/ viernes 19 de enero de 2024

Poor Things: ¿Exploración o explotación feminista?

La película de Yorgos Lanthimos que Ganó dos Globos de Oro y recibió una gran ovación en el Festival de Cine de Venecia, ha levantado mucha controversia, por tratarse de un experimento científico creado a partir del cuerpo de una mujer y la mente de un niño


Poor Things es una cinta que polariza. La película de Yorgos Lanthimos sigue a Bella Baxter (Emma Stone) es un experimento científico creado a partir del cuerpo de una mujer y la mente de un niño.

Puede interesarte: La película que Netflix retiró de su catálogo porqué alentaba el canibalismo

Y aunque ganó dos Globos de Oro y recibió una gran ovación en el Festival de Cine de Venecia, otros abandonaron la proyección de Venecia durante sus numerosas escenas de sexo, una que muestra a un padre enseñando a sus dos hijos sobre los pájaros y las abejas dejándolos observarlo a él y a Bella en el acto.

De hecho esa escena ha sido reeditada para su lanzamiento en el Reino Unido a fin de cumplir con los requisitos de clasificación locales.

La escritora Angélica Jade Bastién dijo que la cinta no está interesada tanto en la vida sexual de las mujeres como en las formas en que se puede colocar y utilizar el cuerpo de una mujer joven.

“Creo que está mal leer Pobres cosas como una película sobre mujeres adultas. Su escena más controvertida involucra a niños presenciando sexo, y Bella comienza la película con el cerebro de un niño, así que trata sobre la sexualidad de las niñas. Representa con precisión los primeros sentimientos sexuales de las niñas y nos muestra algunas formas más positivas de entender el deseo sexual de las niñas”.

Descubriendo la sexualidad

Entrevisté a 23 mujeres que eran adolescentes entre 1970 y 2010 sobre cómo aprendieron sobre el sexo, y sus experiencias se hicieron eco en esta cinta.

Al principio de la película, Bella aprende por sí misma a masturbarse y está encantada con su descubrimiento. Muchos de mis entrevistados tenían recuerdos similares y a menudo se describían a sí mismos como “explorando” sus cuerpos y encontrando sensaciones agradables en el proceso.

Nicole, quien creció en la década de los dosmiles, me dijo que no sabía lo que hacía cuando se masturbó por primera vez, pero que de alguna manera cuando era bastante joven descubrió que se sentía bien.

La cinta ganó dos Globos de Oro y recibió una gran ovación en el Festival de Cine de Venecia. Foto: AFP

Los entrevistados, incluida Nicole, normalmente tenían entre cinco y diez años durante estas experiencias (que son normales y comunes entre los niños).

Los entrevistados describieron regularmente sus primeras incursiones en la masturbación como desconectadas de la sexualidad adulta. Estos fueron simplemente experimentos con sus cuerpos.

Pero esto también significó que mis entrevistados a menudo creían que nadie más se masturbaba. Sue, nacida en la década de 1960, incluso creó su propio término para la masturbación, porque nunca antes había oído a nadie hablar de ello.

El film es un experimento científico creado a partir del cuerpo de una mujer y la mente de un niño. Foto: AFP

Bella también cree que es la primera persona en masturbarse y humilla a su criada mostrándole su nuevo descubrimiento. Este es el primero de muchos incidentes en los que descubre que la “sociedad educada” no habla de sexo, y mucho menos lo presenta en público. Si bien Bella en su mayoría ignora estas advertencias, muchas de mis entrevistadas eran muy conscientes de las expectativas sociales sobre el deseo sexual de las niñas.

Una sexualidad sana

Los medios para adolescentes no siempre tuvieron una influencia negativa. Varios entrevistados me dijeron que aprendieron la palabra “masturbación” de Dolly, quien la presentaba como una práctica normal y saludable. “Oh, eso es lo que he estado haciendo”, pensó Nicole cuando encontró instrucciones sobre cómo masturbarse en la revista.

Ese descubrimiento fue tranquilizador; también lo fueron las discusiones sobre la masturbación con amigos (aunque muy pocas personas fueron lo suficientemente valientes como para mencionarlo en voz alta).

Pero mis entrevistados todavía sentían que faltaban conversaciones sobre el placer sexual en sus medios y en su educación. Jess, nacida en la década de 1990, me dijo:

“En la escuela secundaria tenía un gran conocimiento de la mecánica. Pero el placer nunca había sido parte de la discusión, ¿sabes?

Quizás Pobres Cosas podría ser instructivo aquí.

Bella no se siente avergonzada de disfrutar del sexo, ni de hablar de ello. Esto le permite dejar de lado a sus amantes controladores y cuestionar las condiciones en el lugar de trabajo de su burdel. Desarrolla una relación sana con su sexualidad; sabe que el sexo debe ser placentero para ella, no sólo para los hombres, y que no se la debe obligar a ello.

Bella Baxter puede ser un personaje de cuento de hadas que establece sus propias reglas sexuales. Pero podemos aprender de ella. Podemos tratar la masturbación de las niñas como natural y normal. Podemos mostrar a las generaciones futuras que la sexualidad no tiene nada de vergonzoso. Y podemos enseñar a las niñas a conocer no sólo sus derechos sexuales, sino también sus placeres sexuales.

Candidata a doctorado de la Facultad de Historia, Universidad Nacional de Australia.


Poor Things es una cinta que polariza. La película de Yorgos Lanthimos sigue a Bella Baxter (Emma Stone) es un experimento científico creado a partir del cuerpo de una mujer y la mente de un niño.

Puede interesarte: La película que Netflix retiró de su catálogo porqué alentaba el canibalismo

Y aunque ganó dos Globos de Oro y recibió una gran ovación en el Festival de Cine de Venecia, otros abandonaron la proyección de Venecia durante sus numerosas escenas de sexo, una que muestra a un padre enseñando a sus dos hijos sobre los pájaros y las abejas dejándolos observarlo a él y a Bella en el acto.

De hecho esa escena ha sido reeditada para su lanzamiento en el Reino Unido a fin de cumplir con los requisitos de clasificación locales.

La escritora Angélica Jade Bastién dijo que la cinta no está interesada tanto en la vida sexual de las mujeres como en las formas en que se puede colocar y utilizar el cuerpo de una mujer joven.

“Creo que está mal leer Pobres cosas como una película sobre mujeres adultas. Su escena más controvertida involucra a niños presenciando sexo, y Bella comienza la película con el cerebro de un niño, así que trata sobre la sexualidad de las niñas. Representa con precisión los primeros sentimientos sexuales de las niñas y nos muestra algunas formas más positivas de entender el deseo sexual de las niñas”.

Descubriendo la sexualidad

Entrevisté a 23 mujeres que eran adolescentes entre 1970 y 2010 sobre cómo aprendieron sobre el sexo, y sus experiencias se hicieron eco en esta cinta.

Al principio de la película, Bella aprende por sí misma a masturbarse y está encantada con su descubrimiento. Muchos de mis entrevistados tenían recuerdos similares y a menudo se describían a sí mismos como “explorando” sus cuerpos y encontrando sensaciones agradables en el proceso.

Nicole, quien creció en la década de los dosmiles, me dijo que no sabía lo que hacía cuando se masturbó por primera vez, pero que de alguna manera cuando era bastante joven descubrió que se sentía bien.

La cinta ganó dos Globos de Oro y recibió una gran ovación en el Festival de Cine de Venecia. Foto: AFP

Los entrevistados, incluida Nicole, normalmente tenían entre cinco y diez años durante estas experiencias (que son normales y comunes entre los niños).

Los entrevistados describieron regularmente sus primeras incursiones en la masturbación como desconectadas de la sexualidad adulta. Estos fueron simplemente experimentos con sus cuerpos.

Pero esto también significó que mis entrevistados a menudo creían que nadie más se masturbaba. Sue, nacida en la década de 1960, incluso creó su propio término para la masturbación, porque nunca antes había oído a nadie hablar de ello.

El film es un experimento científico creado a partir del cuerpo de una mujer y la mente de un niño. Foto: AFP

Bella también cree que es la primera persona en masturbarse y humilla a su criada mostrándole su nuevo descubrimiento. Este es el primero de muchos incidentes en los que descubre que la “sociedad educada” no habla de sexo, y mucho menos lo presenta en público. Si bien Bella en su mayoría ignora estas advertencias, muchas de mis entrevistadas eran muy conscientes de las expectativas sociales sobre el deseo sexual de las niñas.

Una sexualidad sana

Los medios para adolescentes no siempre tuvieron una influencia negativa. Varios entrevistados me dijeron que aprendieron la palabra “masturbación” de Dolly, quien la presentaba como una práctica normal y saludable. “Oh, eso es lo que he estado haciendo”, pensó Nicole cuando encontró instrucciones sobre cómo masturbarse en la revista.

Ese descubrimiento fue tranquilizador; también lo fueron las discusiones sobre la masturbación con amigos (aunque muy pocas personas fueron lo suficientemente valientes como para mencionarlo en voz alta).

Pero mis entrevistados todavía sentían que faltaban conversaciones sobre el placer sexual en sus medios y en su educación. Jess, nacida en la década de 1990, me dijo:

“En la escuela secundaria tenía un gran conocimiento de la mecánica. Pero el placer nunca había sido parte de la discusión, ¿sabes?

Quizás Pobres Cosas podría ser instructivo aquí.

Bella no se siente avergonzada de disfrutar del sexo, ni de hablar de ello. Esto le permite dejar de lado a sus amantes controladores y cuestionar las condiciones en el lugar de trabajo de su burdel. Desarrolla una relación sana con su sexualidad; sabe que el sexo debe ser placentero para ella, no sólo para los hombres, y que no se la debe obligar a ello.

Bella Baxter puede ser un personaje de cuento de hadas que establece sus propias reglas sexuales. Pero podemos aprender de ella. Podemos tratar la masturbación de las niñas como natural y normal. Podemos mostrar a las generaciones futuras que la sexualidad no tiene nada de vergonzoso. Y podemos enseñar a las niñas a conocer no sólo sus derechos sexuales, sino también sus placeres sexuales.

Candidata a doctorado de la Facultad de Historia, Universidad Nacional de Australia.

Policiaca

Hombre se electrocuta en Jardines del Pedregal y pierde la vida

Esta mañana un hombre se electrocuto mientras hacía trabajos de impermeabilización, cuando uno de las herramientas que se encontraba utilizando toco un cable de alta tensión

Policiaca

Autobús transportaba hierba en el maletero

Agentes de la Policía de Investigación y miembros de la Policía Fronteriza lograron localizar 14 envoltorios con hierba verde y seca con características propias de la mariguana

Local

¿Regresa el cubrebocas? Reportan 3 decesos por COVID-19

De acuerdo con los informes semanales para la vigilancia epidemiológica de COVID-19 en Chiapas, la Dirección General de Epidemiología ha anunciado la defunción de tres personas a causa del virus en la última semana

Policiaca

César Paul es localizado; ya se encuentra bien en casa

El joven César Paul quien se encontraba en calidad de desaparecido desde el pasado domingo ya se encuentra con bien en casa

Policiaca

Abuelito encontrado sin vida al interior de su domicilio

Vecinos del barrio San Bernabé de esta ciudad reportaron que del interior de una vivienda se desprendía un olor fétido, refiriendo que tenía al menos un par de días que no veían al ancianito que vivía en dicho hogar

Local

Inseguridad y comercio informal; el dolor de cabeza del Mercado Juan Sabines Gutiérrez

Don Homero Monterrosa Ballinas es uno de los tres fundadores que quedan desde hace 56 años del Mercado Público Municipal "Gustavo Díaz Ordaz", ahora Juan Sabines Gutiérrez