/ viernes 17 de mayo de 2024

"Megalopolis”, de Francis Ford Coppola, no cumple con las expectativas

A“Megalopolis” le costará mucho esfuerzo para que distribuidores y exhibidores del mundo se atrevan con esta papa caliente que resultó ser el filme

CANNES. Paradojas, clásicas ya, de un certamen fílmico como Cannes. A una sequía, -la de los dos primeros días en este caso- sigue una abundancia de películas que por diferentes razones dominan el festival, el público y los críticos, estos últimos tratando en vano de cubrir y reportar todo que está en oferta. Algo que a veces sobrepasa todo límite, como el tercer día por ejemplo, que empezó de hecho desde la víspera con una doble oferta, por un lado una muy interesante producción de Islandia, que inauguró la sección oficial Un Certain Regard y por otro el glamuroso estreno de una gran producción hollywoodiense fuera de competencia.

“Furiosa”, la nueva y explosiva aportación del griego-australiano Georges Miller a su saga de “Mad Max” con la actuación estelar de Anya Taylor Joy, quien entró en reemplazo de Charlize Theron, estrella de la anterior parte de la saga. Espectaculares efectos especiales y un ritmo endiablado de acción entusiasmaron al público de la gala y garantizan el éxito comercial de la película que ya sale en las salas a nivel mundial.

Me temo que por el contrario a “Megalopolis” de Francis Ford Coppola le costará mucho esfuerzo para que distribuidores y exhibidores del mundo se atrevan con esta papa caliente que resultó ser el filme.

Se entiende que toda la atención fue para Coppola por los antecedentes de este gran cineasta. Por ende la decepción causada por este tan esperado regreso fue aún más grande. “Megalopolis” es un proyecto que el cineasta de los “Godfathers” y de “Apocalypse Now” tenía cerca de su corazón desde hace más de 10 años. Fue el tiempo que le llevó, después de repetidos retrasos, para llevar a cabo esta súper producción en la que él mismo aportó 130 millones de dólares de su propia bolsa.

Coppola califica este filme como una fábula donde pretende ofrecer una mirada crítica sobre el mundo en que vivimos y a la vez proponer una visión utópica para el futuro. La historia se desarrolla en Nueva York que Coppola compara con el Imperio romano a la vez por su poder y por su gradual colapso. Un poderoso arquitecto -Adam Driver- tiene un proyecto visionario para regenerar la ciudad. El tamaño de su utopía resulta análogo a la pretensión de Coppola de darnos una “lección” ética y humanista que nunca se concretiza ya que la realización y el concepto del filme son increíblemente caóticos y hasta pueriles.

Resulta aún más penoso por el hecho que sin duda alguna el megalomaníaco director exigió que “Megalopolis” fuera presentada en competencia. Un estreno fuera de competencia resultaría más anodino. “Megalopolis” resultó ser la triste conclusión del brillante recorrido del icónico realizador.

Aunque la filmografía de la británica Andrea Arnold a pesar de tres premios cosechados aquí en el pasado, no se puede comparar con aquella del gran Coppola, me temo que la impresión que dejó su última aportación, “Pájaro”, es igual al catastrófico balance de “Megalopolis” tratándose del caso de un adolescente que crece en los violentos barrios pobre ingleses y de su sobrenatural encuentro con un ser medio hombre, medio pájaro.

La competencia sigue de vuelo bajo mientras que fuera de ella tuvimos por fin una buena película. Se trata de “Del amanecer al atardecer”, la producción islandesa dirigida por Runar Runarsson que representa la otra parte del fenómeno Cannes: la cohabitación de la fastuosidad de las súper producciones con la austeridad del cine íntimo y de autor.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

La película de Runarsson resultó un buen ejemplo de esta vertiente. Se trata del emocional recuento de la manera en que una chica vive la inesperada desaparición de su joven amante en un accidente. La manera de asumir la pérdida es quizás bastante diferente a las costumbres de nosotros latinos, pero el delicado y eficiente tratamiento del tema por el nórdico Runarsson logra que el caso accede a una universalidad sin fronteras.

CANNES. Paradojas, clásicas ya, de un certamen fílmico como Cannes. A una sequía, -la de los dos primeros días en este caso- sigue una abundancia de películas que por diferentes razones dominan el festival, el público y los críticos, estos últimos tratando en vano de cubrir y reportar todo que está en oferta. Algo que a veces sobrepasa todo límite, como el tercer día por ejemplo, que empezó de hecho desde la víspera con una doble oferta, por un lado una muy interesante producción de Islandia, que inauguró la sección oficial Un Certain Regard y por otro el glamuroso estreno de una gran producción hollywoodiense fuera de competencia.

“Furiosa”, la nueva y explosiva aportación del griego-australiano Georges Miller a su saga de “Mad Max” con la actuación estelar de Anya Taylor Joy, quien entró en reemplazo de Charlize Theron, estrella de la anterior parte de la saga. Espectaculares efectos especiales y un ritmo endiablado de acción entusiasmaron al público de la gala y garantizan el éxito comercial de la película que ya sale en las salas a nivel mundial.

Me temo que por el contrario a “Megalopolis” de Francis Ford Coppola le costará mucho esfuerzo para que distribuidores y exhibidores del mundo se atrevan con esta papa caliente que resultó ser el filme.

Se entiende que toda la atención fue para Coppola por los antecedentes de este gran cineasta. Por ende la decepción causada por este tan esperado regreso fue aún más grande. “Megalopolis” es un proyecto que el cineasta de los “Godfathers” y de “Apocalypse Now” tenía cerca de su corazón desde hace más de 10 años. Fue el tiempo que le llevó, después de repetidos retrasos, para llevar a cabo esta súper producción en la que él mismo aportó 130 millones de dólares de su propia bolsa.

Coppola califica este filme como una fábula donde pretende ofrecer una mirada crítica sobre el mundo en que vivimos y a la vez proponer una visión utópica para el futuro. La historia se desarrolla en Nueva York que Coppola compara con el Imperio romano a la vez por su poder y por su gradual colapso. Un poderoso arquitecto -Adam Driver- tiene un proyecto visionario para regenerar la ciudad. El tamaño de su utopía resulta análogo a la pretensión de Coppola de darnos una “lección” ética y humanista que nunca se concretiza ya que la realización y el concepto del filme son increíblemente caóticos y hasta pueriles.

Resulta aún más penoso por el hecho que sin duda alguna el megalomaníaco director exigió que “Megalopolis” fuera presentada en competencia. Un estreno fuera de competencia resultaría más anodino. “Megalopolis” resultó ser la triste conclusión del brillante recorrido del icónico realizador.

Aunque la filmografía de la británica Andrea Arnold a pesar de tres premios cosechados aquí en el pasado, no se puede comparar con aquella del gran Coppola, me temo que la impresión que dejó su última aportación, “Pájaro”, es igual al catastrófico balance de “Megalopolis” tratándose del caso de un adolescente que crece en los violentos barrios pobre ingleses y de su sobrenatural encuentro con un ser medio hombre, medio pájaro.

La competencia sigue de vuelo bajo mientras que fuera de ella tuvimos por fin una buena película. Se trata de “Del amanecer al atardecer”, la producción islandesa dirigida por Runar Runarsson que representa la otra parte del fenómeno Cannes: la cohabitación de la fastuosidad de las súper producciones con la austeridad del cine íntimo y de autor.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

La película de Runarsson resultó un buen ejemplo de esta vertiente. Se trata del emocional recuento de la manera en que una chica vive la inesperada desaparición de su joven amante en un accidente. La manera de asumir la pérdida es quizás bastante diferente a las costumbres de nosotros latinos, pero el delicado y eficiente tratamiento del tema por el nórdico Runarsson logra que el caso accede a una universalidad sin fronteras.

Local

Protección del mono aullador: Un imperativo para la Selva Lacandona

En el corazón de la Selva Lacandona habita el mono aullador (Alouatta pigra), un primate arbóreo y diurno que forma unidades sociales y reproductivas conocidas como tropas

Local

Grupos armados cortan suministro eléctrico y líneas telefónicas en Chicomuselo, Chiapas

En las últimas horas el municipio de Chicomuselo ha quedado sin suministro de energía eléctrica y telefonía celular, según reportan los residentes locales

Policiaca

Buscaban secuestrar al tesorero municipal de San Cristóbal pero logran rescatarlo

La tensión se apoderó de San Cristóbal de Las Casas esta mañana cuando el tesorero municipal, Juan José Alejandro Reyes, fue secuestrado por una hazaña llevado a cabo por unas 20 personas

Local

Para las autoridades no existen; colonias de Tuxtla inmersas en pobreza extrema

En Tuxtla Gutiérrez existen 69 colonias inmersas en la pobreza extrema, sin regularización de la tenencia de la tierra, sin agua potable, servicio de drenaje, electricidad, calles y mucho menos, acceso a la seguridad pública

Local

Camión adaptado para reparar todo tipo de electrodomésticos ¡Calidad y servicio en Tuxtla!

La demanda de sus servicios ha crecido un 70%, especialmente los servicios a domicilio

Local

Disminuye el INIFECH rezago de infraestructura educativa en Chiapas

Alrededor de 7 mil 700 espacios de mil 876 planteles que se localizan en 122 municipios de Chiapas, recibieron en los últimos seis años el apoyo para mejorar las condiciones de los edificios educativos