/ sábado 16 de mayo de 2020

Se cae a pedazos el Estadio Cafetaleros

Nadie da mantenimiento a lo que algún día fue la catedral del fútbol

La catedral del fútbol en Tapachula se ha convertido en un verdadero elefante blanco.

Desde la salida del equipo Cafetaleros hacia la capital Tuxtla Gutiérrez, el inmueble deportivo ha venido de a menos, con el deterioro en su estructura que evidencia el abandono en el que se encuentra lo que algún día fue el punto de encuentro de miles de pobladores de la frontera sur, incluso de Guatemala.

Las bases que sostienen el “plato” superior de las butacas, están en condiciones deplorables debido a que presentan grietas a consecuencia de los sismos y el reblandecimiento de la tierra.

Además, matorrales han crecido rápidamente sin que personal de limpieza realice tareas en el edificio.

Alrededor de la planta baja, el sitio se observa con quemas improvisadas de basura por parte de pobladores aledaños o vagabundos que han llegado a habitar bajo la estructura del estadio, para protegerse del sol o la lluvia, sin que elementos de la Policía Municipal realicen rondines para evitar asaltos u otros delitos en contra de personas que utilizan el estacionamiento y la plancha principal para aprender a conducir.

Y no sólo es eso. Nadie en absoluto cuida de las instalaciones, que en sus accesos a la cancha principal han sido colocados candados, pero desconocidos han roto algunos de estos seguros les introducirse y realizar el robo de objetos que puedan llevarse.

Diario del Sur pudo constatar la mala condición de este sitio en el cual se realizó una millonaria inversión.

En pésimas condiciones el estadio de Cafetaleros /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

Según la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), el inmueble cuenta con dos tribunas (oriente y poniente) y dos cabeceras (Norte y sur); estacionamiento para 500 autos, tres cisternas con capacidad de 45 mil litros, dos vestidores, dos bodegas chicas, dos accesos de autobuses, baños de hombre y mujeres, ocho accesos de entrada y salida, cuatro taquillas, más de veinte locales comerciales y tribunas con capacidad de 21,010 personas.

Sin embargo, toda esta estructura con cada una de sus secciones se han ido a la basura, ya que las butacas se caen a pedazos, los Baños son guarida de malvivientes y animales ponzoñosos, así como el césped que no ha sido cortado y crece ya sobre las bancas donde se instalan jugadores y cuerpo técnico en cada partido.

En pésimas condiciones el estadio de Cafetaleros /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

El pasto en rápido crecimiento deja ver el poco interés por parte de las autoridades municipales, que deberían de dar mantenimiento a este predio situado sobre la carretera salida hacia Puerto Madero.

Los días de gloria en este inmueble pasaron y desde entonces se ha convertido en un sitio silencioso, peligroso y solitario por las noches.

Anomalías y decisiones turbias

En 2015 el fútbol de la división de Ascenso llegaría a Tapachula con el equipo Cafetaleros, traído a esta plaza por el entonces gobernador Manuel Velasco Coello.

El Estadio Olímpico pasó de ser una plaza obsoleta a un complejo deportivo de calidad, que de a poco crecería en sus tribunas, instalaciones y convocatoria cada fin de semana.

En pésimas condiciones el estadio de Cafetaleros /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

Así comenzó la historia de un equipo que le daría dos campeonatos a su afición: uno de liga y el otro de Ascenso a la primera división del fútbol mexicano, al derrotar a los Alebrijes de Oaxaca el 12 de mayo de 2018.

Pero vendría la caída estrepitosa. Directivos se toparon con pared al no conseguir llegar al máximo circuito debido a que, según la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), el equipo no contaba con las condiciones para debutar en la primera liga.

Entre los impedimentos, los hombres de pantalón largo señalaron que la falta de filiales, fuerzas básicas, instalaciones adecuadas y otros factores eran determinantes para que los Cafetaleros no llegarán a competir contra equipos como el América, Guadalajara, Cruz Azul y demás.

Tapachula tuvo que vender la ficha a los Lobos BUAP, que logró la permanencia en primera división. El gobierno de Manuel Velasco Coello nunca aclaró a dónde fueron a parar los 120 millones de pesos que su gobierno, directivos deportivos y dueños del equipo recibieron del equipo poblano.

Después, la flecha final vendría para un equipo ya herido de muerte. Su traslado a la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez, era inminente para que jugaran en el estadio Víctor Manuel Reyna, bajo argumentos absurdos que la frontera sur no contaba con la suficiente infraestructura hotelera, la afición había abandonado al equipo y se sobrevivía a expensas de los bolsillos de los propietarios.

El Estadio de Cafetaleros dejaba a un equipo de liga premier, después cerró sus puertas y se convirtió en el coloso fantasma de la frontera sur.

La catedral del fútbol en Tapachula se ha convertido en un verdadero elefante blanco.

Desde la salida del equipo Cafetaleros hacia la capital Tuxtla Gutiérrez, el inmueble deportivo ha venido de a menos, con el deterioro en su estructura que evidencia el abandono en el que se encuentra lo que algún día fue el punto de encuentro de miles de pobladores de la frontera sur, incluso de Guatemala.

Las bases que sostienen el “plato” superior de las butacas, están en condiciones deplorables debido a que presentan grietas a consecuencia de los sismos y el reblandecimiento de la tierra.

Además, matorrales han crecido rápidamente sin que personal de limpieza realice tareas en el edificio.

Alrededor de la planta baja, el sitio se observa con quemas improvisadas de basura por parte de pobladores aledaños o vagabundos que han llegado a habitar bajo la estructura del estadio, para protegerse del sol o la lluvia, sin que elementos de la Policía Municipal realicen rondines para evitar asaltos u otros delitos en contra de personas que utilizan el estacionamiento y la plancha principal para aprender a conducir.

Y no sólo es eso. Nadie en absoluto cuida de las instalaciones, que en sus accesos a la cancha principal han sido colocados candados, pero desconocidos han roto algunos de estos seguros les introducirse y realizar el robo de objetos que puedan llevarse.

Diario del Sur pudo constatar la mala condición de este sitio en el cual se realizó una millonaria inversión.

En pésimas condiciones el estadio de Cafetaleros /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

Según la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), el inmueble cuenta con dos tribunas (oriente y poniente) y dos cabeceras (Norte y sur); estacionamiento para 500 autos, tres cisternas con capacidad de 45 mil litros, dos vestidores, dos bodegas chicas, dos accesos de autobuses, baños de hombre y mujeres, ocho accesos de entrada y salida, cuatro taquillas, más de veinte locales comerciales y tribunas con capacidad de 21,010 personas.

Sin embargo, toda esta estructura con cada una de sus secciones se han ido a la basura, ya que las butacas se caen a pedazos, los Baños son guarida de malvivientes y animales ponzoñosos, así como el césped que no ha sido cortado y crece ya sobre las bancas donde se instalan jugadores y cuerpo técnico en cada partido.

En pésimas condiciones el estadio de Cafetaleros /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

El pasto en rápido crecimiento deja ver el poco interés por parte de las autoridades municipales, que deberían de dar mantenimiento a este predio situado sobre la carretera salida hacia Puerto Madero.

Los días de gloria en este inmueble pasaron y desde entonces se ha convertido en un sitio silencioso, peligroso y solitario por las noches.

Anomalías y decisiones turbias

En 2015 el fútbol de la división de Ascenso llegaría a Tapachula con el equipo Cafetaleros, traído a esta plaza por el entonces gobernador Manuel Velasco Coello.

El Estadio Olímpico pasó de ser una plaza obsoleta a un complejo deportivo de calidad, que de a poco crecería en sus tribunas, instalaciones y convocatoria cada fin de semana.

En pésimas condiciones el estadio de Cafetaleros /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

Así comenzó la historia de un equipo que le daría dos campeonatos a su afición: uno de liga y el otro de Ascenso a la primera división del fútbol mexicano, al derrotar a los Alebrijes de Oaxaca el 12 de mayo de 2018.

Pero vendría la caída estrepitosa. Directivos se toparon con pared al no conseguir llegar al máximo circuito debido a que, según la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), el equipo no contaba con las condiciones para debutar en la primera liga.

Entre los impedimentos, los hombres de pantalón largo señalaron que la falta de filiales, fuerzas básicas, instalaciones adecuadas y otros factores eran determinantes para que los Cafetaleros no llegarán a competir contra equipos como el América, Guadalajara, Cruz Azul y demás.

Tapachula tuvo que vender la ficha a los Lobos BUAP, que logró la permanencia en primera división. El gobierno de Manuel Velasco Coello nunca aclaró a dónde fueron a parar los 120 millones de pesos que su gobierno, directivos deportivos y dueños del equipo recibieron del equipo poblano.

Después, la flecha final vendría para un equipo ya herido de muerte. Su traslado a la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez, era inminente para que jugaran en el estadio Víctor Manuel Reyna, bajo argumentos absurdos que la frontera sur no contaba con la suficiente infraestructura hotelera, la afición había abandonado al equipo y se sobrevivía a expensas de los bolsillos de los propietarios.

El Estadio de Cafetaleros dejaba a un equipo de liga premier, después cerró sus puertas y se convirtió en el coloso fantasma de la frontera sur.

Municipios

Padres y madres de familia exigen intervención de la SEP por cobros de inscripción

No entienden la necesidad de inscripciones si la educación será virtual

Municipios

Niños Mam con deficiencias educativas por el abandono de autoridades: Supervisoría

En la región hay 27 escuelas de educación preescolar indígena que subsisten a pesar del abandono

Municipios

Fue un error destruir la estación de Ferrocarriles de Tapachula: Arquitecto

La estación de ferrocarriles fue construida en 1913, siendo al inicio un medio de transporte de personas y carga

Mundo

Rusia produce primeras dosis de Spútnik V, vacuna contra Covid-19

Rusia acumula 917 mil 884 casos de Covid-19 y 15 mil 617 fallecimientos por esta enfermedad

Mundo

Vacuna contra Covid-19 debe pasar por procedimientos rigurosos: OMS a Rusia

Hasta ahora, Rusia no ha publicado un estudio detallado de los resultados de sus ensayos que permitan establecer la eficacia de la vacuna que dice haber desarrollado

Municipios

Vecinos inconformes por reubicación de centro de trasbordo de basura

Vecinos temen que este vertedero de basura incremente casos de enfermedades en la zona

Municipios

Colectivo ciudadano pide no destruir edificio empleado como espacio cultural

Desde hace dos años trabajan para rescatar este espacio que estaba abandonado

Municipios

Fue un error destruir la estación de Ferrocarriles de Tapachula: Arquitecto

La estación de ferrocarriles fue construida en 1913, siendo al inicio un medio de transporte de personas y carga