imagotipo

Albricias al Parque de la Marimba

  • Café Avenida

La algarabía se apoderó del lugar más emblemático de Tuxtla Gutiérrez, el Parque de la Marimba que en su XXV aniversario, tuvo una celebración en grande; recuerdo aun cuando se proponía demoler las oficinas de tránsito que se ubicaban en ese lugar y para dar paso a un proyecto ambicioso, un proyecto del cual se enorgullecieran los tuxtlecos e impulsar el turismo, ya que, ante las constantes tomas de nuestra plaza central, poco espacio de esparcimiento quedaba para los capitalinos. El objetivo se cumplió y a más de dos décadas y media de su inauguración constituye el lugar más visitado por el turismo en Chiapas.

“Se conmemora el aniversario de Plata para el internacionalmente reconocido Parque jardín de la Marimba, orgullo de todos los chiapanecos”.- Todos recordamos al presidente municipal de ese momento, Julio César García Cáceres (1991-1995), que en su momento impulso esta gran obra, a instancias del gobernador José Patrocinio González Blanco Garrido el cual quedo en un proyecto ante su salida a la Secretaría de Gobernación en el gobierno federal y ya después con el apoyo del gobernador del estado en ese entonces Elmar Harald Seltzer Marseille, quien tuvo la encomienda y el enorme desafío de erigir lo que hoy es un lugar 100 por ciento de esparcimiento familiar.

La historia cuenta que, corría el año de 1993, una animosa mujer cuyo nombre real es Elenita Arévalo Moreno, inició la gestión para promover el Parque Jardín de la Marimba, donde algunas autoridades se cansaron de su constancia e insistencia, al final con aprecio y admiración la empezaron a llamar “La señora de las Marimbas” y a ella le debemos que este lugar haya sido reconocido internacionalmente inaugurándose formalmente el 12 de septiembre de 1993.

No podemos dejar de mencionar que ha sido refugio tanto de familias como de abuelitos, quienes en su tercera edad buscan esparcimiento, teniendo todas las tardes un lugar donde pueden bailar de 18:00 a 21:00 horas, donde concurren tanto visitantes del lugar, de otros municipios, y turismo nacional y extranjero. Es siempre una delicia bailar los sones chiapanecos al ritmo de la marimba, instrumento representativo de Chiapas.

Quién no ha pasado una tarde por sus jardines, quién no ha bailado algún son, degustado alguno de sus antojitos, citarse con el enamorado o la enamorada, en fin, este es un lugar de reunión que esta de manteles largos en su XXV aniversario.

Desde el lugar donde abunda la arrechura se dieron cita abuelitos y familias enteras con el objetivo de conmemorar un año más de este su parque jardín que al cumplir años trasciende y da vida a esta ciudad capital, por ello desde la mañana al son de la marimba bailaron cientos de abuelitos acompañados por el edil Carlos Molano quien develó la placa conmemorativa a los 25 años del Parque Jardín de la Marimba, tradición viva de nuestra ciudad.

El presidente municipal interino, Carlos Molano Robles echó la casa por la ventana, contando en esta ocasión súper especial con la Orquesta de la VII Región Militar, acompañada por el grupo Raíces de los Hermanos Nandayapa, un lujo sin duda que ameritaba la ocasión, desde la mañana se repartieron tamalitos, atole, café a todos los visitantes que se reunieron para celebrar este icónico lugar.

Seguimos de plácemes los tuxtlecos, felicitaciones a un emblemático lugar, a su patronato quien ha sabido llevar las riendas y tenerlo siempre bello como Tuxtla se lo merece, al Ayuntamiento que ha puesto su granito de arena y a todos los chiapanecos que hacen de este un refugio de la alegría y la diversión todas las tardes en la capital chiapaneca.

Finalmente: “Que nunca más, dice, una candidata electa sea presionada para dejar su cargo a un hombre”, lo dijo Manuel Velasco Coello, gobernador sustituto de Chiapas. Recuerde No es Nada Personal.

 

cafetomana2014@outlook.com

Elenita Arévalo Moreno inició la gestión para promover el Parque Jardín de la Marimba, donde algunas autoridades se cansaron de su constancia e insistencia, al final con aprecio y admiración la empezaron a llamar “La señora de las Marimbas”