/ martes 13 de diciembre de 2022

Lila Downs: 25 años de canciones guerreras

A propósito del lanzamiento de su nuevo disco, la cantante mira en retrospectiva y considera que hoy ya es más aceptado hablar las raíces indígenas que hace 25 años, cuando debutó en la música

En marzo de 2022, la cantante oaxaqueña Lila Downs se presentó en vivo en el recinto cultural más importante de México: el Palacio de Bellas Artes, en el cual ofreció un espectáculo que quedó grabado para la historia.

Tal y como merece el recinto, la organización de sus dos presentaciones estuvo llena de retos que ella, junto con su difunto esposo, supieron sobrepasar.

“Es un gran honor que me hayan aceptado para presentarme en el Palacio. Sin embargo, fue un proceso muy largo, porque todo se pimponea con Bellas Artes, es decir; ellos te van respondiendo si lo aceptan o no”, confiesa la artista en entrevista con El Sol de México.

Detalla que aunque muchos consideran el Palacio de Bellas Artes como un lugar elitista, en realidad está regido por 21 sindicatos, entre los cuales están el Sindicato Nacional de Trabajadores de Cultura y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes.

“Estar en ese lugar y convivir con la gente de los diferentes sindicatos te enseña mucho sobre cada uno de ellos. El Palacio de Bellas Artes por dentro es como una ciudad pequeña, con personas muy diferentes entre sí, lo que te permite aprender mucho de ellos”, comenta.

Con la participación de más de 70 personas en escena, entre ellos la Banda Misteriosa; la Banda Brigida Santamaría de Tlayacapan, Morelos; el Mariachi Caballeros de México; la Compañía Nacional de Danza Folklórica y el Cuarteto Barro Negro, el concierto logró plasmar el lado más visual de Lila y su gusto de compartir escenario con sus paisanos.


“A través de los años hemos tratado de incorporar a bandas de música, bailarinas y a niños y niñas con diferentes talentos. Junto con mi marido, siempre busco la manera de interactuar con músicos de los pueblos de México y de Oaxaca”.


Sin embargo, durante su presentación también estuvo acompañada de grandes personalidades, como otra de las multi ganadoras del Grammy, Natalia Lafourcade, así como de Javier Camarena, el tenor más reconocido de México y el poeta Mardonio Carballo.

Entre los atractivos visuales más notorios de su show estuvieron los textiles mexicanos que la oaxaqueña portó con orgullo en el escenario del Palacio de Bellas Artes.

Uno de ellos fue un traje de charra con un bordado a mano que retoma la iconografía religiosa y popular, la cual conjunta con tradiciones y símbolos de la cultura mexicana.

Además, su presentación denotó el especial énfasis que su arte hace a las mujeres mexicanas:

“El arte tiene un impacto en las mujeres muy especial, no es tan interpretativo, muchas veces es intuitivo, es por eso que resulta hacer un análisis incluso de nosotras mismas”, explicó.

Asimismo, invitó a sus seguidoras a concebirse como una verdadera obra artística: “Se deben de concebir como la obra de arte más bella que existe, si no concibiéramos nuestra vida de ese modo todo sería muy aburrido”, dijo.


Orgullosa de sus raíces

Aunque hoy en día el mundo del espectáculo está más abierto a la comunidad latina y en especial a los mexicanos, Lila Downs dice que vivió en un México diferente, en el que esa apertura no existía.

“A mi me tocó un contexto hace más de 25 años en el que hablar de tu sangre indígena todavía era un tabú. Yo crecí en un pueblo donde pasaban mucho esas cosas y se burlaban mucho de mi madre y mi abuela por hablar el mixteco” cuenta.

La mexicana criada en Oaxaca dedica sus boleros a las injusticias sociales y al amor tanto a la patria como a sus raíces.

“En México muchas veces negamos nuestras raíces, pero hoy en día mucha gente alrededor del mundo ya se siente identificada con nosotros y nuestra cultura. Afortunadamente hoy se tiene un diálogo más abierto con estos temas”, afirmó.

Además, asegura que muchas personas ven de mala forma a los mexicanos por algunas posturas políticas internacionales y que uno de ellos es el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Ese hombre nos rechazó, nos humilló y nos hizo ver mal ante todo el mundo, lo que le dio una idea errónea a muchas personas sobre nosotros”, dijo.

Por ello, Lila pretende fortalecer y defender su cultura y a su país a través de su arte. Para ella, defender el patrimonio y su población es garantizar un futuro de dignidad humana para los mexicanos y sobre todo para los indígenas.

“Si bien no puede cambiar todo de la noche a la mañana, vamos por buen camino. Vemos que el tema de la diversidad de nuestra existencia está cambiando y cada vez está más presente”, cuenta.

La oaxaqueña antepone la cultura sobre cualquiera de sus obras, las cuales no sólo abordan la música. También ha aprendido otras formas de expresión del arte, como el textil indígena, el cual estudió en su tierra natal.

Asimismo, con el objetivo de compartir su amor por la tierra que la vio nacer, Lila prestó una de sus propiedades a la empresa Airbnb para que los amantes de esta región del país puedan hospedarse y disfrutar de unos días inmersos en su cultura.

La residencia, que está ubicada en San Francisco Tutla, un municipio ubicado a 20 minutos del aeropuerto de Oaxaca, tiene capacidad para 15 personas y cuenta con un temazcal, una piscina y un tapanco que funciona como otra habitación.

La casa fue diseñada por el padre de Lila, Allen Downs, un pintor y biólogo estadounidense que se enamoró de Anita Sánchez (madre de Lila) en una de sus visitas a México.

La propiedad bautizada como “La Casa de Lila”, terminó de construirse en 1999 y fue remodelada por ella y por su esposo en 2021.

De y para los mexicanos

A lo largo de los años Lila no se ha preocupado por ser una cantante con muchos números o con grandes reconocimientos. Su trabajo siempre ha ido enfocado a los mexicanos y mexicanas.

Por amor a su país y a sus seguidores, ha participado en numerosos conciertos gratuitos en ferias y festivales de diferentes regiones.

Uno de los momentos que más recuerda de su carrera fue cuando fue nombrada Embajadora del Maguey Pulquero durante la Feria de Tlatlauquitepec, en donde le obsequiaron una planta de maguey y se realizaron algunos rituales en su honor.

“No soy de darme palmaditas en la espalda, pero reconozco que he transitado por un camino largo en el que cada logro ha representado retos, fracasos y victorias. Agradezco a esa Lila Downs de hace 25 años por permitirme abrir mis emociones al arte y dejarme seguir componiendo canciones guerreras”, dijo.

Bajo este contexto, Lila invitó a sus seguidores y seguidoras a no quitar el dedo del renglón ni rendirse al luchar por lo que quieren.

“Sean constantes, disciplinados y dense a respetar. Hagan lo que aman, ya sea música, pintura o lo que sea, háganlo con pasión, pero sobre todo, nunca dejen la disciplina de lado”, dijo finalmente.


Un cuarto de siglo de esfuerzos

Con más de 25 años de carrera musical, Lila Downs continúa sumando éxitos a su trayectoria. La cantautora, quien además es antropóloga, también es ganadora de seis premios Latin Grammy y de un Premio Grammy.

A lo largo de los años ha deleitado al mundo con sencillos como “Cariñito”, “Mezcalito”, “Zapata Se Queda”, “Cumbia del Mole” y “Son de Chile”, así como con sus interpretaciones de canciones como “Cucurrucucú Paloma”, “La Llorona” y “Paloma Negra”.

Además de explorar la música en español e inglés también lo ha hecho en mixteco, rescatando con este último aspectos de sus raíces, su cultura y su gente.

Inspirada por cantantes legendarias de la música ranchera como Lucha Reyes, Lola Beltrán y Flor Silvestre, logró consolidar su fama después del lanzamiento de su álbum La Sandunga, en 1999.

La también apodada “Reina Mixteca” obtuvo el título de antropóloga en la Universidad de Minnesota, en donde conoció a Paul Cohen, un saxofonista estadounidense quien se convertiría al poco tiempo en su esposo y sobre todo en su mancuerna de vida.

Hace unos días, Paul falleció en la ciudad de Oaxaca, por lo que Lila ha recordado algunos de los mejores momentos que vivió a su lado y compartido en sus redes sociales algunos videos en los que canta para recordarlo escribiendo “porque la música nos unió”.

Hoy en día Lila suma más de un millón y medio de oyentes mensuales en Spotify, así como tres películas y dos documentales, además de que es considerada una de las artistas femeninas más influyentes de México, según la revista Forbes.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En marzo de 2022, la cantante oaxaqueña Lila Downs se presentó en vivo en el recinto cultural más importante de México: el Palacio de Bellas Artes, en el cual ofreció un espectáculo que quedó grabado para la historia.

Tal y como merece el recinto, la organización de sus dos presentaciones estuvo llena de retos que ella, junto con su difunto esposo, supieron sobrepasar.

“Es un gran honor que me hayan aceptado para presentarme en el Palacio. Sin embargo, fue un proceso muy largo, porque todo se pimponea con Bellas Artes, es decir; ellos te van respondiendo si lo aceptan o no”, confiesa la artista en entrevista con El Sol de México.

Detalla que aunque muchos consideran el Palacio de Bellas Artes como un lugar elitista, en realidad está regido por 21 sindicatos, entre los cuales están el Sindicato Nacional de Trabajadores de Cultura y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes.

“Estar en ese lugar y convivir con la gente de los diferentes sindicatos te enseña mucho sobre cada uno de ellos. El Palacio de Bellas Artes por dentro es como una ciudad pequeña, con personas muy diferentes entre sí, lo que te permite aprender mucho de ellos”, comenta.

Con la participación de más de 70 personas en escena, entre ellos la Banda Misteriosa; la Banda Brigida Santamaría de Tlayacapan, Morelos; el Mariachi Caballeros de México; la Compañía Nacional de Danza Folklórica y el Cuarteto Barro Negro, el concierto logró plasmar el lado más visual de Lila y su gusto de compartir escenario con sus paisanos.


“A través de los años hemos tratado de incorporar a bandas de música, bailarinas y a niños y niñas con diferentes talentos. Junto con mi marido, siempre busco la manera de interactuar con músicos de los pueblos de México y de Oaxaca”.


Sin embargo, durante su presentación también estuvo acompañada de grandes personalidades, como otra de las multi ganadoras del Grammy, Natalia Lafourcade, así como de Javier Camarena, el tenor más reconocido de México y el poeta Mardonio Carballo.

Entre los atractivos visuales más notorios de su show estuvieron los textiles mexicanos que la oaxaqueña portó con orgullo en el escenario del Palacio de Bellas Artes.

Uno de ellos fue un traje de charra con un bordado a mano que retoma la iconografía religiosa y popular, la cual conjunta con tradiciones y símbolos de la cultura mexicana.

Además, su presentación denotó el especial énfasis que su arte hace a las mujeres mexicanas:

“El arte tiene un impacto en las mujeres muy especial, no es tan interpretativo, muchas veces es intuitivo, es por eso que resulta hacer un análisis incluso de nosotras mismas”, explicó.

Asimismo, invitó a sus seguidoras a concebirse como una verdadera obra artística: “Se deben de concebir como la obra de arte más bella que existe, si no concibiéramos nuestra vida de ese modo todo sería muy aburrido”, dijo.


Orgullosa de sus raíces

Aunque hoy en día el mundo del espectáculo está más abierto a la comunidad latina y en especial a los mexicanos, Lila Downs dice que vivió en un México diferente, en el que esa apertura no existía.

“A mi me tocó un contexto hace más de 25 años en el que hablar de tu sangre indígena todavía era un tabú. Yo crecí en un pueblo donde pasaban mucho esas cosas y se burlaban mucho de mi madre y mi abuela por hablar el mixteco” cuenta.

La mexicana criada en Oaxaca dedica sus boleros a las injusticias sociales y al amor tanto a la patria como a sus raíces.

“En México muchas veces negamos nuestras raíces, pero hoy en día mucha gente alrededor del mundo ya se siente identificada con nosotros y nuestra cultura. Afortunadamente hoy se tiene un diálogo más abierto con estos temas”, afirmó.

Además, asegura que muchas personas ven de mala forma a los mexicanos por algunas posturas políticas internacionales y que uno de ellos es el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Ese hombre nos rechazó, nos humilló y nos hizo ver mal ante todo el mundo, lo que le dio una idea errónea a muchas personas sobre nosotros”, dijo.

Por ello, Lila pretende fortalecer y defender su cultura y a su país a través de su arte. Para ella, defender el patrimonio y su población es garantizar un futuro de dignidad humana para los mexicanos y sobre todo para los indígenas.

“Si bien no puede cambiar todo de la noche a la mañana, vamos por buen camino. Vemos que el tema de la diversidad de nuestra existencia está cambiando y cada vez está más presente”, cuenta.

La oaxaqueña antepone la cultura sobre cualquiera de sus obras, las cuales no sólo abordan la música. También ha aprendido otras formas de expresión del arte, como el textil indígena, el cual estudió en su tierra natal.

Asimismo, con el objetivo de compartir su amor por la tierra que la vio nacer, Lila prestó una de sus propiedades a la empresa Airbnb para que los amantes de esta región del país puedan hospedarse y disfrutar de unos días inmersos en su cultura.

La residencia, que está ubicada en San Francisco Tutla, un municipio ubicado a 20 minutos del aeropuerto de Oaxaca, tiene capacidad para 15 personas y cuenta con un temazcal, una piscina y un tapanco que funciona como otra habitación.

La casa fue diseñada por el padre de Lila, Allen Downs, un pintor y biólogo estadounidense que se enamoró de Anita Sánchez (madre de Lila) en una de sus visitas a México.

La propiedad bautizada como “La Casa de Lila”, terminó de construirse en 1999 y fue remodelada por ella y por su esposo en 2021.

De y para los mexicanos

A lo largo de los años Lila no se ha preocupado por ser una cantante con muchos números o con grandes reconocimientos. Su trabajo siempre ha ido enfocado a los mexicanos y mexicanas.

Por amor a su país y a sus seguidores, ha participado en numerosos conciertos gratuitos en ferias y festivales de diferentes regiones.

Uno de los momentos que más recuerda de su carrera fue cuando fue nombrada Embajadora del Maguey Pulquero durante la Feria de Tlatlauquitepec, en donde le obsequiaron una planta de maguey y se realizaron algunos rituales en su honor.

“No soy de darme palmaditas en la espalda, pero reconozco que he transitado por un camino largo en el que cada logro ha representado retos, fracasos y victorias. Agradezco a esa Lila Downs de hace 25 años por permitirme abrir mis emociones al arte y dejarme seguir componiendo canciones guerreras”, dijo.

Bajo este contexto, Lila invitó a sus seguidores y seguidoras a no quitar el dedo del renglón ni rendirse al luchar por lo que quieren.

“Sean constantes, disciplinados y dense a respetar. Hagan lo que aman, ya sea música, pintura o lo que sea, háganlo con pasión, pero sobre todo, nunca dejen la disciplina de lado”, dijo finalmente.


Un cuarto de siglo de esfuerzos

Con más de 25 años de carrera musical, Lila Downs continúa sumando éxitos a su trayectoria. La cantautora, quien además es antropóloga, también es ganadora de seis premios Latin Grammy y de un Premio Grammy.

A lo largo de los años ha deleitado al mundo con sencillos como “Cariñito”, “Mezcalito”, “Zapata Se Queda”, “Cumbia del Mole” y “Son de Chile”, así como con sus interpretaciones de canciones como “Cucurrucucú Paloma”, “La Llorona” y “Paloma Negra”.

Además de explorar la música en español e inglés también lo ha hecho en mixteco, rescatando con este último aspectos de sus raíces, su cultura y su gente.

Inspirada por cantantes legendarias de la música ranchera como Lucha Reyes, Lola Beltrán y Flor Silvestre, logró consolidar su fama después del lanzamiento de su álbum La Sandunga, en 1999.

La también apodada “Reina Mixteca” obtuvo el título de antropóloga en la Universidad de Minnesota, en donde conoció a Paul Cohen, un saxofonista estadounidense quien se convertiría al poco tiempo en su esposo y sobre todo en su mancuerna de vida.

Hace unos días, Paul falleció en la ciudad de Oaxaca, por lo que Lila ha recordado algunos de los mejores momentos que vivió a su lado y compartido en sus redes sociales algunos videos en los que canta para recordarlo escribiendo “porque la música nos unió”.

Hoy en día Lila suma más de un millón y medio de oyentes mensuales en Spotify, así como tres películas y dos documentales, además de que es considerada una de las artistas femeninas más influyentes de México, según la revista Forbes.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

¡Familias mueren de hambre! Habitantes denuncian ataques armados en Tzanembolóm, Chiapas

Los habitantes de la comunidad Tzanembolóm han denunciado que los ataques armados continúan, a pesar de la presencia de fuerzas de seguridad

Policiaca

Abuelita rescatada en casa abandonada; DIF se hará cargo de la situación

Personal de los cuerpos de emergencia y de seguridad se trasladaron hasta una vivienda en la colonia Sinaí de esta ciudad, en donde lograron brindarle ayuda a una mujer de la tercera edad, quien fue hallada en estado de abandono

Municipios

¿Levantará el frente comunitario de Oxchuc el bloqueo? Llega tráiler con apoyo de láminas

El bloqueo carretero de Oxchuc ya cumplió el mes, en donde aún no hay resolución a sus demandas

Local

Carlos Montoya apasionado por el saxofón; camina por la ciudad para hacerse presente

Carlos Fabián Montoya es un joven de 21 años, es un saxofonista que tiene como una gran pasión tocar este instrumento

Policiaca

Desmienten hallazgo de 120 cuerpos en La Tigrilla, Chiapas

La Fiscalía General del Estado exhortó a la ciudadanía a no dejarse llevar por rumores y a mantenerse informada a través de las plataformas oficiales

Local

Don Héctor Martínez dedicado a venta de rosas artificiales elaboradas por su esposa

En la esquina de la calle central y primera avenida sur en el centro de Tuxtla Gutiérrez se encuentra el puesto de manualidades "Rosas Eternas", atendido por el señor Héctor de Jesús Martínez Vázquez