/ lunes 20 de mayo de 2019

Desplazados de Chenalhó cumplen tres años sin poder regresar a casa

Unas 238 personas tsotsiles, entre ellas más de 120 niños, de los cuales nueve han nacido durante esta problemática y dos lamentablemente han muerto, viven en condiciones de indefensión, en espera de que el Estado mexicano los atienda

El próximo 26 de mayo las personas desplazadas del ejido Puebla, municipio de Chenalhó en los Altos de Chiapas, harán su tercer año en situación de desplazamiento forzado; son 238 personas indígenas tsotsiles, entre ellas más de 120 niños, de los cuales nueve han nacido durante este fenómeno y dos, lamentablemente murieron.

El presidente de la asociación civil Centro de Derechos Humanos Ku’untik, Diego Cadenas Gordillo, expuso que desde el 26 de mayo de 2016, el clamor ha sido de justicia, pero no se ha alcanzado.



De acuerdo con el defensor, fueron desplazadas por órdenes de la entonces alcaldesa de Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, por el Partido Verde Ecologista de México, así como el extesorero y ahora presidente municipal, Abraham Cruz Gómez, negándose a los nativos sus derechos humanos y la justicia que la ley les asiste.



Asimismo, tuvo que ver la actucion del Congreso del estado en el sexenio anterior, así como la Secretaría General de Gobierno, con la adquisiciencia del entonces gobernador Manuel Velasco Coello; hoy los desplazados viven en condiciones de indefensión, en espera de que el Estado mexicano los atienda.

El próximo 26 de mayo las personas desplazadas del ejido Puebla, municipio de Chenalhó en los Altos de Chiapas, harán su tercer año en situación de desplazamiento forzado; son 238 personas indígenas tsotsiles, entre ellas más de 120 niños, de los cuales nueve han nacido durante este fenómeno y dos, lamentablemente murieron.

El presidente de la asociación civil Centro de Derechos Humanos Ku’untik, Diego Cadenas Gordillo, expuso que desde el 26 de mayo de 2016, el clamor ha sido de justicia, pero no se ha alcanzado.



De acuerdo con el defensor, fueron desplazadas por órdenes de la entonces alcaldesa de Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, por el Partido Verde Ecologista de México, así como el extesorero y ahora presidente municipal, Abraham Cruz Gómez, negándose a los nativos sus derechos humanos y la justicia que la ley les asiste.



Asimismo, tuvo que ver la actucion del Congreso del estado en el sexenio anterior, así como la Secretaría General de Gobierno, con la adquisiciencia del entonces gobernador Manuel Velasco Coello; hoy los desplazados viven en condiciones de indefensión, en espera de que el Estado mexicano los atienda.