imagotipo

JUSTICIA PEDESTRE Y MEZQUINA

  • Tema y Voz

La justicia que en el estado de Morelos aplica el gobernador Graco Ramírez, es una justicia pedestre y mezquina propia de un régimen acostumbrado a quebrantar la ley para aplicarla a su antojo a los adversarios y refundirlos en ergástulas inquisitoriales con el fin de doblegarlos y cancelarles sus derechos humanos.

Tal es el caso del rector de la Universidad Autónoma de Morelos, Alejandro Vera Jiménez y de su esposa, María Elena Ávila, contra los que se libró una orden de aprehensión acusados por la Fiscalía Especializada para la Investigación de Hechos de Corrupción de enriquecimiento ilícito.

Un operativo escandaloso, ocho vehículos y 20 elementos policiacos realizado a las 2.15 de la madrugada en el domicilio el rector y su esposa, trató de ejecutar la orden de aprehensión girada por el juez de primera instancia de control y juicios orales, Isidoro Sandoval. Ni el rector ni su esposa estaban en el domicilio. El delito que se les imputa afirmó el abogado defensor, César García Bravo, no es grave conforme al artículo 19 constitucional.

La defensa del rector ya solicitó la protección de la justicia federal, tal como lo hizo en octubre pasado cuando el mismo fiscal, inventó el delito de peculado que se vino abajo porque no hubo pruebas para vincularlo. Mencionó que el enriquecimiento ilícito no amerita prisión preventiva por lo que bastaba con enviar citatorios al rectoruniversitario.

Estamos frente a un caso donde se utiliza el poder para destruir la honra de las personas y hundirlas en el desprestigio. Lo que hace el gobernador Graco Ramírez es esputar, desde lo más profundo del alma, una actitud revanchista en contra de quien considera acérrimo enemigo por el hecho de no plegarse a la saña y arbitrariedad de sus determinaciones.

El rector Vera Jiménez ha denunciado el retraso acumulado del subsidio universitario local y la retención de participaciones federales en perjuicio de trabajadores y alumnos, también se ha denunciado la inseguridad en el estado y la devastación del territorio que impulsa este gobernador de filiación perredista.

Grupos sociales de diversos credos, académicos y alumnos se han manifestado en respaldo al rector, exigiendo al gobernante cese de fabricar delitos y pare la persecución política y el acoso criminal contra el rector Vera.

El poeta Javier Sicilia, dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, manifestó que la orden de aprehensión contra el rector Vera y su esposa, así como el cateo, confirma lo que ya habían denunciado ante el Senado el pasado 9 de noviembre, el gobernador Graco Ramírez: “es un hombre que viola los derechos humanos, usa el cargo para fines criminales y persigue inocentes”.

Ahí está dicho todo cuando ciudadanos respetables unen su voz para denunciar atropellos incalificables.

Graco Ramírez es uno de los gobernadores que necesariamente será enjuiciado al final de su mandato al igual que otros que igual que él, faltaron a las normas elementales de la honradez y que con un séquito ímprobo se enriquecieron con ambición frenética. Pero al fin llegó la hora porque los ex gobernadores ya no son intocables, ahora con suma facilidad pueden ser reos de malversación, de peculado y saqueo de a las arcas oficiales. Los casos concretos están a la vista.

COLOFÓN.- Parece que Emilio Gamboa Patrón se ha convertido en el vocero del presidente Peña Nieto para descifrar mensajes políticos.

Fue él quien dio el nombre de los cuatro tapados: Aurelio Nuño, José Narro, José Antonio Meade y Miguel Angel Osorio Chong. Y los cuatro continúan allí, esperando la señal definitiva. Nadie tiene seguro nada, aunque la finta de haya ido por el lado de Meade.

Gamboa Patrón acaba de hacer otro desciframiento al cual no se atrevería de no tener línea oficial y superior.

Al respecto dijo Emilio Gamboa: “Meade aceptaría si el Ejecutivo lo manda al BdeM (Banco de México)”. Parece que aquí se despejó una incógnita, porque es apremiante enviar al Senado, antes de que concluya el presente mes, la propuesta para substituir a Agustín Carstens.