaron, quizá sin ninguna experiencia al respecto.

Al final, si esta aeronave, cuyo valor de compra en el sexenio de Felipe Calderón fue de más de 218 millones de dólares, no se vende, AMLO, con todo y su popularidad podría terminar pareciendo que intentó contarnos “cuentos chinos”…


QUIÉN POMPÓ

Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) fue el encargado de explicar qué ha pasado con el avión presidencial, además de una serie de aeronaves que se pondrán en subasta.

Dijo, por ejemplo, que se identificaron 72 aeronaves, 33 aviones y 39 helicópteros de ocho instituciones, entre ellas el avión presidencial, que serán puestas en venta.

“… si logramos vender todas a un valor mínimo de avalúo, estamos esperando recuperar más de dos mil 500 millones de pesos en cada una de estas aeronaves en este proceso”, explicó el funcionario, quien reconoció que, en el caso del avión presidencial, éste ha permanecido desde diciembre 2018 en Victorville, Estados Unidos, para su mantenimiento y preservación.

“En junio de 2019, el estudio de mercado realizado por la oficina de transparencia de las Naciones Unidas identificó 42 potenciales compradores de 16 países”, explicó, mientras el Presidente de México indicó que no se quiso vender para, por decirlo coloquialmente, no perderle mucho.

Como una de las últimas alternativas, el gobierno mexicano pretende dar rentado el avión presidencial, el cual sería operado por personal de la Fuerza Aérea Mexicana. ¿Cuentos chinos…?


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

La popularidad de Andrés Manuel López Obrador, hoy Presidente de México, parece tener un blindaje especial que está a prueba de todo escándalo.


De acuerdo con varias agencias encuestadoras, su aceptación supera el 60 por ciento y, a menos de que suceda un hecho sumamente fuera de lo común, así continuará.

Aunque 2021 será una prueba importante para su gobierno porque habrá elecciones intermedias, hasta ahora las tempestades que ha enfrentado su administración le han hecho, como se dice coloquialmente, “lo que el viento a Juárez”.

Ahora bien, a qué se debe que el tabasqueño mantenga su popularidad, a pesar de asuntos como la inseguridad y el casi nulo crecimiento económico de 2019.

Ni la liberación de un hijo de Joaquín Guzmán Loera el año pasado en Sinaloa; ni la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, que dejó más de 100 muertos; ni otros temas como la “acogida” a Evo Morales, expresidente de Bolivia, han disminuido su popularidad.

Quizá el secreto radica en que el mandatario tiene una muy buena comunicación y un afilado colmillo político, además de que hizo una serie de promesas en campaña que conectan con el electorado.

Él, a capa y espada, ha tratado de cumplir cada una de esas promesas, aunque en ocasiones parece que se trata de ideas descabelladas o simplemente de “cuentos chinos”…


EL AVIÓN PRESIDENCIAL

Este martes, con catálogo en mano, el mandatario mexicano confirmó que el avión presidencial “TP-01” o “José María Morelos y Pavón” no se ha podido vender y tendrá que ser regresado al país, donde continuarán buscándole comprador.

Ésta fue una de las promesas de campaña más populares de parte de Andrés Manuel López Obrador, pues además de que ofreció poner en venta la aeronave, símbolo de los excesos de los gobiernos priistas y panistas, también dijo que no viajaría en avión privado sino comercial y así lo ha hecho.

“… se tomó la decisión de vender los aviones, los helicópteros que se utilizaban para transportar a funcionarios del más alto nivel. Aviones de lujo que nada tienen que ver con la realidad de pobreza que existe en nuestro país”, justificó AMLO en la mañanera, y con justa razón.

Esta es precisamente la parte del discurso del ahora Presidente de México que conecta perfectamente con la clase más pobre que jamás podrá treparse a un avión de este tamaño y lo mira como un exceso.

Claro que ello no quiere decir que poner en venta el avión presidencial, como si fueran cacahuates, fue la mejor decisión.

Los que le hablan al oído al Presidente lo mal aconsejaron, quizá sin ninguna experiencia al respecto.

Al final, si esta aeronave, cuyo valor de compra en el sexenio de Felipe Calderón fue de más de 218 millones de dólares, no se vende, AMLO, con todo y su popularidad podría terminar pareciendo que intentó contarnos “cuentos chinos”…


QUIÉN POMPÓ

Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) fue el encargado de explicar qué ha pasado con el avión presidencial, además de una serie de aeronaves que se pondrán en subasta.

Dijo, por ejemplo, que se identificaron 72 aeronaves, 33 aviones y 39 helicópteros de ocho instituciones, entre ellas el avión presidencial, que serán puestas en venta.

“… si logramos vender todas a un valor mínimo de avalúo, estamos esperando recuperar más de dos mil 500 millones de pesos en cada una de estas aeronaves en este proceso”, explicó el funcionario, quien reconoció que, en el caso del avión presidencial, éste ha permanecido desde diciembre 2018 en Victorville, Estados Unidos, para su mantenimiento y preservación.

“En junio de 2019, el estudio de mercado realizado por la oficina de transparencia de las Naciones Unidas identificó 42 potenciales compradores de 16 países”, explicó, mientras el Presidente de México indicó que no se quiso vender para, por decirlo coloquialmente, no perderle mucho.

Como una de las últimas alternativas, el gobierno mexicano pretende dar rentado el avión presidencial, el cual sería operado por personal de la Fuerza Aérea Mexicana. ¿Cuentos chinos…?


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

lunes 24 de febrero de 2020

Calladito

domingo 23 de febrero de 2020

Con ellas todo, sin ellas nada

jueves 20 de febrero de 2020

¿Qué diablos pasa?

miércoles 19 de febrero de 2020

¿Plan con maña?

martes 18 de febrero de 2020

Elba, la mujer que nunca se fue

lunes 17 de febrero de 2020

Que no le digan que no le cuenten

domingo 16 de febrero de 2020

El sello de la casa

jueves 13 de febrero de 2020

Congruencia y honestidad

miércoles 12 de febrero de 2020

¡Ups!

martes 11 de febrero de 2020

El poder de las canas

Cargar Más