/ martes 26 de noviembre de 2019

La seguridad como política

Un tema pendiente en todo gobierno, es el que tiene que ver con la seguridad pública que siempre golpea a las familias, la que merma la confianza y rompe con cualquier escenario de desarrollo, progreso y gobernabilidad.


Y las crisis recurrentes de los últimos sexenios, ha significado para la 4T un escenario que sabrían que llegaría por su complejidad, a su máxima expresión y que los adversarios no dudarían en utilizar para exhibirlos de incapaces.

Y aquí, a un año del gobierno de la transformación, dando por momentos tumbos en la materia, queriendo encontrar rumbos perdidos claramente en el gobierno de Felipe Calderón que el propio Peña Nieto siguió para no quedar a deber ni las explicaciones.

Para el caso de Chiapas, el escenario de falta de seguridad pública tuvo una máxima, allá por enero, cuando a la crisis de inseguridad, sicariato (Arriaga, con Sínar Corzo) se sumó la crisis humanitaria de las caravanas migrantes y con ello el incremento de los delitos menores como el robo en todas sus modalidades.

A casi un año, se puede decir que la política de seguridad del gobernador, Rutilio Escandón Cadenas, ha funcionado, al retomar el papel central del Estado para brindar garantías mínimas a los ciudadanos, ha sentado nuevas bases de una realidad que muchos quisieran verla en negro, pero que tampoco es blanco total, aunque sí con matices, con grises y diferentes tonalidades.

Sin menospreciar la exigencia ciudadana permanente de mayores niveles de seguridad, reconociendo que se está en medio de la tabla nacional, es preciso reconocer que falta mucho para que Chiapas deje de ser, por ejemplo, una entidad con un número significativo de feminicidios, que la crisis migratoria dispara los índices en las ciudades fronterizas y que el consumo de alcohol es el principal dique contra el que chocan las autoridades a la hora de proponer estrategias y acciones para reducir la comisión de delitos.

Pero sin duda, también, se está mejor que hace un año, sobre todo y eso es lo que se debe destacar, porque el Gobernador tomó ese toro por los cuernos, lo llevó a su mesa, en su horario, y uno a uno, fue tomando los casos de la seguridad que debía ser atendidos.

No se ha llegado a una meta final, a una cosa feliz, un escenario artificial de ciudades seguras, de primeros lugares ganados en concursos, sino a una realidad chiapaneca muy nuestra: que la acción institucional es la correcta, la de la coordinación, pero que queda mucho tramo por recorrer como ciudadanía.

La seguridad, como política, a casi un año, tiene sus mejores dividendos en los esfuerzos visibles por ponerse de acuerdo, plantar un sólo frente y valorar cada resultado en su contexto exacto, sin exagerar, pero sin dejar de reconocer que se mueve hacia adelante.


BASE DE DATOS…-

Sergio Alejandro Aguilar Rivera, secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, logró lo que parecía imposible: que, en el presupuesto de egresos de la Federación, lo que va destinado a Fortaseg y Fortamun, Chiapas reciba un promedio de 50 millones de pesos más, que deberán verse reflejados en los municipios que tendrán el compromiso de ponerlos donde debe ser, donde son útiles, no donde se los puedan robar.***

La agenda del Secretario de Gobierno, Ismael Brito Mazariegos se vio un tanto cuanto complicada con el tema de Arriaga; pero ahora que han vuelto las aguas a su normalidad, el encargado de la política interna vuelve a la carga y con mayores bríos, incluso, con eventos en Palacio Nacional, su sede central.***

El comandante Carlos Calvo Martínez, alcalde de Jiquipilas, está que trina de coraje contra todos sus compañeros presidentes municipales que no se tomaron la molestia de nombrarlo para encabezar los esfuerzos en materia de seguridad pública ahora que terminó el encargo de Carlos Morales Vázquez en la región metropolitana.

El impresentable alcalde jiquipilteco, no tuvo más que llorar amargamente en el brazo de Lozoya Uribe, el subsecretario de Seguridad Pública, el desprecio a su estirpe verdecologista por una jauría morenista que va por todas las canicas.***

Una de las universidades que está creciendo, es definitivamente la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, pues no sólo logró un éxito con la Feria Internacional del Libro, sino que está por realizar diversos congresos internacionales, además de la movilidad estudiantil a todas partes del mundo donde han logrado convenios con importantes universidades.***


Correo: ramirezirma77@hotmail.com

Facebook: irmaramirez.mx

Twitter: @irmajaque


DESTACADO

Una de las universidades que está creciendo, es definitivamente la Unicach, pues no sólo logró un éxito con la Feria Internacional del Libro, sino que está por realizar diversos congresos internacionales


Un tema pendiente en todo gobierno, es el que tiene que ver con la seguridad pública que siempre golpea a las familias, la que merma la confianza y rompe con cualquier escenario de desarrollo, progreso y gobernabilidad.


Y las crisis recurrentes de los últimos sexenios, ha significado para la 4T un escenario que sabrían que llegaría por su complejidad, a su máxima expresión y que los adversarios no dudarían en utilizar para exhibirlos de incapaces.

Y aquí, a un año del gobierno de la transformación, dando por momentos tumbos en la materia, queriendo encontrar rumbos perdidos claramente en el gobierno de Felipe Calderón que el propio Peña Nieto siguió para no quedar a deber ni las explicaciones.

Para el caso de Chiapas, el escenario de falta de seguridad pública tuvo una máxima, allá por enero, cuando a la crisis de inseguridad, sicariato (Arriaga, con Sínar Corzo) se sumó la crisis humanitaria de las caravanas migrantes y con ello el incremento de los delitos menores como el robo en todas sus modalidades.

A casi un año, se puede decir que la política de seguridad del gobernador, Rutilio Escandón Cadenas, ha funcionado, al retomar el papel central del Estado para brindar garantías mínimas a los ciudadanos, ha sentado nuevas bases de una realidad que muchos quisieran verla en negro, pero que tampoco es blanco total, aunque sí con matices, con grises y diferentes tonalidades.

Sin menospreciar la exigencia ciudadana permanente de mayores niveles de seguridad, reconociendo que se está en medio de la tabla nacional, es preciso reconocer que falta mucho para que Chiapas deje de ser, por ejemplo, una entidad con un número significativo de feminicidios, que la crisis migratoria dispara los índices en las ciudades fronterizas y que el consumo de alcohol es el principal dique contra el que chocan las autoridades a la hora de proponer estrategias y acciones para reducir la comisión de delitos.

Pero sin duda, también, se está mejor que hace un año, sobre todo y eso es lo que se debe destacar, porque el Gobernador tomó ese toro por los cuernos, lo llevó a su mesa, en su horario, y uno a uno, fue tomando los casos de la seguridad que debía ser atendidos.

No se ha llegado a una meta final, a una cosa feliz, un escenario artificial de ciudades seguras, de primeros lugares ganados en concursos, sino a una realidad chiapaneca muy nuestra: que la acción institucional es la correcta, la de la coordinación, pero que queda mucho tramo por recorrer como ciudadanía.

La seguridad, como política, a casi un año, tiene sus mejores dividendos en los esfuerzos visibles por ponerse de acuerdo, plantar un sólo frente y valorar cada resultado en su contexto exacto, sin exagerar, pero sin dejar de reconocer que se mueve hacia adelante.


BASE DE DATOS…-

Sergio Alejandro Aguilar Rivera, secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, logró lo que parecía imposible: que, en el presupuesto de egresos de la Federación, lo que va destinado a Fortaseg y Fortamun, Chiapas reciba un promedio de 50 millones de pesos más, que deberán verse reflejados en los municipios que tendrán el compromiso de ponerlos donde debe ser, donde son útiles, no donde se los puedan robar.***

La agenda del Secretario de Gobierno, Ismael Brito Mazariegos se vio un tanto cuanto complicada con el tema de Arriaga; pero ahora que han vuelto las aguas a su normalidad, el encargado de la política interna vuelve a la carga y con mayores bríos, incluso, con eventos en Palacio Nacional, su sede central.***

El comandante Carlos Calvo Martínez, alcalde de Jiquipilas, está que trina de coraje contra todos sus compañeros presidentes municipales que no se tomaron la molestia de nombrarlo para encabezar los esfuerzos en materia de seguridad pública ahora que terminó el encargo de Carlos Morales Vázquez en la región metropolitana.

El impresentable alcalde jiquipilteco, no tuvo más que llorar amargamente en el brazo de Lozoya Uribe, el subsecretario de Seguridad Pública, el desprecio a su estirpe verdecologista por una jauría morenista que va por todas las canicas.***

Una de las universidades que está creciendo, es definitivamente la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, pues no sólo logró un éxito con la Feria Internacional del Libro, sino que está por realizar diversos congresos internacionales, además de la movilidad estudiantil a todas partes del mundo donde han logrado convenios con importantes universidades.***


Correo: ramirezirma77@hotmail.com

Facebook: irmaramirez.mx

Twitter: @irmajaque


DESTACADO

Una de las universidades que está creciendo, es definitivamente la Unicach, pues no sólo logró un éxito con la Feria Internacional del Libro, sino que está por realizar diversos congresos internacionales


jueves 05 de diciembre de 2019

El recuento de un año

domingo 01 de diciembre de 2019

El primer año de la 4T

martes 26 de noviembre de 2019

La seguridad como política

martes 19 de noviembre de 2019

La negociación de la nada

jueves 14 de noviembre de 2019

El Buen Fin

domingo 10 de noviembre de 2019

El negocio de la migración

domingo 03 de noviembre de 2019

Santos Muertos

domingo 27 de octubre de 2019

El movimiento normalista

martes 22 de octubre de 2019

Recíclese el que pueda

domingo 20 de octubre de 2019

Los morenistas

Cargar Más