/ viernes 15 de marzo de 2019

Santa Rosa de Lima con incertidumbre por búsqueda de El Marro

Sus habitantes prefieren exponerse lo menos posible ante la presencia de elementos policiacos

VILLAGRÁN.- En Santa Rosa de Lima se siente tensa calma a casi dos semanas de la intervención de la Marina y la Policía Federal; cada vez es menor el número de uniformados que patrullan las calles, y los habitantes del poblado aseguran que marinos han ocupado la presunta casa de José Antonio Yépez El Marro como campamento.

Por otro lado, la intensa movilización registrada el pasado 4 de marzo dejó atemorizada a la población, que prefiere no salir de casa salvo en caso necesario. Las escuelas han reanudado sus clases, pero niños y madres sólo se ven a la hora de la entrada y salida; mientras que algunos hombres, que se desempeñaban como albañiles, perdieron su trabajo por inasistencia durante los bloqueos.

A la entrada de la comunidad permanece apostada una patrulla de las Fuerzas de Seguridad Pública con unos diez elementos, pero ya no hay revisión exhaustiva a quienes entran y salen. En tanto que en el centro del poblado, los elementos de la Fuerzas de Seguridad Pública del Estado instalaron su campamento, en el que permanecen alrededor de 40 elementos.

Audio revela red de políticos ligados al cártel Santa Rosa de Lima

Ayer, cerca del mediodía, unos 30 elementos de las Fuerzas de Seguridad abandonaron Santa Rosa, se desconoce si llegarían reemplazos o es un número de elementos que se reducirá en la vigilancia.

Habitantes de la comunidad viven con miedo. Una mujer, encargada de una tienda de abarrotes, cerró de inmediato el negocio en cuanto vio que los uniformados del estado iniciaban con la formación. Las calles lucen solitarias y la gente sólo sigue su rutina de ir a trabajar, a la escuela, al mandado y a la casa.

Isidoro, uno de los pobladores, comentó que él perdió su trabajo como ayudante de albañil en el fraccionamiento el Álamo, al faltar a laborar por los bloqueos en carreteras y el impedimento de salir de la comunidad. Refiere que la gente que se quedó es trabajadora del campo, hace aseos en casas o trabaja las fábricas y empresas aledañas.

Otro de los pobladores, quien prefirió el anonimato y que tiene poco de haber llegado de Estado Unidos, comentó que elementos de la Marina estaban ocupando la casa que presuntamente es de José Antonio Yépez, sin embargo eso no fue comprobado ya que la zona se apreciaba tranquila y sin movimiento.

VILLAGRÁN.- En Santa Rosa de Lima se siente tensa calma a casi dos semanas de la intervención de la Marina y la Policía Federal; cada vez es menor el número de uniformados que patrullan las calles, y los habitantes del poblado aseguran que marinos han ocupado la presunta casa de José Antonio Yépez El Marro como campamento.

Por otro lado, la intensa movilización registrada el pasado 4 de marzo dejó atemorizada a la población, que prefiere no salir de casa salvo en caso necesario. Las escuelas han reanudado sus clases, pero niños y madres sólo se ven a la hora de la entrada y salida; mientras que algunos hombres, que se desempeñaban como albañiles, perdieron su trabajo por inasistencia durante los bloqueos.

A la entrada de la comunidad permanece apostada una patrulla de las Fuerzas de Seguridad Pública con unos diez elementos, pero ya no hay revisión exhaustiva a quienes entran y salen. En tanto que en el centro del poblado, los elementos de la Fuerzas de Seguridad Pública del Estado instalaron su campamento, en el que permanecen alrededor de 40 elementos.

Audio revela red de políticos ligados al cártel Santa Rosa de Lima

Ayer, cerca del mediodía, unos 30 elementos de las Fuerzas de Seguridad abandonaron Santa Rosa, se desconoce si llegarían reemplazos o es un número de elementos que se reducirá en la vigilancia.

Habitantes de la comunidad viven con miedo. Una mujer, encargada de una tienda de abarrotes, cerró de inmediato el negocio en cuanto vio que los uniformados del estado iniciaban con la formación. Las calles lucen solitarias y la gente sólo sigue su rutina de ir a trabajar, a la escuela, al mandado y a la casa.

Isidoro, uno de los pobladores, comentó que él perdió su trabajo como ayudante de albañil en el fraccionamiento el Álamo, al faltar a laborar por los bloqueos en carreteras y el impedimento de salir de la comunidad. Refiere que la gente que se quedó es trabajadora del campo, hace aseos en casas o trabaja las fábricas y empresas aledañas.

Otro de los pobladores, quien prefirió el anonimato y que tiene poco de haber llegado de Estado Unidos, comentó que elementos de la Marina estaban ocupando la casa que presuntamente es de José Antonio Yépez, sin embargo eso no fue comprobado ya que la zona se apreciaba tranquila y sin movimiento.

Local

“Primera caída” del viacrucis migrante

Autoridades del Instituto Nacional de Migración y policías federales impidieron la salida de la caravana de migrantes cubanos que pretendía llegar a Estados Unidos

Local

Chiapas y la India fortalecen lazos de cooperación y amistad

Muktesh Kumar Pardeshi manifestó su interés de colaborar con Chiapas en programas que beneficien a la sociedad

Local

Si haces bien las cosas, Dios las premia

Anderson es originario de República Dominicana pero ahora es mexicano y se dedica a trabajar para su familia en Chiapa de Corzo

Mundo

Francia, en alerta por ola de suicidios de policías

Esta epidemia es atribuida a la desmoralización y las tensiones acumuladas a meses de manifestaciones

Sociedad

México, un país de racistas: Conapred

Niños y jóvenes tienen menos propensión a la discriminación y más tolerancia

Literatura

Un libro viejo, para las crisis actuales

El editor y director comenta que la biblia es para todas las personas, incluso ateas

Política

Alcaldes se rebelan contra pago para Guardia Nacional

Una “ocurrencia más que los municipios y estados tengan que cooperar”, dice el presidente de la ANAC

Sociedad

Ha valido la pena la huelga de la UAM: líder sindical

Hay avances y acuerdos con autoridades universitarias, hasta en un 80 por ciento de las peticiones iniciales

Política

Preparan la resurrección del Partido Encuentro Social

Reconocen que al perder el registro como partido, todas las afiliaciones que tenían quedan eliminadas y les exigen volver a enlistar militantes