/ lunes 18 de febrero de 2019

Asesinatos brutales en colonia Patria Nueva

Nuevamente, el lugar se hizo protagonista de un asesinato; según la información, el sujeto falleció luego de recibir un disparo directo en el pecho

“Vamos por unas cervezas tío, acá a la esquina, hace harto calor”, comentó el sobrino durante esa noche del domingo y, titubeante, el segundo le respondió: “No hijo, traigo problemas, mejor me quedo acá en la casa, ve tú solo”, dijo estoico; así que el sobrino se levantó de la banqueta y replicó, “vamos los dos pues y así no hay pedo”.

Por lo que, decididos, ambos se dirigieron al Cervecentro de la colonia Patria Nueva y al arribar al lugar, la noche se estremeció con los disparos por armas de fuego. Ambos perdieron la vida debido a las balas alojadas en sus extremidades.

Eran las 21:20 horas, Francisco Javier Robles Ramírez llegó presuroso a su casa, ubicada sobre la calle Ahuehuete de la referida colonia.

“Mi amor, me encontré con Límbano “N” y me sacó un arma de fuego, este cabrón me la puso en la espalda, pero me eché a correr y afortunadamente no me disparó”, le confesó Francisco a su esposa Nancy.

Pensativos, los dos resolvieron sentarse sobre la banqueta, situada frente a su domicilio y ahí decidieron ponerse a platicar.



La pareja observó un vehículo gris, el cual se desplazaba muy lento y el copiloto los vio desde la ventanilla, para después acelerar con dirección al poniente.

Conforme transcurrían los minutos, se acercó el sobrino de Francisco, de nombre Miguel Ángel Robles Santiago y le pidió de favor que le fuera a comprar unas cervezas a un negocio sobre la avenida Nogal Oriente.

Sin embargo, Francisco le expresó, “no hijo, traigo problemas y mejor ve tú solo, porque ahorita me andan buscando”.

Decidido, Miguel buscó la manera de convencer a su tío al grado de que Francisco terminó diciéndole, “de acuerdo, pero vamos los dos”.

Así que ambos caminaron con dirección al Cervecentro y fue ahí cuando se escucharon diversas detonaciones por arma de fuego y en seguida, diversos gritos sobrecogedores.

En la escena se veían ir y venir diversas personas, algunas se tomaban de los cabellos mientras otras solicitaban por teléfono el apoyo de los equipos de emergencia. Ninguna ambulancia quiso presentarse a socorrerlos.

En un enorme charco de sangre yacía Francisco, quien al parecer caminó unos cuantos pasos para después desvanecerse en el suelo; a un par de metros se hallaba Miguel y, a un costado un individuo aún no identificado, quien al parecer únicamente estaba en el momento y lugar equivocado.



Al dar las 21:35 horas, los elementos policiacos arribaron para tomar conocimiento y acordonar la zona en espera de los Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado.

“Hagan que venga una ambulancia, no puede ser posible que no arribe ninguna; estas personas se están desangrando, oficiales”, increpó un colono a las fuerzas de seguridad.

Tras tanta insistencia, finalmente se trasladaron a los tres sujetos a bordo de dos patrullas y con dirección al Hospital Chiapas Nos Une “Dr. Gilberto Gómez Maza”, para recibir asistencia médica profesional.

Cabe precisar que, ningún testigo quiso decir una sola palabra de lo que sucedió y tampoco mencionaron una sola característica para que los agentes pudieran tener una línea de investigación.

Más tarde, los galenos confirmaron la muerte de Francisco y Miguel, los cuales no resistieron los disparos alojados en el estómago; en tanto el tercero, logró ser dado de alta debido a que las heridas sufridas no pusieron en riesgo su salud.


“Vamos por unas cervezas tío, acá a la esquina, hace harto calor”, comentó el sobrino durante esa noche del domingo y, titubeante, el segundo le respondió: “No hijo, traigo problemas, mejor me quedo acá en la casa, ve tú solo”, dijo estoico; así que el sobrino se levantó de la banqueta y replicó, “vamos los dos pues y así no hay pedo”.

Por lo que, decididos, ambos se dirigieron al Cervecentro de la colonia Patria Nueva y al arribar al lugar, la noche se estremeció con los disparos por armas de fuego. Ambos perdieron la vida debido a las balas alojadas en sus extremidades.

Eran las 21:20 horas, Francisco Javier Robles Ramírez llegó presuroso a su casa, ubicada sobre la calle Ahuehuete de la referida colonia.

“Mi amor, me encontré con Límbano “N” y me sacó un arma de fuego, este cabrón me la puso en la espalda, pero me eché a correr y afortunadamente no me disparó”, le confesó Francisco a su esposa Nancy.

Pensativos, los dos resolvieron sentarse sobre la banqueta, situada frente a su domicilio y ahí decidieron ponerse a platicar.



La pareja observó un vehículo gris, el cual se desplazaba muy lento y el copiloto los vio desde la ventanilla, para después acelerar con dirección al poniente.

Conforme transcurrían los minutos, se acercó el sobrino de Francisco, de nombre Miguel Ángel Robles Santiago y le pidió de favor que le fuera a comprar unas cervezas a un negocio sobre la avenida Nogal Oriente.

Sin embargo, Francisco le expresó, “no hijo, traigo problemas y mejor ve tú solo, porque ahorita me andan buscando”.

Decidido, Miguel buscó la manera de convencer a su tío al grado de que Francisco terminó diciéndole, “de acuerdo, pero vamos los dos”.

Así que ambos caminaron con dirección al Cervecentro y fue ahí cuando se escucharon diversas detonaciones por arma de fuego y en seguida, diversos gritos sobrecogedores.

En la escena se veían ir y venir diversas personas, algunas se tomaban de los cabellos mientras otras solicitaban por teléfono el apoyo de los equipos de emergencia. Ninguna ambulancia quiso presentarse a socorrerlos.

En un enorme charco de sangre yacía Francisco, quien al parecer caminó unos cuantos pasos para después desvanecerse en el suelo; a un par de metros se hallaba Miguel y, a un costado un individuo aún no identificado, quien al parecer únicamente estaba en el momento y lugar equivocado.



Al dar las 21:35 horas, los elementos policiacos arribaron para tomar conocimiento y acordonar la zona en espera de los Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado.

“Hagan que venga una ambulancia, no puede ser posible que no arribe ninguna; estas personas se están desangrando, oficiales”, increpó un colono a las fuerzas de seguridad.

Tras tanta insistencia, finalmente se trasladaron a los tres sujetos a bordo de dos patrullas y con dirección al Hospital Chiapas Nos Une “Dr. Gilberto Gómez Maza”, para recibir asistencia médica profesional.

Cabe precisar que, ningún testigo quiso decir una sola palabra de lo que sucedió y tampoco mencionaron una sola característica para que los agentes pudieran tener una línea de investigación.

Más tarde, los galenos confirmaron la muerte de Francisco y Miguel, los cuales no resistieron los disparos alojados en el estómago; en tanto el tercero, logró ser dado de alta debido a que las heridas sufridas no pusieron en riesgo su salud.


Local

Chiapas y Tabasco refuerzan acciones de protección civil ante la temporada de lluvias

El mandatario exhortó a participar en la reforestación del Cañón del Sumidero, este 5 de junio

Sociedad

La Quinta de Guerrero va también a subasta

Es propiedad de la Armada de México y la ocupaban los expresidentes en temporada vacacional

Justicia

Mario Villanueva cumple 18 años preso

La XV Legislatura de Quintana Roo consideró que es inocente de los delitos que le imputan

Futbol

Oswaldo Alanís y Chivas llegan a mutuo acuerdo

Cuestión de detalles para el regreso del central al rebaño

Futbol

Guardiola tendría un contrato millonario con la Juve

Medios italianos colocaron al español al frente del equipo por cuatro temporadas

Deportes

Metálico y Virus mano a mano en magno evento Juicio Final

Los luchadores pondrán en juego sus longevas carreras de 33 y 27 años como luchadores profesionales, respectivamente, cuando se enfrenten en la Arena México

Moda

Fiesta llena de moda y altruismo

Celebridades brindan por la nueva propuesta fashionista en línea