/ domingo 16 de mayo de 2021

Cruella es una cinta muy oscura para Disney: Emma Stone

Disney regresa a las salas de cine con el estreno del live action de la villana de 101 Dálmatas

Todo villano tiene un origen. Y el de Cruella DeVil está entre su infancia y su sueño de convertirse en una diseñadora de moda. Cruella, el más reciente estreno de Walt Disney, cuenta la génesis de la antagonista que alguna vez quiso realizar un abrigo con la piel de 101 dálmatas, en el clásico animado que estrenó hace 60 años.

Protagonizada por la ganadora del Oscar, Emma Stone, la cinta nos lleva hasta la infancia de Estella, una niña que no logra encajar entre los demás por su incapacidad a seguir las reglas. Su personalidad ruda se transforma en algo noble cuando queda huérfana y conoce Jasper (Joel Fry) y Horace (Paul Walker Hauser), los pequeños ladrones del barrio que le enseñan el arte del robo. 

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Su anhelo por ser una diseñadora la lleva de robar en los camiones a conocer a La Baronesa, la modista más famosa de Londres con quien comienza a trabajar. Pero luego de descubrir un oscuro secreto, su verdadera personalidad emerge y la niña buena se convierte en la insensible y obstinada Cruella

“Definitivamente es una película muy oscura para una película de Disney”, dijo Emma Stone en una conferencia virtual donde estuvo presente El Sol de México. “No lo suficiente para ser una clasificación de adultos, pero es mucho más oscura de lo que he visto. Craig y Tony escribieron e hicieron lo que querían hacer”. 

Craig Gillespie conocido por su cinta Yo, Tonya, estuvo a cargo de la dirección; mientras el nominado al Oscar por La favorita, Tony McNamara, fue responsable del guion. 

“Lo más importante para mí era que la película no fuera sólo blanco y negro –y no me refiero al cabello de Cruella–“, bromea el director. “Quería introducirme a las áreas grises y enfatizar las decisiones que tomaba para que la audiencia se sintiera identificada y que además fuera muy divertida”, comentó.  

Emma Stone confiesa que se divirtió abordando las dos caras de su personaje. Pero al tener que elegir entre ambas, la actriz toma partido por el lado oscuro: “Estella es dulce, pero no está consciente de quién es totalmente. Y en Cruella hay algo que es interesante, porque se acepta tal cual. Hay líneas que no creo que cruzaría necesariamente, pero hay algo divertido en ella”. 

Cruella funciona como una precuela de 101 Dálmatas, que Disney realizó en 1996 y que tuvo como la villana estelar a Glenn Close, quien en esta cinta funge como productora ejecutiva. 

El live action introduce a un nuevo personaje en el universo de Cruella. Se trata de La Baronesa, interpretada por Emma Thompson, una mujer fría y calculadora cuya personalidad la ha convertido en una estrella de la moda en el Londres de los años setenta.

“Estaba particularmente interesada en el lado oscuro del personaje, porque como mujeres no se nos permite ser así; se supone que tenemos que ser buenas y agradables a nuestra manera. Pero en la película ella habla sobre aquellas mujeres que dejaron morir su genio por cumplir estándares. Eso me parece un gran punto para desarrollar su creatividad. Es admirable y difícil tal vez, creo”.

La moda y el estilo son las claves para entender el conflicto entre Cruella y La Baronesa. Por eso el trabajo de vestuario y producción fueron esenciales para crear la historia y entender la dualidad entre el personaje de Emma Stone. “Nos inspiramos en el punk de Alexander McQueen y John Galliano para ella. Mientras que el estilo de La Baronesa es más clásico”, comentó Jenny Beavan, quien ha ganado dos veces el Oscar como Diseñadora de Vestuario. 

Cruella también destaca por un poderoso soundtrack con clásicos como One way or another de Blondie, Sympathy for the Devil de los Rolling Stones, Perhaps, perhaps, perhaps de Doris Day, Should I stay or should I go de The clash y Feeling good de Nina Simone, entre muchos otros. 

La cinta se mantiene apegada a la historia original de los 101 dálmatas, con la aparición del personaje de Anita Querida, que realiza Kirby Howell-Baptise; o algunos guiños al final de la cinta que hacen pensar en una secuela. 

Esta es la primera película que Disney lanza en cines luego de la pandemia. Su estreno estaba programado originalmente para el 23 de diciembre, pero finalmente llegará a salas el 28 de mayo, además de tener un estreno simultaneo en la plataforma Disney+ con costo extra. 

Todo villano tiene un origen. Y el de Cruella DeVil está entre su infancia y su sueño de convertirse en una diseñadora de moda. Cruella, el más reciente estreno de Walt Disney, cuenta la génesis de la antagonista que alguna vez quiso realizar un abrigo con la piel de 101 dálmatas, en el clásico animado que estrenó hace 60 años.

Protagonizada por la ganadora del Oscar, Emma Stone, la cinta nos lleva hasta la infancia de Estella, una niña que no logra encajar entre los demás por su incapacidad a seguir las reglas. Su personalidad ruda se transforma en algo noble cuando queda huérfana y conoce Jasper (Joel Fry) y Horace (Paul Walker Hauser), los pequeños ladrones del barrio que le enseñan el arte del robo. 

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Su anhelo por ser una diseñadora la lleva de robar en los camiones a conocer a La Baronesa, la modista más famosa de Londres con quien comienza a trabajar. Pero luego de descubrir un oscuro secreto, su verdadera personalidad emerge y la niña buena se convierte en la insensible y obstinada Cruella

“Definitivamente es una película muy oscura para una película de Disney”, dijo Emma Stone en una conferencia virtual donde estuvo presente El Sol de México. “No lo suficiente para ser una clasificación de adultos, pero es mucho más oscura de lo que he visto. Craig y Tony escribieron e hicieron lo que querían hacer”. 

Craig Gillespie conocido por su cinta Yo, Tonya, estuvo a cargo de la dirección; mientras el nominado al Oscar por La favorita, Tony McNamara, fue responsable del guion. 

“Lo más importante para mí era que la película no fuera sólo blanco y negro –y no me refiero al cabello de Cruella–“, bromea el director. “Quería introducirme a las áreas grises y enfatizar las decisiones que tomaba para que la audiencia se sintiera identificada y que además fuera muy divertida”, comentó.  

Emma Stone confiesa que se divirtió abordando las dos caras de su personaje. Pero al tener que elegir entre ambas, la actriz toma partido por el lado oscuro: “Estella es dulce, pero no está consciente de quién es totalmente. Y en Cruella hay algo que es interesante, porque se acepta tal cual. Hay líneas que no creo que cruzaría necesariamente, pero hay algo divertido en ella”. 

Cruella funciona como una precuela de 101 Dálmatas, que Disney realizó en 1996 y que tuvo como la villana estelar a Glenn Close, quien en esta cinta funge como productora ejecutiva. 

El live action introduce a un nuevo personaje en el universo de Cruella. Se trata de La Baronesa, interpretada por Emma Thompson, una mujer fría y calculadora cuya personalidad la ha convertido en una estrella de la moda en el Londres de los años setenta.

“Estaba particularmente interesada en el lado oscuro del personaje, porque como mujeres no se nos permite ser así; se supone que tenemos que ser buenas y agradables a nuestra manera. Pero en la película ella habla sobre aquellas mujeres que dejaron morir su genio por cumplir estándares. Eso me parece un gran punto para desarrollar su creatividad. Es admirable y difícil tal vez, creo”.

La moda y el estilo son las claves para entender el conflicto entre Cruella y La Baronesa. Por eso el trabajo de vestuario y producción fueron esenciales para crear la historia y entender la dualidad entre el personaje de Emma Stone. “Nos inspiramos en el punk de Alexander McQueen y John Galliano para ella. Mientras que el estilo de La Baronesa es más clásico”, comentó Jenny Beavan, quien ha ganado dos veces el Oscar como Diseñadora de Vestuario. 

Cruella también destaca por un poderoso soundtrack con clásicos como One way or another de Blondie, Sympathy for the Devil de los Rolling Stones, Perhaps, perhaps, perhaps de Doris Day, Should I stay or should I go de The clash y Feeling good de Nina Simone, entre muchos otros. 

La cinta se mantiene apegada a la historia original de los 101 dálmatas, con la aparición del personaje de Anita Querida, que realiza Kirby Howell-Baptise; o algunos guiños al final de la cinta que hacen pensar en una secuela. 

Esta es la primera película que Disney lanza en cines luego de la pandemia. Su estreno estaba programado originalmente para el 23 de diciembre, pero finalmente llegará a salas el 28 de mayo, además de tener un estreno simultaneo en la plataforma Disney+ con costo extra. 

Policiaca

Cuantiosos daños materiales y 4 lesionados deja carambola en Tuxtla

Los cuatro lesionados fueron valorados por paramédicos pero ninguno requirió traslado hospitalario

Municipios

Estado mexicano reconoce no haber investigado desaparición forzada de Antonio González Méndez

Estado mexicano debe impulsar una investigación amplia en la zona Norte, Altos y Selva de Chiapas

Municipios

Solitario hombre asalta ciber en la 9 sur

Luego del asalto se fue caminando con rumbo desconocido

Sociedad

Abdala sólo es compatible con tres vacunas aplicadas en México

La vacuna cubana aprobada por nuestro país sólo funciona como refuerzo de Sputnik, Pfizer y Moderna, que se aplicaron en México

OMG!

Britney Spears vs Jamie Lynn: la batalla que podría destruir su relación como hermanas

El pleito ha echo explotar a la Princesa del Pop, que ha recurrido con su abogado para tomar cartas en el asunto

Policiaca

Cuantiosos daños materiales y 4 lesionados deja carambola en Tuxtla

Los cuatro lesionados fueron valorados por paramédicos pero ninguno requirió traslado hospitalario

Municipios

Solitario hombre asalta ciber en la 9 sur

Luego del asalto se fue caminando con rumbo desconocido

Policiaca

Ejecutan a dos personas en el municipio de Socoltenango

La autoridad correspondiente se haría cargo del caso

Municipios

Estado mexicano reconoce no haber investigado desaparición forzada de Antonio González Méndez

Estado mexicano debe impulsar una investigación amplia en la zona Norte, Altos y Selva de Chiapas