/ martes 5 de noviembre de 2019

No más violencia

Una escalofriante noticia se conoció la tarde-noche del lunes. Integrantes de la familia LeBarón fueron agredidos a balazos en los límites de Sonora y Chihuahua. El saldo fue de nueve personas muertas: tres mujeres y seis menores.


Hubo, además, seis menores lesionados, otra menor ilesa y una más, presuntamente desaparecida, según los primeros reportes que tuvo a la mano el secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño, quien se notaba otra vez, aturdido en la conferencia mañanera de ayer.

La primera versión es que, grupos de narcotraficantes que se disputan el control de la zona, “confundieron” a las mujeres y menores que viajaban en caravana por una carretera.

La condena es total y no admite colores ni ideologías: no más violencia…


LA SOCIEDAD CIVIL

Escuchábamos a Alejandro LeBarón, uno de los integrantes de esta amplia familia que tiene origen norteamericano, expresar su sentir en la segunda emisión del noticiero del Instituto Mexicano de la Radio.

Se lo notaba, con todo y su acento norteño-estadounidense, como un hombre sensato, tranquilo y al mismo tiempo cansado de esta violencia que ha cundido en muchos rincones del país sin que nada ni nadie puede contenerla.

Explicó que la familia LeBarón es amplia, integrada por unas cinco mil personas que llevan ese apellido y que formaron una comunidad en Chihuahua.

Cuando la entrevistadora preguntó a Alejandro LeBarón, quien ya tuvo en 2009 una experiencia como la ocurrida la tarde del martes, cuál era su mensaje para las autoridades, éste dijo que más que para el gobierno, el llamado es para la sociedad civil.

Ya es tiempo de que nos unamos y no permitamos más violencia, indicó Alejandro LeBarón, quien más tarde fue entrevistado por el experimentado periodista, Joaquín López Dóriga.

Es inconcebible y no entendemos por qué tanta saña contra una familia, en este caso contra mujeres y niños que viajaban a una zona alejada, expresó, ya con la voz entrecortada. No más violencia…


LA PRESIÓN DE TRUMP

Mientras el gabinete de seguridad y el Presidente de México intentaron reaccionar más rápido que en el caso de Culiacán, Sinaloa, llegó la presión de los Estados Unidos, quien siempre está, con respecto a nuestro país, con “un ojo al gato y otro al garabato”.

“Si México necesita o solicita ayuda para deshacerse de esos monstruos, Estados Unidos está listo, con voluntad y capacidad para participar y hacer el trabajo rápido y de manera efectiva”, expresó, como suele hacerlo, vía Twitter.

“Y el gran Presidente de México ha hecho de esto un gran tema, pero los cárteles se han convertido en grupos tan grandes y poderosos que a veces se necesita un ejército para derrotar a un ejército”, advirtió el que vive en la Casa Blanca.

La presión es obvia e implícita: Donald Trump está insinuando que su país puede meter sus narices en territorio mexicano.

López Obrador respondió de inmediato y agradeció la disposición del gobierno de los Estados Unidos para apoyar; sin embargo, dijo que la cooperación siempre que ocurra tiene que ser respetando la soberanía de México.

No es la primera vez que el gobierno norteamericano presiona al gobierno de la Cuarta Transformación. Lo hizo al principio del sexenio cuando exigió que se frenaran las caravanas migratorias que comenzaron a salir de países como Honduras.

Trump advirtió entonces que, si el gobierno obradorista no frenaba a los migrantes, aplicaría aranceles a los productos mexicanos que se exportan a su nación.

La 4T, sin aceptarlo abiertamente, tuvo que apresurar el paso y echar a andar una Guardia Nacional que, con ayuda de militares, agentes de migración y lo que queda de la Policía Federal, logró reducir las cifras de migrantes.

A pesar de que AMLO, quien ayer mismo habló por teléfono con Donald Trump, y le dijo, no gracias, caben otra vez varias preguntas: ¿Qué pasará ahora? ¿Aceptará México la ayuda? ¿Cambiará su estrategia de abrazos, no balazos por la guerra? No más violencia…


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

Una escalofriante noticia se conoció la tarde-noche del lunes. Integrantes de la familia LeBarón fueron agredidos a balazos en los límites de Sonora y Chihuahua. El saldo fue de nueve personas muertas: tres mujeres y seis menores.


Hubo, además, seis menores lesionados, otra menor ilesa y una más, presuntamente desaparecida, según los primeros reportes que tuvo a la mano el secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño, quien se notaba otra vez, aturdido en la conferencia mañanera de ayer.

La primera versión es que, grupos de narcotraficantes que se disputan el control de la zona, “confundieron” a las mujeres y menores que viajaban en caravana por una carretera.

La condena es total y no admite colores ni ideologías: no más violencia…


LA SOCIEDAD CIVIL

Escuchábamos a Alejandro LeBarón, uno de los integrantes de esta amplia familia que tiene origen norteamericano, expresar su sentir en la segunda emisión del noticiero del Instituto Mexicano de la Radio.

Se lo notaba, con todo y su acento norteño-estadounidense, como un hombre sensato, tranquilo y al mismo tiempo cansado de esta violencia que ha cundido en muchos rincones del país sin que nada ni nadie puede contenerla.

Explicó que la familia LeBarón es amplia, integrada por unas cinco mil personas que llevan ese apellido y que formaron una comunidad en Chihuahua.

Cuando la entrevistadora preguntó a Alejandro LeBarón, quien ya tuvo en 2009 una experiencia como la ocurrida la tarde del martes, cuál era su mensaje para las autoridades, éste dijo que más que para el gobierno, el llamado es para la sociedad civil.

Ya es tiempo de que nos unamos y no permitamos más violencia, indicó Alejandro LeBarón, quien más tarde fue entrevistado por el experimentado periodista, Joaquín López Dóriga.

Es inconcebible y no entendemos por qué tanta saña contra una familia, en este caso contra mujeres y niños que viajaban a una zona alejada, expresó, ya con la voz entrecortada. No más violencia…


LA PRESIÓN DE TRUMP

Mientras el gabinete de seguridad y el Presidente de México intentaron reaccionar más rápido que en el caso de Culiacán, Sinaloa, llegó la presión de los Estados Unidos, quien siempre está, con respecto a nuestro país, con “un ojo al gato y otro al garabato”.

“Si México necesita o solicita ayuda para deshacerse de esos monstruos, Estados Unidos está listo, con voluntad y capacidad para participar y hacer el trabajo rápido y de manera efectiva”, expresó, como suele hacerlo, vía Twitter.

“Y el gran Presidente de México ha hecho de esto un gran tema, pero los cárteles se han convertido en grupos tan grandes y poderosos que a veces se necesita un ejército para derrotar a un ejército”, advirtió el que vive en la Casa Blanca.

La presión es obvia e implícita: Donald Trump está insinuando que su país puede meter sus narices en territorio mexicano.

López Obrador respondió de inmediato y agradeció la disposición del gobierno de los Estados Unidos para apoyar; sin embargo, dijo que la cooperación siempre que ocurra tiene que ser respetando la soberanía de México.

No es la primera vez que el gobierno norteamericano presiona al gobierno de la Cuarta Transformación. Lo hizo al principio del sexenio cuando exigió que se frenaran las caravanas migratorias que comenzaron a salir de países como Honduras.

Trump advirtió entonces que, si el gobierno obradorista no frenaba a los migrantes, aplicaría aranceles a los productos mexicanos que se exportan a su nación.

La 4T, sin aceptarlo abiertamente, tuvo que apresurar el paso y echar a andar una Guardia Nacional que, con ayuda de militares, agentes de migración y lo que queda de la Policía Federal, logró reducir las cifras de migrantes.

A pesar de que AMLO, quien ayer mismo habló por teléfono con Donald Trump, y le dijo, no gracias, caben otra vez varias preguntas: ¿Qué pasará ahora? ¿Aceptará México la ayuda? ¿Cambiará su estrategia de abrazos, no balazos por la guerra? No más violencia…


www.ensaladadegrillos.com

Facebook: @EnsaladadeG

Twitter: @EnsaladadeG

lunes 23 de marzo de 2020

Ensalada de grillos | Perplejos

domingo 01 de marzo de 2020

COVID-19, prueba de fuego para la 4T

jueves 27 de febrero de 2020

Como el cangrejo

miércoles 26 de febrero de 2020

Verde, palabras huecas

martes 25 de febrero de 2020

Nomás milando

lunes 24 de febrero de 2020

Calladito

domingo 23 de febrero de 2020

Con ellas todo, sin ellas nada

jueves 20 de febrero de 2020

¿Qué diablos pasa?

miércoles 19 de febrero de 2020

¿Plan con maña?

martes 18 de febrero de 2020

Elba, la mujer que nunca se fue

Cargar Más