/ martes 25 de junio de 2019

Instalan módulos de atención para detectar dengue

En Tuxtla Gutiérrez se ubicarán en los centros de salud Albania, Terán, Plan de Ayala, Santa Cruz, Bienestar Social, Patria Nueva, El Jobo y Copoya

La Secretaría de Salud del estado, a través de la Jurisdicción Sanitaria número I, instalará 33 módulos de atención como parte de la estrategia para la detección en pacientes febriles con probable diagnóstico de dengue en centros de salud de los 25 municipios que abarcan la jurisdicción sanitaria.

En un comunicado, la institución señaló que estos módulos darán atención las 24 horas del día y estarán distribuidos en los municipios de esta jurisdicción, por ser una de las regiones más endémicas a dengue; la finalidad es identificar oportunamente los casos probables de esta enfermedad transmitida por vector y proporcionar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento adecuados.

En Tuxtla Gutiérrez se ubicarán en los centros de salud Albania, Terán, Plan de Ayala, Santa Cruz, Bienestar Social, Patria Nueva, El Jobo y Copoya; también habrá en los hospitales básicos comunitarios de Acala, Chiapa de Corzo, Berriozábal y Cintalapa; así como en las cabeceras municipales.

Con esta estrategia se busca detectar y controlar los casos, al detectar a tiempo a las personas con probable diagnóstico de dengue, de tal manera que se pueda tener una vigilancia epidemiológica; además de contener en el primer nivel de atención a los individuos con dengue no grave, a fin de darles un tratamiento oportuno para evitar que se convierta en dengue grave o dengue con signos de alarma.



El personal de salud (médico y enfermera) comisionado a estos módulos está ampliamente capacitado por especialistas del Hospital Chiapas Nos Une “Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza” y de la Jurisdicción Sanitaria número I en temas de dengue: no grave, con signos de alarma y grave.

El dengue grave puede manifestarse como un síndrome febril inespecífico; dolor detrás de los ojos, de cabeza, músculos, huesos y articulaciones; náuseas; vómitos; glándulas inflamadas; erupción cutánea; sangrado abundante; baja de plaquetas e incluso se pueden comprometer algunos órganos vitales del cuerpo.

Por lo anterior, es indispensable tener una estrecha vigilancia epidemiológica en los enfermos, principalmente en el primer nivel de atención durante un lapso de cinco a siete días con el tratamiento adecuado.

La Secretaría de Salud del estado, a través de la Jurisdicción Sanitaria número I, instalará 33 módulos de atención como parte de la estrategia para la detección en pacientes febriles con probable diagnóstico de dengue en centros de salud de los 25 municipios que abarcan la jurisdicción sanitaria.

En un comunicado, la institución señaló que estos módulos darán atención las 24 horas del día y estarán distribuidos en los municipios de esta jurisdicción, por ser una de las regiones más endémicas a dengue; la finalidad es identificar oportunamente los casos probables de esta enfermedad transmitida por vector y proporcionar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento adecuados.

En Tuxtla Gutiérrez se ubicarán en los centros de salud Albania, Terán, Plan de Ayala, Santa Cruz, Bienestar Social, Patria Nueva, El Jobo y Copoya; también habrá en los hospitales básicos comunitarios de Acala, Chiapa de Corzo, Berriozábal y Cintalapa; así como en las cabeceras municipales.

Con esta estrategia se busca detectar y controlar los casos, al detectar a tiempo a las personas con probable diagnóstico de dengue, de tal manera que se pueda tener una vigilancia epidemiológica; además de contener en el primer nivel de atención a los individuos con dengue no grave, a fin de darles un tratamiento oportuno para evitar que se convierta en dengue grave o dengue con signos de alarma.



El personal de salud (médico y enfermera) comisionado a estos módulos está ampliamente capacitado por especialistas del Hospital Chiapas Nos Une “Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza” y de la Jurisdicción Sanitaria número I en temas de dengue: no grave, con signos de alarma y grave.

El dengue grave puede manifestarse como un síndrome febril inespecífico; dolor detrás de los ojos, de cabeza, músculos, huesos y articulaciones; náuseas; vómitos; glándulas inflamadas; erupción cutánea; sangrado abundante; baja de plaquetas e incluso se pueden comprometer algunos órganos vitales del cuerpo.

Por lo anterior, es indispensable tener una estrecha vigilancia epidemiológica en los enfermos, principalmente en el primer nivel de atención durante un lapso de cinco a siete días con el tratamiento adecuado.