/ viernes 10 de enero de 2020

Chiapa de Corzo muestra al mundo su cultura en honor a San Sebastián

El parachico y la chiapaneca, con reconocimiento de la Unesco

Tuxtla Gutiérrez.- Una de las fiestas más coloridas de Chiapas y reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Patriomonio Inmatareial de la Humanidad desde el 2010, es la de Chiapa de Corzo, que muestra al mundo su músuica, danza, artesanía, gastronomía y ceremonias religiosas.

La Fiesra Grande de Enero se celebra desde el 8 de enero y hasta el 23 en honor a San Antonio Abad, El Señor de Esquipulas y San Sebastián, resalta la danza del parachico y las chiapanecas, que portan un vistoso traje elaborado a mano por artesanos y artesanas de Chiapa de Corzo, ciudad fundada en las márgenes del río Grijalva.

Te puede interesar: Piden que la organización de la Fiesta Grande no caiga en irregularidades

La danza del parachico es la que mueve a las multitudes en la colonial ciudad, en la gran plaza alrededores de la fuente mudejar y milenaria ceiba, su vestimenta consistente e una montera de ixtle es uno de los elementos sustantivos.

En Chiapa de Corzo son muchas las generaciones de artesanos fabricantes del atuendo que porta el danzante, todo elaborado a mano, camisa blanca, pantalón negro, faja roja en la cintura, chalina bordada cayendo sobre el pantalón, sarape, el chinchín, pañuelo en la cabeza, máscara de madera y montera de ixtle, además de zapatos negros.

Durante el año los artesanos atienden pedidos de parachicos, dos o tres meses previo a la fiesta de enero, el trabajo aumenta en la elaboración de las monteras, así lo cuenta don Darío Zúñiga, que lleva más de 15 años fabricándola, que expuso, es lo que da personalidad al danzante, es la cabeza del parachico.

Cuenta en entrevista que el proceso de manufactura es laborioso, delicado, pero es a la vez, una gran pasión, un arte que no cambia por nada, un amor a la fiesta de Chiapa de Corzo, elaborar una máscara lleva de tiempo una semana, se emplea ocho manojos de ixtle.

Se comienza, dijo, por elaborar la base de la malla, después se va pegando el ixtle, en una especie de cadena, requiere de pasión, una gran dedicación y sobre todo, amor. La montera se ata a la cabeza del danzante con la que recorrerá las calles de la ciudad durante 10 a 15 horas ininterrumpidas, al menos seis días durante la festividad.

La máscara de madera forma parte del complemento del rostro del parachico. La montera va sujeta a la máscara. Es elaborada de madera, una sola pieza, principalmente de cedro, laqueada, prevalece la de color rosa, frente amplia, nariz afilada y mejillas sonrojadas, así elabora el maestro José Moreno.

La artesanía es a base de la tela razo, bordadas a mano, se le colocan lentejuelas, figuras e imágenes de los santos patronos del lugar que el parachico usa en la cintura hacia el pantalón, su elaboración lleva un tiempo de 30 días.

Un elemento principal del parachico es la sonaja o el chinchin, que lleva en las manos, puede ser de lámina o morro, que anuncia la llegada de los danzantes y la algarabía del pueblo, uno de los fabricantes, don Raúl Nangusé, expone que se trata de un trabajo muy profesional, identidad, se pueden incrustar fotografías, imágenes de santos y paisajes.

/AP

Tuxtla Gutiérrez.- Una de las fiestas más coloridas de Chiapas y reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Patriomonio Inmatareial de la Humanidad desde el 2010, es la de Chiapa de Corzo, que muestra al mundo su músuica, danza, artesanía, gastronomía y ceremonias religiosas.

La Fiesra Grande de Enero se celebra desde el 8 de enero y hasta el 23 en honor a San Antonio Abad, El Señor de Esquipulas y San Sebastián, resalta la danza del parachico y las chiapanecas, que portan un vistoso traje elaborado a mano por artesanos y artesanas de Chiapa de Corzo, ciudad fundada en las márgenes del río Grijalva.

Te puede interesar: Piden que la organización de la Fiesta Grande no caiga en irregularidades

La danza del parachico es la que mueve a las multitudes en la colonial ciudad, en la gran plaza alrededores de la fuente mudejar y milenaria ceiba, su vestimenta consistente e una montera de ixtle es uno de los elementos sustantivos.

En Chiapa de Corzo son muchas las generaciones de artesanos fabricantes del atuendo que porta el danzante, todo elaborado a mano, camisa blanca, pantalón negro, faja roja en la cintura, chalina bordada cayendo sobre el pantalón, sarape, el chinchín, pañuelo en la cabeza, máscara de madera y montera de ixtle, además de zapatos negros.

Durante el año los artesanos atienden pedidos de parachicos, dos o tres meses previo a la fiesta de enero, el trabajo aumenta en la elaboración de las monteras, así lo cuenta don Darío Zúñiga, que lleva más de 15 años fabricándola, que expuso, es lo que da personalidad al danzante, es la cabeza del parachico.

Cuenta en entrevista que el proceso de manufactura es laborioso, delicado, pero es a la vez, una gran pasión, un arte que no cambia por nada, un amor a la fiesta de Chiapa de Corzo, elaborar una máscara lleva de tiempo una semana, se emplea ocho manojos de ixtle.

Se comienza, dijo, por elaborar la base de la malla, después se va pegando el ixtle, en una especie de cadena, requiere de pasión, una gran dedicación y sobre todo, amor. La montera se ata a la cabeza del danzante con la que recorrerá las calles de la ciudad durante 10 a 15 horas ininterrumpidas, al menos seis días durante la festividad.

La máscara de madera forma parte del complemento del rostro del parachico. La montera va sujeta a la máscara. Es elaborada de madera, una sola pieza, principalmente de cedro, laqueada, prevalece la de color rosa, frente amplia, nariz afilada y mejillas sonrojadas, así elabora el maestro José Moreno.

La artesanía es a base de la tela razo, bordadas a mano, se le colocan lentejuelas, figuras e imágenes de los santos patronos del lugar que el parachico usa en la cintura hacia el pantalón, su elaboración lleva un tiempo de 30 días.

Un elemento principal del parachico es la sonaja o el chinchin, que lleva en las manos, puede ser de lámina o morro, que anuncia la llegada de los danzantes y la algarabía del pueblo, uno de los fabricantes, don Raúl Nangusé, expone que se trata de un trabajo muy profesional, identidad, se pueden incrustar fotografías, imágenes de santos y paisajes.

/AP

Policiaca

Menor de 11 años se quita la vida en la colonia Reforma

Según familiares cercanos, la niña había salido un momento del cuarto y cuando regreso, encontró a su hermano pendiendo de una cuerda

Policiaca

Dos detenidos en cateo antidrogas

Las dos personas fueron aseguradas para de allí ser puestas a disposición del ministerio público

Policiaca

Menor de 11 años se quita la vida en la colonia Reforma

Según familiares cercanos, la niña había salido un momento del cuarto y cuando regreso, encontró a su hermano pendiendo de una cuerda

Policiaca

Dos detenidos en cateo antidrogas

Las dos personas fueron aseguradas para de allí ser puestas a disposición del ministerio público

Municipios

Colonos aplican limpieza, quieren una ciudad más limpia

A esta iniciativa ya se han unido personas de otros barrios, pues consideraron que no sólo deben esperar a que el gobierno contrate gente

Policiaca

Hombre pierde la vida al caer de un segundo piso

Los brigadistas se acercaron hacia la persona que estaba tirada, confirmando que ya no presentaba signos vitales

Local

Chiapas llega a 6 mil 543 casos acumulados de Covid-19

Este sábado confirma 10 casos nuevos positivos