/ viernes 7 de junio de 2024

Ernesto Contreras recrea la escena LGBTQ+ de los 80 en adaptación de Tengo que morir todas las noches

La serie de 8 episodios se basa en el libro homónimo del escritor Guillermo Osorno, ambientada en la década de los 80

Aunque pareciera que existe un gran avance en el reconocimiento de los derechos LGBTQ+ y que incluso hay más tolerancia hacia este sector de la población, lo cierto es que es todo lo contrario; todavía se ejercen crímenes de odio a integrantes de la comunidad, hay muestras de intolerancia y mucha homofobia.

Puede interesarte: Dafne Keen protagoniza “The Acolyte”, serie derivada del mundo de “Star Wars”

Así lo considera Ernesto Contreras, director de “Tengo que morir todas las noches”, basada en el libro homónimo del escritor Guillermo Osorno, una serie de ocho episodios ambientada en la década de los ochenta con los que busca entretener y además concientizar sobre el valor de la tolerancia hacia la diversidad.

“El reto fue recrear la época, abordando cómo se vivía en ese momento, en términos de clandestinidad, represión, discriminación, homofobia, pero que no es muy lejano, desafortunadamente, a lo que sucede el día de hoy, ahí están los crímenes de odio, la discriminación, los eventos tan desafortunados que suceden”, afirmó Contreras en entrevista con El Sol de México.

“Tengo que morir todas las noches” cuenta la historia de “Guillermo” (José Antonio Toledano) un joven que arriba a la Ciudad de México para estudiar periodismo en la UNAM, en los años ochenta. En su viaje, “Memo” descubrirá sus verdaderas preferencias sexuales, mientras se expone a las agresiones que vive la comunidad gay en esos años.

Su salvación serán sus amigos y el famoso bar El Nueve al que todos acuden y que se convirtió en un lugar lleno de diversidad, amor y libertad. Este sitio existió en la vida real, fue fundado por Henri Donnadieu y su amigo Manolo Fernández en pleno corazón de la Zona Rosa.

“Esta serie está dedicada justamente a esas tribus de disidentes que abrieron caminos, pero también a las nuevas generaciones que siguen luchando para encontrar la forma de tener la libertad para ser”.

“Tengo que morir todas las noches” FOTO: Cortesía / Prime video

El director explicó que lo que más le interesa de este trabajo es “la importancia de hablar en pantalla de otro tipo de presencias e identidades, que hablan de relaciones humanas. Abordar el tema quizá con otros ángulos, visto desde otra perspectiva, pero generalmente que la vean, que se diviertan y hablen de ello”, aseguró el director.

Contreras conectó de inmediato con la historia ya que, en parte, le recordó mucho sus inicios, cuando él se mudó de Veracruz para la capital, justamente para estudiar. El cineasta tuvo oportunidad de visitar en persona el famoso bar de la Zona Rosa.

“Tuve la fortuna de estar ahí en un par de ocasiones y eso fue parte de lo que me sirvió para construir la serie, conceptualizarla, visualizarla junto con Bárbara Enríquez que es la diseñadora de producción, quien también vivió aquellas épocas y que incluso presentó un performance ahí”.

Ambos trabajaron entre la memoria y la investigación fotográfica, hemerográfica y videográfica para plasmarlo en la pantalla.

“En el ’87 (año en el que arribó), el bar ya no estaba en su etapa glamourosa y sofisticada y un poco elitista, pero sabía la importancia que tenía para la contracultura y como epicentro de tantas cosas que pasaron ahí”.

Para recrear el lugar, Contreras se valió en parte de su propia experiencia. “Mi recuerdo es que al entrar a ese lugar, te topabas con las escaleras, la pista, la cabina, todo eso intenté que estuviera en la serie tal cual como lo tenía en la memoria y lo vi en las fotos que hay del sitio”.

Su principal interés era recrear el ambiente. “Sobre todo la vibra que se sentía, el tipo de personajes que asistían, esta gran diversidad, era un crisol de personajes, de presencias, eso fue, por un lado emocionante y divertido, pero a la vez fue un reto y una enorme responsabilidad hacerlo”, sostuvo.

Ernesto Contreras destacó la importancia de que la gente esté informada y aprenda a convivir con lo diferente. De hecho consideró que el retiro y destrucción de la bandera gay que se colocó en la fachada de las oficinas del Infonavit el pasado 4 de junio, a solicitud del secretario general del sindicato, Rafael Riva Palacio Pontones, marca un retroceso en la conquista de los derechos de la comunidad LGBTQ+.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“Yo veía las imágenes de esta bandera siendo destruida y pensé que eso podría ser una escena de esta serie. En realidad las cosas no han cambiado tanto, ha habido un avance importante, pero aún falta muchísimo, por eso me parece importante que haya historias como estas en el streaming y en las pantallas, para un público adulto que está ávido de ver otro tipo de contenidos”, expresó.

La serie, que se estrena este viernes a través de Prime Video cuenta con la dirección de Contreras y de Alejandro Zuno, fue adaptada por Jorge Tijerina Nájera y el elenco lo conforman José Antonio Toledano, David Montalvo, Brays Efe, Humberto Busto, Cristina Rodlo y Silvia Navarro, entre otros.

ESTRENA SERIE

Recrea la escena LGBTQ+ de los ochenta. Teniendo como punto de partida el bar El Nueve, Ernesto Contreras dirige “Tengo que morir todas las noches”, adaptación de la novela homónima de Guillermo Osorno.

Aunque pareciera que existe un gran avance en el reconocimiento de los derechos LGBTQ+ y que incluso hay más tolerancia hacia este sector de la población, lo cierto es que es todo lo contrario; todavía se ejercen crímenes de odio a integrantes de la comunidad, hay muestras de intolerancia y mucha homofobia.

Puede interesarte: Dafne Keen protagoniza “The Acolyte”, serie derivada del mundo de “Star Wars”

Así lo considera Ernesto Contreras, director de “Tengo que morir todas las noches”, basada en el libro homónimo del escritor Guillermo Osorno, una serie de ocho episodios ambientada en la década de los ochenta con los que busca entretener y además concientizar sobre el valor de la tolerancia hacia la diversidad.

“El reto fue recrear la época, abordando cómo se vivía en ese momento, en términos de clandestinidad, represión, discriminación, homofobia, pero que no es muy lejano, desafortunadamente, a lo que sucede el día de hoy, ahí están los crímenes de odio, la discriminación, los eventos tan desafortunados que suceden”, afirmó Contreras en entrevista con El Sol de México.

“Tengo que morir todas las noches” cuenta la historia de “Guillermo” (José Antonio Toledano) un joven que arriba a la Ciudad de México para estudiar periodismo en la UNAM, en los años ochenta. En su viaje, “Memo” descubrirá sus verdaderas preferencias sexuales, mientras se expone a las agresiones que vive la comunidad gay en esos años.

Su salvación serán sus amigos y el famoso bar El Nueve al que todos acuden y que se convirtió en un lugar lleno de diversidad, amor y libertad. Este sitio existió en la vida real, fue fundado por Henri Donnadieu y su amigo Manolo Fernández en pleno corazón de la Zona Rosa.

“Esta serie está dedicada justamente a esas tribus de disidentes que abrieron caminos, pero también a las nuevas generaciones que siguen luchando para encontrar la forma de tener la libertad para ser”.

“Tengo que morir todas las noches” FOTO: Cortesía / Prime video

El director explicó que lo que más le interesa de este trabajo es “la importancia de hablar en pantalla de otro tipo de presencias e identidades, que hablan de relaciones humanas. Abordar el tema quizá con otros ángulos, visto desde otra perspectiva, pero generalmente que la vean, que se diviertan y hablen de ello”, aseguró el director.

Contreras conectó de inmediato con la historia ya que, en parte, le recordó mucho sus inicios, cuando él se mudó de Veracruz para la capital, justamente para estudiar. El cineasta tuvo oportunidad de visitar en persona el famoso bar de la Zona Rosa.

“Tuve la fortuna de estar ahí en un par de ocasiones y eso fue parte de lo que me sirvió para construir la serie, conceptualizarla, visualizarla junto con Bárbara Enríquez que es la diseñadora de producción, quien también vivió aquellas épocas y que incluso presentó un performance ahí”.

Ambos trabajaron entre la memoria y la investigación fotográfica, hemerográfica y videográfica para plasmarlo en la pantalla.

“En el ’87 (año en el que arribó), el bar ya no estaba en su etapa glamourosa y sofisticada y un poco elitista, pero sabía la importancia que tenía para la contracultura y como epicentro de tantas cosas que pasaron ahí”.

Para recrear el lugar, Contreras se valió en parte de su propia experiencia. “Mi recuerdo es que al entrar a ese lugar, te topabas con las escaleras, la pista, la cabina, todo eso intenté que estuviera en la serie tal cual como lo tenía en la memoria y lo vi en las fotos que hay del sitio”.

Su principal interés era recrear el ambiente. “Sobre todo la vibra que se sentía, el tipo de personajes que asistían, esta gran diversidad, era un crisol de personajes, de presencias, eso fue, por un lado emocionante y divertido, pero a la vez fue un reto y una enorme responsabilidad hacerlo”, sostuvo.

Ernesto Contreras destacó la importancia de que la gente esté informada y aprenda a convivir con lo diferente. De hecho consideró que el retiro y destrucción de la bandera gay que se colocó en la fachada de las oficinas del Infonavit el pasado 4 de junio, a solicitud del secretario general del sindicato, Rafael Riva Palacio Pontones, marca un retroceso en la conquista de los derechos de la comunidad LGBTQ+.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“Yo veía las imágenes de esta bandera siendo destruida y pensé que eso podría ser una escena de esta serie. En realidad las cosas no han cambiado tanto, ha habido un avance importante, pero aún falta muchísimo, por eso me parece importante que haya historias como estas en el streaming y en las pantallas, para un público adulto que está ávido de ver otro tipo de contenidos”, expresó.

La serie, que se estrena este viernes a través de Prime Video cuenta con la dirección de Contreras y de Alejandro Zuno, fue adaptada por Jorge Tijerina Nájera y el elenco lo conforman José Antonio Toledano, David Montalvo, Brays Efe, Humberto Busto, Cristina Rodlo y Silvia Navarro, entre otros.

ESTRENA SERIE

Recrea la escena LGBTQ+ de los ochenta. Teniendo como punto de partida el bar El Nueve, Ernesto Contreras dirige “Tengo que morir todas las noches”, adaptación de la novela homónima de Guillermo Osorno.

Local

Protección del mono aullador: Un imperativo para la Selva Lacandona

En el corazón de la Selva Lacandona habita el mono aullador (Alouatta pigra), un primate arbóreo y diurno que forma unidades sociales y reproductivas conocidas como tropas

Local

Grupos armados cortan suministro eléctrico y líneas telefónicas en Chicomuselo, Chiapas

En las últimas horas el municipio de Chicomuselo ha quedado sin suministro de energía eléctrica y telefonía celular, según reportan los residentes locales

Policiaca

Buscaban secuestrar al tesorero municipal de San Cristóbal pero logran rescatarlo

La tensión se apoderó de San Cristóbal de Las Casas esta mañana cuando el tesorero municipal, Juan José Alejandro Reyes, fue secuestrado por una hazaña llevado a cabo por unas 20 personas

Local

Para las autoridades no existen; colonias de Tuxtla inmersas en pobreza extrema

En Tuxtla Gutiérrez existen 69 colonias inmersas en la pobreza extrema, sin regularización de la tenencia de la tierra, sin agua potable, servicio de drenaje, electricidad, calles y mucho menos, acceso a la seguridad pública

Local

Camión adaptado para reparar todo tipo de electrodomésticos ¡Calidad y servicio en Tuxtla!

La demanda de sus servicios ha crecido un 70%, especialmente los servicios a domicilio

Local

Disminuye el INIFECH rezago de infraestructura educativa en Chiapas

Alrededor de 7 mil 700 espacios de mil 876 planteles que se localizan en 122 municipios de Chiapas, recibieron en los últimos seis años el apoyo para mejorar las condiciones de los edificios educativos