/ miércoles 17 de abril de 2019

Río Santo Domingo, el balneario del pueblo

Tradicionalmente este afluente es visitado por los chiapanecos durante Semana Santa

Para arribar al sitio se toma el tramo carretero Tuxtla-La Angostura y a unos 20 minutos de la ciudad si no hay tráfico, se puede observar un puente de concreto y paredes desnudas, debajo se ubica el río Santo Domingo.

Este afluente de aguas templadas y lentas recorre gran parte de la Ribera de Chiapa de Corzo, una zona conocida por los chiapacorceños, tuxtlecos, lugareños y también turistas.

Por regular en el periodo de Semana Santa, esta zona de disgregadas bóvedas rocosas y colorida vegetación es abarrotada por comercios improvisados, los cuales son colocados a orillas del afluente para ofertar productos y alimentos; mientras que las personas deciden nadar o consumir bebidas en estas tranquilas aguas, matizadas por la acústica de distintas aves.


Diversos comerciantes de los ejidos aledaños aprovechan para vender sus productos.


Asimismo, diversos comerciantes de los ejidos aledaños venden frutas, colocándose debajo de algunos árboles de ceiba, los cuales se resisten a desaparecer. Son tres días en los que los pueblos contiguos se dan cita durante Semana Santa en este río.

En algunas comunidades, a este lugar también lo conocen como la “Cuenca del río Santo Domingo”, aunque algunos dueños de parcelas o tierras han denunciado que poco a poco esta cortina natural está desapareciendo.


LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Durante el 2017 se registraron diversas denuncias por parte de ejidatarios, quienes señalaron que desde el 2015 han arribado más de 40 empresas que se dedican a la extracción de arena sobre toda la orilla de este río.

Incluso para sacar el material, enormes maquinas tienen que deforestar para ingresar y apostarse en el afluente, por lo que las ceibas casi han desaparecido.



Hartos por las maquinas en esta área, los ejidatarios interpusieron en el 2017, diversas denuncias ante la Comisión Nacional del Agua, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural, pero ninguna sirvió.

Sin embargo, la extracción de arena continúa deteriorando el ecosistema y afectando de manera directa a la comunidad que para llevar agua a sus siembras tiene que comprar enormes mangueras y colocarlas en charcos lodosas, apenas perceptibles y de tono plomizo.

Para arribar al sitio se toma el tramo carretero Tuxtla-La Angostura y a unos 20 minutos de la ciudad si no hay tráfico, se puede observar un puente de concreto y paredes desnudas, debajo se ubica el río Santo Domingo.

Este afluente de aguas templadas y lentas recorre gran parte de la Ribera de Chiapa de Corzo, una zona conocida por los chiapacorceños, tuxtlecos, lugareños y también turistas.

Por regular en el periodo de Semana Santa, esta zona de disgregadas bóvedas rocosas y colorida vegetación es abarrotada por comercios improvisados, los cuales son colocados a orillas del afluente para ofertar productos y alimentos; mientras que las personas deciden nadar o consumir bebidas en estas tranquilas aguas, matizadas por la acústica de distintas aves.


Diversos comerciantes de los ejidos aledaños aprovechan para vender sus productos.


Asimismo, diversos comerciantes de los ejidos aledaños venden frutas, colocándose debajo de algunos árboles de ceiba, los cuales se resisten a desaparecer. Son tres días en los que los pueblos contiguos se dan cita durante Semana Santa en este río.

En algunas comunidades, a este lugar también lo conocen como la “Cuenca del río Santo Domingo”, aunque algunos dueños de parcelas o tierras han denunciado que poco a poco esta cortina natural está desapareciendo.


LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Durante el 2017 se registraron diversas denuncias por parte de ejidatarios, quienes señalaron que desde el 2015 han arribado más de 40 empresas que se dedican a la extracción de arena sobre toda la orilla de este río.

Incluso para sacar el material, enormes maquinas tienen que deforestar para ingresar y apostarse en el afluente, por lo que las ceibas casi han desaparecido.



Hartos por las maquinas en esta área, los ejidatarios interpusieron en el 2017, diversas denuncias ante la Comisión Nacional del Agua, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural, pero ninguna sirvió.

Sin embargo, la extracción de arena continúa deteriorando el ecosistema y afectando de manera directa a la comunidad que para llevar agua a sus siembras tiene que comprar enormes mangueras y colocarlas en charcos lodosas, apenas perceptibles y de tono plomizo.

Local

Chiapas y Tabasco refuerzan acciones de protección civil ante la temporada de lluvias

El mandatario exhortó a participar en la reforestación del Cañón del Sumidero, este 5 de junio

Círculos

Interioristas mexicanos muestran tendencias en montaje de vajillas

Elena Talavera con más de 25 años de trayectoria, ha realizado propuestas que abarcan desde conceptos residenciales, restaurantes, hasta hoteles

Círculos

RJ revela los relojes que son parte de su nueva era

En un venue de Polanco, se reunieron algunas de las marcas de alta relojería pertenecientes a Attila Distribution Group

Círculos

Entregan Premio Monte de Piedad a quienes trabajan por México

Se reconoció el apoyo otorgado a 27 proyectos de trabajo digno, la realización de estudios de inclusión laboral y social

Gossip

Carlos Rivera celebra 15 años de carrera con concierto íntimo

El cantante Carlos Rivera hizo un recorrido por su trayectoria musical

Cine

Marco Bellocchio explora el mundo de la mafia siciliana 

El experimentado realizador prensenta en la competencia del Festival de Cannes su cinta El traidor

Sociedad

Recuperan más predios invadidos en Chiapas

Le arrebatan a Mocri-EZ 464 hectáreas que tenían invadidas desde el 2010 en San Fernando y Berriozábal