/ jueves 6 de agosto de 2020

Con tirolesa, burlan cierre fronterizo entre México y Guatemala

Decenas de guatemaltecos cruzan a diario hacia México arriesgando la vida en cables de acero que corren sobre el río Suchiate


Todo un culebrón repleto de piedras, matorrales y riachuelos que se conectan con el río Suchiate, son los que hay que sortear para poder llegar hasta las tirolesas improvisadas en las que decenas de personas atraviesan a diario la frontera México – Guatemala.

No, no es una actividad campirana ni ecoturística, se trata de la forma en que habitantes de Talismán (Chiapas) y El Carmen (San Marcos) subsisten, luego de que el ejército chapín les arrebató sus instrumentos de trabajo: las balsas que atravesaban las inquietas aguas internacionales del Suchiate.

Para llegar hasta las tirolesas en que se transportan de un país a otro hay que caminar unos 800 metros desde el puente internacional. El cenagoso trayecto es peligroso, precipitado y turbulento. Pese a esto, muchos guatemaltecos deciden emprender el periplo desde su tierra para abordar el “teleférico”, diseñado a base de una silla de madera y cuerdas metálicas por las que son arrojados sobre el río y se deslizan hasta la otra parte de tierra.


Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur


¿Pa´ dónde va señora? – a vender aquí a Talismán las verduras- contesta una mujer recién bajada de la tirolesa a la que se intercepta en el camino. Vacilando, la comerciante carga su cesto color rojo en la cabeza, mientras pela nerviosa los dientes tras la experiencia vivida a río rapaz.

Una veintena de hombres se ha hecho de este lugar su sitio de trabajo. “Esto no es ni de Guatemala ni de México, es de Dios y Dios les da de comer a todos”, reza uno con camiseta deslavada de la selección mexicana de los años 90.



Así se excusan estos hombres que, alejados de las autoridades, cruzan a decenas y decenas de personas por 30 pesos mexicanos o 15 quetzales de un país a otro.

El flujo y cruce de guatemaltecos y mexicanos no cesa desde las siete de la mañana hasta pasadas las cinco de la tarde. Mujeres y hombres abordan su asiento y se van, entre sonrisas y nerviosismo de caer en cualquier momento al agua.

Y hay quienes no quieren separarse de su pareja, así que deciden ocupar al mismo tiempo el estrecho asiento. Si se va uno se va el otro, si le toca a uno darse un peligroso chapuzón, al otro también. Por suerte nadie cae, como si se tratara del medio de transporte fronterizo más seguro.

Dos tirolesas operan en total libertad. Del lado de Guatemala, donde la tierra está nivel más abajo que del lado mexicano, dos “pistas de aterrizaje” fueron construidas para recibir a los viajeros que retornan de México.


Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur


Del lado mexicano, hay que meter los zapatos para frenar en la pura tierra y marcar las líneas de la llegada precipitada.

Así, una vez más, el ingenio burla las prohibiciones autoritarias y el intercambio que por siglos ha caracterizado a estas tierras continúa ininterrumpido.



Todo un culebrón repleto de piedras, matorrales y riachuelos que se conectan con el río Suchiate, son los que hay que sortear para poder llegar hasta las tirolesas improvisadas en las que decenas de personas atraviesan a diario la frontera México – Guatemala.

No, no es una actividad campirana ni ecoturística, se trata de la forma en que habitantes de Talismán (Chiapas) y El Carmen (San Marcos) subsisten, luego de que el ejército chapín les arrebató sus instrumentos de trabajo: las balsas que atravesaban las inquietas aguas internacionales del Suchiate.

Para llegar hasta las tirolesas en que se transportan de un país a otro hay que caminar unos 800 metros desde el puente internacional. El cenagoso trayecto es peligroso, precipitado y turbulento. Pese a esto, muchos guatemaltecos deciden emprender el periplo desde su tierra para abordar el “teleférico”, diseñado a base de una silla de madera y cuerdas metálicas por las que son arrojados sobre el río y se deslizan hasta la otra parte de tierra.


Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur


¿Pa´ dónde va señora? – a vender aquí a Talismán las verduras- contesta una mujer recién bajada de la tirolesa a la que se intercepta en el camino. Vacilando, la comerciante carga su cesto color rojo en la cabeza, mientras pela nerviosa los dientes tras la experiencia vivida a río rapaz.

Una veintena de hombres se ha hecho de este lugar su sitio de trabajo. “Esto no es ni de Guatemala ni de México, es de Dios y Dios les da de comer a todos”, reza uno con camiseta deslavada de la selección mexicana de los años 90.



Así se excusan estos hombres que, alejados de las autoridades, cruzan a decenas y decenas de personas por 30 pesos mexicanos o 15 quetzales de un país a otro.

El flujo y cruce de guatemaltecos y mexicanos no cesa desde las siete de la mañana hasta pasadas las cinco de la tarde. Mujeres y hombres abordan su asiento y se van, entre sonrisas y nerviosismo de caer en cualquier momento al agua.

Y hay quienes no quieren separarse de su pareja, así que deciden ocupar al mismo tiempo el estrecho asiento. Si se va uno se va el otro, si le toca a uno darse un peligroso chapuzón, al otro también. Por suerte nadie cae, como si se tratara del medio de transporte fronterizo más seguro.

Dos tirolesas operan en total libertad. Del lado de Guatemala, donde la tierra está nivel más abajo que del lado mexicano, dos “pistas de aterrizaje” fueron construidas para recibir a los viajeros que retornan de México.


Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur


Del lado mexicano, hay que meter los zapatos para frenar en la pura tierra y marcar las líneas de la llegada precipitada.

Así, una vez más, el ingenio burla las prohibiciones autoritarias y el intercambio que por siglos ha caracterizado a estas tierras continúa ininterrumpido.


Policiaca

Riña en la colonia Las Granjas deja una mujer lesionada y un detenido

Hasta el momento se desconoce el motivo de la pelea, los policías se mantuvieron herméticos

Policiaca

Atropellan a motoladrones y abandonan motocicleta tras persecución

Un conductor se percató que dos sujetos estaban asaltando a una mujer, en el intento de detenerlos los atropelló

Local

Confirma Chiapas 10 casos nuevos y una defunción de Covid-19 

6 mil 553 casos positivos y 556 decesos en lo que va de la pandemia

Policiaca

Riña en la colonia Las Granjas deja una mujer lesionada y un detenido

Hasta el momento se desconoce el motivo de la pelea, los policías se mantuvieron herméticos

Policiaca

Atropellan a motoladrones y abandonan motocicleta tras persecución

Un conductor se percató que dos sujetos estaban asaltando a una mujer, en el intento de detenerlos los atropelló

Política

Exgobernadores panistas crean movimiento “Unidos por México’’

El PAN es una institución de servicio a México y hay una lucha interna por el control político. Creemos que la prioridad es el interés público nacional: Ernesto Ruffo

Local

Confirma Chiapas 10 casos nuevos y una defunción de Covid-19 

6 mil 553 casos positivos y 556 decesos en lo que va de la pandemia

Sociedad

México suma 730 mil 317 casos confirmados de Covid-19

La Secretaría de Salud informó la tarde de este domingo que ya son 76 mil 430 decesos en el país por coronavirus

Local

Feministas piden legalizar el aborto en Chiapas

En el Congreso del Estado no existe voluntad ni diálogo para establecer los términos y dar cabida a una iniciativa de ley, señalan