/ jueves 13 de junio de 2019

Japón, Chile y México, países con mayor actividad sísmica

Yoli Pérez Campos, directora del Servicio Sismológico Nacional, ha estudiado minuciosamente la placa Cocos y sus contorsiones, así como los sismos en la región Sur Sureste de México

En todo el mundo hay 15 placas tectónicas principales y 42 secundarias todas tienen mayor o menor movimiento, cuando algunas se rozan o chocan se producen los movimientos sísmicos, que se pueden traducir en temblores leves o llegar a ser terremotos devastadores.

Yoli Pérez Campos, directora del Servicio Sismológico Nacional, ha estudiado minuciosamente la placa Cocos y sus contorsiones, así como los sismos en la región Sur Sureste de México.

Detalló que dichas placas tectónicas en el mundo se desplazan continuamente en cualquiera de las tres cortezas terrestres, por lo que en un movimiento abrupto liberan energía causante de los movimientos telúricos.

“Los sismos más representativos han ocurrido en las zonas de subducción, uno de ellos en 1964 con una magnitud de 9.2, le siguen los terremotos en 2004 en Sumatra 2011 en Japón y el sismo con una magnitud alta jamás antes registrada en la isla de Chile con 9.5 en 1960 y en México se presentó el sismo con magnitud 8.1 en 1985, el cual causó graves estragos en la ciudad”, expresó.

Pérez Campos detalló que es importante conocer todo lo relacionado a los temblores para no caer en suposiciones que no estén basadas científicamente; además, detalló que muchas personas se dejan llevar por los comentarios que no están sustentados, por ello la importancia de informarse antes de alarmar a la población.



“Chiapas y Oaxaca son los estados de mayor actividad sísmica, pues se ubican en una zona de subducción, ambas entidades representan los primeros lugares a nivel nacional por sismos, el movimiento más grave presentado en las costas de Oaxaca fue en 1787 con una magnitud de 8.6 y en Chiapas el 7 de septiembre con una magnitud de 8.2”, agregó.

Indicó que es relevante informar adecuadamente a las personas y conocer cuáles son las áreas de mayor presencia de sismos y con ello actuar para salvaguardar la vida de la ciudadanía, también es importante mantener una gestión de riesgos donde el elemento fundamental sea el correcto manejo de la información para que de esta manera se contribuya en el control para minimizar pérdidas y daños.

En todo el mundo hay 15 placas tectónicas principales y 42 secundarias todas tienen mayor o menor movimiento, cuando algunas se rozan o chocan se producen los movimientos sísmicos, que se pueden traducir en temblores leves o llegar a ser terremotos devastadores.

Yoli Pérez Campos, directora del Servicio Sismológico Nacional, ha estudiado minuciosamente la placa Cocos y sus contorsiones, así como los sismos en la región Sur Sureste de México.

Detalló que dichas placas tectónicas en el mundo se desplazan continuamente en cualquiera de las tres cortezas terrestres, por lo que en un movimiento abrupto liberan energía causante de los movimientos telúricos.

“Los sismos más representativos han ocurrido en las zonas de subducción, uno de ellos en 1964 con una magnitud de 9.2, le siguen los terremotos en 2004 en Sumatra 2011 en Japón y el sismo con una magnitud alta jamás antes registrada en la isla de Chile con 9.5 en 1960 y en México se presentó el sismo con magnitud 8.1 en 1985, el cual causó graves estragos en la ciudad”, expresó.

Pérez Campos detalló que es importante conocer todo lo relacionado a los temblores para no caer en suposiciones que no estén basadas científicamente; además, detalló que muchas personas se dejan llevar por los comentarios que no están sustentados, por ello la importancia de informarse antes de alarmar a la población.



“Chiapas y Oaxaca son los estados de mayor actividad sísmica, pues se ubican en una zona de subducción, ambas entidades representan los primeros lugares a nivel nacional por sismos, el movimiento más grave presentado en las costas de Oaxaca fue en 1787 con una magnitud de 8.6 y en Chiapas el 7 de septiembre con una magnitud de 8.2”, agregó.

Indicó que es relevante informar adecuadamente a las personas y conocer cuáles son las áreas de mayor presencia de sismos y con ello actuar para salvaguardar la vida de la ciudadanía, también es importante mantener una gestión de riesgos donde el elemento fundamental sea el correcto manejo de la información para que de esta manera se contribuya en el control para minimizar pérdidas y daños.