/ martes 12 de marzo de 2019

Walmart minimiza riesgo por amenaza de huelga de trabajadores

La empresa cuenta con más de dos mil 450 tiendas, más centros de distribución, donde tienen mil 944 contratos colectivos de trabajo con 45 sindicatos distintos

El director general de Legal y Asuntos Corporativos de Walmart de México, Alberto Sepulveda, calificó de menor el riesgo existente por las amenazas de huelga emitidas por la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), aunque aclaró que seguirán en pláticas con la organización.

El directivo explicó que en la actualidad la empresa cuenta con más de dos mil 450 tiendas, más centros de distribución, donde tienen mil 944 contratos colectivos de trabajo con 45 sindicatos distintos a lo largo de toda la República Mexicana.

“Con la CROC tenemos 170 contratos colectivo de trabajo de los mil 944 que les comentaba, de estos 38 son con una sección de la CROC en Jalisco que ya dijo a su central nacional conmigo no cuentes (para la huelga)”, afirmó durante una reunión con analistas.

Sepulveda detalló que, de los 132 restantes, 58 son con formatos grandes y 68 son con Bodegas Aurrerá Express, dispersas en toda la república, además de un centro de distribución, un Superama que ya está cerrado, dos o tres centros de trabajo menores de bodegas.

“De esos 132 contratos colectivos de trabajo, están amparados nominalmente, y recalcó la palabra nominalmente, porque no están afiliados a la CROC, seis mil 500 trabajadores o sea menos del 3.0 por ciento de los que están susceptibles de ser sindicalizados en México y cubren menos de 5.0 por ciento de nuestras tiendas”, precisó.

Los contratos, refirió, se basan en la legislación actual, que celebra el patrón con el sindicato, por lo que con el cambio de la legislación se van activar para que los trabajadores tengan mayor libertad de asociación.

“Vamos a escuchar a las organizaciones sindicales, por supuesto que vamos a permitir la libre afiliación de nuestros asociados a los sindicatos que ellos elijan, pero estos sindicatos hoy no tienda filiación vamos a permitirlo y no tenemos problema alguno”, añadió.

Alberto Sepulveda consideró que hay dos tipos de huelga: la que se inicia de adentro hacia afuera, en la que los trabajadores ponen las banderas rojinegras, paran actividades, exigen algún tipo de demanda y no dejan que se produzca o que entren clientes.

Así como huelgas de afuera hacia adentro, donde terceros ajenos a la fuente de trabajo buscan con presión impedir el trabajo industrial o comercial, para “lograr algún objetivo muchas veces no muy legítimo”.

El director general de Legal y Asuntos Corporativos de Walmart de México, Alberto Sepulveda, calificó de menor el riesgo existente por las amenazas de huelga emitidas por la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), aunque aclaró que seguirán en pláticas con la organización.

El directivo explicó que en la actualidad la empresa cuenta con más de dos mil 450 tiendas, más centros de distribución, donde tienen mil 944 contratos colectivos de trabajo con 45 sindicatos distintos a lo largo de toda la República Mexicana.

“Con la CROC tenemos 170 contratos colectivo de trabajo de los mil 944 que les comentaba, de estos 38 son con una sección de la CROC en Jalisco que ya dijo a su central nacional conmigo no cuentes (para la huelga)”, afirmó durante una reunión con analistas.

Sepulveda detalló que, de los 132 restantes, 58 son con formatos grandes y 68 son con Bodegas Aurrerá Express, dispersas en toda la república, además de un centro de distribución, un Superama que ya está cerrado, dos o tres centros de trabajo menores de bodegas.

“De esos 132 contratos colectivos de trabajo, están amparados nominalmente, y recalcó la palabra nominalmente, porque no están afiliados a la CROC, seis mil 500 trabajadores o sea menos del 3.0 por ciento de los que están susceptibles de ser sindicalizados en México y cubren menos de 5.0 por ciento de nuestras tiendas”, precisó.

Los contratos, refirió, se basan en la legislación actual, que celebra el patrón con el sindicato, por lo que con el cambio de la legislación se van activar para que los trabajadores tengan mayor libertad de asociación.

“Vamos a escuchar a las organizaciones sindicales, por supuesto que vamos a permitir la libre afiliación de nuestros asociados a los sindicatos que ellos elijan, pero estos sindicatos hoy no tienda filiación vamos a permitirlo y no tenemos problema alguno”, añadió.

Alberto Sepulveda consideró que hay dos tipos de huelga: la que se inicia de adentro hacia afuera, en la que los trabajadores ponen las banderas rojinegras, paran actividades, exigen algún tipo de demanda y no dejan que se produzca o que entren clientes.

Así como huelgas de afuera hacia adentro, donde terceros ajenos a la fuente de trabajo buscan con presión impedir el trabajo industrial o comercial, para “lograr algún objetivo muchas veces no muy legítimo”.

Local

Chiapas y Tabasco refuerzan acciones de protección civil ante la temporada de lluvias

El mandatario exhortó a participar en la reforestación del Cañón del Sumidero, este 5 de junio

Círculos

Interioristas mexicanos muestran tendencias en montaje de vajillas

Elena Talavera con más de 25 años de trayectoria, ha realizado propuestas que abarcan desde conceptos residenciales, restaurantes, hasta hoteles

Círculos

RJ revela los relojes que son parte de su nueva era

En un venue de Polanco, se reunieron algunas de las marcas de alta relojería pertenecientes a Attila Distribution Group

Círculos

Entregan Premio Monte de Piedad a quienes trabajan por México

Se reconoció el apoyo otorgado a 27 proyectos de trabajo digno, la realización de estudios de inclusión laboral y social

Gossip

Carlos Rivera celebra 15 años de carrera con concierto íntimo

El cantante Carlos Rivera hizo un recorrido por su trayectoria musical

Cine

Marco Bellocchio explora el mundo de la mafia siciliana 

El experimentado realizador prensenta en la competencia del Festival de Cannes su cinta El traidor

Sociedad

Recuperan más predios invadidos en Chiapas

Le arrebatan a Mocri-EZ 464 hectáreas que tenían invadidas desde el 2010 en San Fernando y Berriozábal