imagotipo

FLUYE EL DINERO

  • Tema y Voz

Según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, hasta la semana pasada se habían canalizado 6 mil 844 millones de pesos a nueve entidades para la emergencia y reconstrucciónpor los daños que causaron los sismos del 7 y 19 de septiembre.

La mayor parte del gasto, 3 mil 392 millones de pesos, se ha canalizado para la reconstrucción y son Oaxaca y Chiapas las entidades que han concentrado las grandes partidas ya que, conjuntamente, han recibido 4 mil 127 millones de pesos. De esta cantidad 2 mil 450 millones serán destinado a Oaxaca y mil 667 millones a Chiapas, estados que principalmente resintieron los efectos del terremoto el 7 de septiembre y que desde la semana pasada se encuentran en fase de reconstrucción.

En el reporte dado por la Secretaría de Hacienda se incluye también el desglose de aportaciones internacionales que tras el sismo del 19 de septiembre llegaron a México, donaciones en efectivo que ascienden a 2 millones 550 mil dólares, de los que China y Corea del Sur aportaron un millón de dólares cada una, mientras que la colaboración de Estados Unidos fue de 100 mil dólares y la de Canadá de 450 mil.

El secretario José Antonio Meade expone con mucho optimismo estos apoyos y los festina como si constituyeran el maná salvador que a todo mundo deja satisfecho, sin que eluda la sospecha de ser el funcionario que más aprovecha la desgracia de los mexicanos para realizar campaña proselitista en su favor. Con mucha habilidad habla de estos dineros haciendo énfasis de que van para la reconstrucción de viviendas de los pobres, a manera de que se extienda la opinión de que él es el gran Mecenas de este infortunio nacional.

Sin embargo el gasto que está festinando este secretario a la postre se convierte en una bicoca, porque no representa más que el 20 por ciento de lo que se requiere para resarcir tantas pérdidas superiores a los 38 mil millones de pesos; hasta él mismo ha planteado recortes al presupuesto que viene como manera de contar con recursos o sea que busca resolver a medias un problema a costa de la creación de otro mayor.

No se sabe con certeza quien tiene a su cargo el manejo y la distribución del dinero para la reconstrucción porque hay mucha gente que se queja de no haber recibido nada hasta la fecha, como la que vive  en Neza, La Paz, Paredón Chiapas y el mismo Juchitán.

Tal parece que fluyera mucho dinero como lo expone Meade, pero no es así porque los responsables del manejo y distribución de los fondos semejan ser personajes anónimos, porque nadie las conoce, en tanto la gente sigue esperando en las casas de campaña levantas en las calles, allí duermen, allí preparan los alimentos y allí transcurre la vida de todos, incluyendo niñas y niños.

La reconstrucción está desprovista de sentido humano que debiera tener y a la que seguramente acecha la corrupción.

COLOFÓN.- Los productores de caña de Pujiltic, bloquearon desde el martes el centro de la ciudad en protesta por las invasiones que, según ellos, sufren de parte de la OCEZ-Carranza y de los campesinos de la Casa del Pueblo.

Buen momento han elegido estos señores para crear este problema cuando está en plena efervescencia el daño que causó el sismo del 7 de septiembre que costó varias vidas humanas y dejó sin vivienda a miles de familias. No es posible aceptar que los cañeros traten de crear este problema con toda premeditación aprovechándose de las circunstancias que ahora imperan en Chiapas con más de un millón y medio de damnificados.

Ese plantón que dicen será definitivo no se justifica y bien harían en rectificar su actitud en tanto se avanza en ayudar a tanta gente afectada por el sismo y que es prioritaria.

Hay que confiar en que este grupo cañero recapacitará y hará sus planteamientos en hora oportuna, con base en la razón y no en el oportunismo.