/ martes 26 de mayo de 2020

Hallan vestigios de un naufragio del siglo XVIII

Arqueólogos subacuáticos del INAH creen que los tripulantes de aquella embarcación hicieron un último esfuerzo para evitar la catástrofe que se suscitó en costas de Quintana Roo

Mediante el hallazgo de un ancla 'activada', es decir, que fue lanzada al mar con la intención de sujetarse a la barrera arrecifal del mar de Quintana Roo, comienza una revelación de la historia del velero, cuyo conocimiento actual, posiblemente, un finales del siglo XVIII o inicios del XIX.

Los arqueólogos subacuáticos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que dan cuenta de este descubrimiento, tienen la idea de que los tripulantes de aquella embarcación hicieron un último esfuerzo para evitar la catástrofe y el combustible, que hoy hoy continúan siendo completamente completos al sistema coralino.

Los vestigios del velero representan el pecio (pedazo o resto de una nave que tiene un naufragado o porción de lo que ella contiene), número 70 registrado por la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en esta reserva natural quintanarroense.

En la información del Instituto se estipula que aquel naufragio recién comienza literalmente a 'salir a flote' y es Laura Carrillo Márquez, investigadora de la SAS y responsable del Proyecto Banco Chinchorro, quien dice que se llevó a cabo una primera jornada de inspección a fin de registro tal descubrimiento, por medio de dos sesiones de buceo, la localización en GPS del derrelicto y una inspección general del mismo.

Una vez que pase la contingencia sanitaria por el Covid-19, se informó, se llevará a cabo la segunda fase de trabajo, cuando los especialistas vuelven al campo para levantar planos, ahondar en las características del contexto y tomar algunas muestras para indagar en su temporalidad

La arqueóloga subacuática, señala que es difícil hablar de las dimensiones del velero, de su cargamento u otros detalles, pues la zona en la que se ubica, al sureste del Banco Chinchorro, es compleja. "Yace directamente en la barrera arrecifal donde la corriente marina es fuerte".

Lo anterior, sumado a que el pecio está a dos o tres metros de la superficie, hace que prácticamente no quede nada del casco de madera, pues el material orgánico de esa estructura se ha desintegrado con el paso de los siglos.

"Sólo permanecen los elementos sólidos, muy concretos al arrecife", describan Carrillo al enumerar algunos de los objetos registrados en el reconocimiento inicial: lingotes de hierro que se usaban como lastre, algunos tubos, un cañón de aproximadamente 2.5 metros de largo y un ancla 'almirantazgo', término que designa a las guías que emiten el reino inglés para los fabricantes de estas herramientas.

Sin embargo, algunos de los vestigios parecerían indicar una filiación británica, la investigadora del INAH aclara que esta hipótesis debe ser corroborada o descartada mediante el análisis que se hará meticulosamente, cuidando el equilibrio ambiental del sitio.

Del mismo modo, se destacó que los pescadores son quienes mejor conocen a Chinchorro dado que lo navegan en un diario para el día, buceando las aguas caribeñas para encontrar los peces, langostas o caracoles que venden en Mahahual o en Xcalak, ya veces que se encontramos contextos arqueológicos sumergidos.

Te recomendamos ⬇️

Mediante el hallazgo de un ancla 'activada', es decir, que fue lanzada al mar con la intención de sujetarse a la barrera arrecifal del mar de Quintana Roo, comienza una revelación de la historia del velero, cuyo conocimiento actual, posiblemente, un finales del siglo XVIII o inicios del XIX.

Los arqueólogos subacuáticos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que dan cuenta de este descubrimiento, tienen la idea de que los tripulantes de aquella embarcación hicieron un último esfuerzo para evitar la catástrofe y el combustible, que hoy hoy continúan siendo completamente completos al sistema coralino.

Los vestigios del velero representan el pecio (pedazo o resto de una nave que tiene un naufragado o porción de lo que ella contiene), número 70 registrado por la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en esta reserva natural quintanarroense.

En la información del Instituto se estipula que aquel naufragio recién comienza literalmente a 'salir a flote' y es Laura Carrillo Márquez, investigadora de la SAS y responsable del Proyecto Banco Chinchorro, quien dice que se llevó a cabo una primera jornada de inspección a fin de registro tal descubrimiento, por medio de dos sesiones de buceo, la localización en GPS del derrelicto y una inspección general del mismo.

Una vez que pase la contingencia sanitaria por el Covid-19, se informó, se llevará a cabo la segunda fase de trabajo, cuando los especialistas vuelven al campo para levantar planos, ahondar en las características del contexto y tomar algunas muestras para indagar en su temporalidad

La arqueóloga subacuática, señala que es difícil hablar de las dimensiones del velero, de su cargamento u otros detalles, pues la zona en la que se ubica, al sureste del Banco Chinchorro, es compleja. "Yace directamente en la barrera arrecifal donde la corriente marina es fuerte".

Lo anterior, sumado a que el pecio está a dos o tres metros de la superficie, hace que prácticamente no quede nada del casco de madera, pues el material orgánico de esa estructura se ha desintegrado con el paso de los siglos.

"Sólo permanecen los elementos sólidos, muy concretos al arrecife", describan Carrillo al enumerar algunos de los objetos registrados en el reconocimiento inicial: lingotes de hierro que se usaban como lastre, algunos tubos, un cañón de aproximadamente 2.5 metros de largo y un ancla 'almirantazgo', término que designa a las guías que emiten el reino inglés para los fabricantes de estas herramientas.

Sin embargo, algunos de los vestigios parecerían indicar una filiación británica, la investigadora del INAH aclara que esta hipótesis debe ser corroborada o descartada mediante el análisis que se hará meticulosamente, cuidando el equilibrio ambiental del sitio.

Del mismo modo, se destacó que los pescadores son quienes mejor conocen a Chinchorro dado que lo navegan en un diario para el día, buceando las aguas caribeñas para encontrar los peces, langostas o caracoles que venden en Mahahual o en Xcalak, ya veces que se encontramos contextos arqueológicos sumergidos.

Te recomendamos ⬇️

Policiaca

Trailero pierde la vida en fatal accidente en el tramo carretero Cintalapa-Ocozocoautla

Al parecer el trailero se salió de la cinta asfáltica, lo que derivó que por la carga se viera vencido por el peso

Policiaca

Una mujer fue herida de bala en la plaza San Cristóbal

De inmediato llegaron unidades de emergencia quienes les dieron los primero auxilios

Local

Destaca fotógrafo coleto en certamen internacional

En entrevista señaló que participó en la categoría de Mundo Animal, donde obtuvo la Mención Honorífica, siendo una imagen suya una de las 10 finalistas que es una tortuga desovando, donde participaron más de 15 fotografías

Local

Nueva normalidad con restricciones; abren los cines pero las entradas son nulas

Las salas están casi vacías, se espera que la venta de boletos poco a poco mejore

Sociedad

[Exclusiva] Nunca voy a decir que un desaparecido está muerto: Rosario Piedra

Ayotzinapa se convirtió en “la mentira histórica”, afirma la titular de la CNDH, que en todo momento usa palabras de su madre, la líder del Comité Eureka y quien encabezó la lucha por los desaparecidos desde los años 70

Sociedad

México, con mayor tasa de letalidad en Covid-19

Supera a Estados Unidos y Brasil, alertó la Organización Panamericana de la Salud

Sociedad

Zamarripa, el fiscal estatal de Guanajuato cuestionado por ola de violencia

Zamarripa compareció ante los legisladores donde informó sobre los hechos ocurridos en el anexo

Sociedad

Confinamiento no es culpa del narco, responden estados a Segob

Descalifican videos donde supuestamente grupos delincuenciales obligan a los toques de queda

Mundo

El coronavirus ha mutado, alerta la OMS

Reconoce que ninguna vacuna contra el virus está suficientemente avanzada para pronosticar eficacia