/ lunes 14 de junio de 2021

Santiago Roncagliolo regresa con su novela "Y líbranos del mal"

El autor se apoya en historias que conoció dentro de una congregación religiosa a la que pertenecían familiares y conocidos suyos

“Nadie vive pensando que es una mala persona; sin embargo, el mal existe en la sociedad”, ataja el escritor Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) quien se apoya de la ficción para narrar una historia de terror: el abuso sexual a menores de edad en un grupo religioso bajo el velo del fanatismo, la fe, el poder y el silencio. Se trata de su más reciente novela Y líbranos del mal (Seix Barral) que representa el regreso del autor a la literatura tras cinco años de ausencia.

“Es una serie de abusos en una congregación religiosa muy conservadora y muy cercana a mi vida donde habían estado familiares míos y gente que conocía. Cuando me enteré de esto me impactó cómo podía haber ocurrido a mucha gente en el más completo silencio, sin que nadie dijese lo que estuviera ocurriendo y entre las pequeñas historias que me contaban, hubo un relato sobre uno de los peores depredadores que escapó del país y tuvo un hijo y siempre me pregunté si ese hijo sabía lo que había ocurrido”, explicó en entrevista Roncagliolo, quien regresa metafóricamente a su natal Perú para reconstruir el relato.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Así desde la mirada del joven Jimmy, un extraño en su propio país, el autor comienza un viaje al pasado para reconstruir una de las historias de mayor maldad, la pederastia en nombre de la fe religiosa. “Me di cuenta que tenía una historia a la que se podía llegar sólo mediante la ficción porque las fuentes no me darían información para armar una historia periodística, sino que tenía que ser desde la ficción que me permitía iluminar esa zona oscura y tratar de especular qué ocurrió allá atrás”, refirió el también autor de Abril rojo (2006), ganadora del premio Alfaguara.

La historia comienza cuando Jimmy se da cuenta que a pesar de la aparente perfección de su familia y su vida en general, hay algo que no le falta para sentirse completo; entonces viaja a Perú con su abuela para encontrar el pasado de su padre, y así encontrarse a sí mismo. El trayecto a la memoria se convierte en un martirio en el silencio de su propia familia que oculta los secretos más tenebrosos.

El autor no busca señalar culpables o inocentes, sino más bien sentar una serie de preguntas sobre la maldad humana, el silencio como defensa social, la crueldad, el poder, el control del uno sobre el otro. Así, afirmó, la novela se convierte en una suerte de autoreflexión del propio lector el único que podrá completar con sus juicios personales los “huecos” de la historia y señalar a un posible culpable.

Por ejemplo, en el relato, la abuela representa a quien se amuralla en el silencio para evitar el dolor de reconocer los errores del pasado, y, en opinión del autor, todas las personas tienen una faceta de no querer admitir la realidad en un intento por desaparecerla.

“Todas las sociedades tienen cosas de las que no hablan y de las que prefieren fingir que no están y es lo que sucede en el casco de los abusos, de cualquier tipo, es algo que te hace alguien que dice que te quiere, así que todos los garantes de esa relación llena de maldad y que puede ser entre padre a hijo, maestro a discípulo, o de pareja, se convierten en cómplices porque creen que eso es un problema personal y el mejor refugio para el daño ocurre en el silencio”, definió el también guionista.

La novela insiste, a través de los diferentes personajes, en la maldad del ser humano, y Roncagliolo reflexiona que toda la gente, hombres y mujeres, se niegan como personas malas mientras que miran esa perversidad en el otro.

“Nadie cree que es malo, Hitler no vivía pensando que era una mala persona; sin embargo, el mal existe y me parece un punto de vista interesante para narrar la vida, pues las novelas se hacen para sacarte de tu zona de confort”, concluyó.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

“Nadie vive pensando que es una mala persona; sin embargo, el mal existe en la sociedad”, ataja el escritor Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) quien se apoya de la ficción para narrar una historia de terror: el abuso sexual a menores de edad en un grupo religioso bajo el velo del fanatismo, la fe, el poder y el silencio. Se trata de su más reciente novela Y líbranos del mal (Seix Barral) que representa el regreso del autor a la literatura tras cinco años de ausencia.

“Es una serie de abusos en una congregación religiosa muy conservadora y muy cercana a mi vida donde habían estado familiares míos y gente que conocía. Cuando me enteré de esto me impactó cómo podía haber ocurrido a mucha gente en el más completo silencio, sin que nadie dijese lo que estuviera ocurriendo y entre las pequeñas historias que me contaban, hubo un relato sobre uno de los peores depredadores que escapó del país y tuvo un hijo y siempre me pregunté si ese hijo sabía lo que había ocurrido”, explicó en entrevista Roncagliolo, quien regresa metafóricamente a su natal Perú para reconstruir el relato.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Así desde la mirada del joven Jimmy, un extraño en su propio país, el autor comienza un viaje al pasado para reconstruir una de las historias de mayor maldad, la pederastia en nombre de la fe religiosa. “Me di cuenta que tenía una historia a la que se podía llegar sólo mediante la ficción porque las fuentes no me darían información para armar una historia periodística, sino que tenía que ser desde la ficción que me permitía iluminar esa zona oscura y tratar de especular qué ocurrió allá atrás”, refirió el también autor de Abril rojo (2006), ganadora del premio Alfaguara.

La historia comienza cuando Jimmy se da cuenta que a pesar de la aparente perfección de su familia y su vida en general, hay algo que no le falta para sentirse completo; entonces viaja a Perú con su abuela para encontrar el pasado de su padre, y así encontrarse a sí mismo. El trayecto a la memoria se convierte en un martirio en el silencio de su propia familia que oculta los secretos más tenebrosos.

El autor no busca señalar culpables o inocentes, sino más bien sentar una serie de preguntas sobre la maldad humana, el silencio como defensa social, la crueldad, el poder, el control del uno sobre el otro. Así, afirmó, la novela se convierte en una suerte de autoreflexión del propio lector el único que podrá completar con sus juicios personales los “huecos” de la historia y señalar a un posible culpable.

Por ejemplo, en el relato, la abuela representa a quien se amuralla en el silencio para evitar el dolor de reconocer los errores del pasado, y, en opinión del autor, todas las personas tienen una faceta de no querer admitir la realidad en un intento por desaparecerla.

“Todas las sociedades tienen cosas de las que no hablan y de las que prefieren fingir que no están y es lo que sucede en el casco de los abusos, de cualquier tipo, es algo que te hace alguien que dice que te quiere, así que todos los garantes de esa relación llena de maldad y que puede ser entre padre a hijo, maestro a discípulo, o de pareja, se convierten en cómplices porque creen que eso es un problema personal y el mejor refugio para el daño ocurre en el silencio”, definió el también guionista.

La novela insiste, a través de los diferentes personajes, en la maldad del ser humano, y Roncagliolo reflexiona que toda la gente, hombres y mujeres, se niegan como personas malas mientras que miran esa perversidad en el otro.

“Nadie cree que es malo, Hitler no vivía pensando que era una mala persona; sin embargo, el mal existe y me parece un punto de vista interesante para narrar la vida, pues las novelas se hacen para sacarte de tu zona de confort”, concluyó.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Municipios

Tapachultecos aprovechan el borrón y cuenta nueva en pago predial

El programa de predio terminará hasta el 31 de diciembre

Local

Inflación pone "en jaque" producción de plátano en el Soconusco

Inflación en los precios de insumos mantiene en jaque a productores de plátano del Soconusco

Local

Secretaría de salud olvida a pacientes de VIH en Chiapas: UMA

El último informe es del 2020, donde se reportaron un aproximado de 600 casos

Municipios

Tienes que conocer El Porvenir, un atractivo turístico en temporada invernal

El municipio de El Porvenir por su clima gélido se convierte en temporada invernal en un atractivo para turistas nacionales y extranjeros

Municipios

¡Van en picada! Locatarios reportan bajas ventas por cambio de terminal

Locatarios del mercado Soconusco dieron a conocer que sus ventas disminuyeron hasta un 60% por el cambio de la terminal de las combis de la ruta Galaxias-Estación y Galaxias-Centro

Cultura

No toda la lucha de mujeres por sus derechos caen en el feminismo radical

Se llevó a cabo la mesa de diálogo llamada “Contra el patriarcado” en el marco de la FIL Guadalajara 2021

Municipios

Tapachultecos aprovechan el borrón y cuenta nueva en pago predial

El programa de predio terminará hasta el 31 de diciembre

Municipios

Pino, heno y musgo, así es cómo tu nacimiento estaría acabando con los bosques

Jade Cantú Luna, Directora local de Medio Ambiente en San Cristóbal, consideró que el hecho de que no exista por alguna instancia de gobierno federal en el cuidado de medio ambiente

Local

Secretaría de salud olvida a pacientes de VIH en Chiapas: UMA

El último informe es del 2020, donde se reportaron un aproximado de 600 casos