/ sábado 22 de mayo de 2021

En Tropiplop, Aterciopelados desmenuza a Latinoamérica

Tropiplop, su nuevo disco, hacen una crítica a la industria musical y analizan el papel de la mujer en la actualidad

En los 28 años que llevan como agrupación, Aterciopelados ha vivido los puntos más álgidos y desérticos de la industria musical.

“Nosotros hemos estado en todos los lugares: Famosísimos con presupuestazos enormes que nos mandan a Nueva York y a Londres; y haciendo música en el apartamento de Héctor después de la caída de la industria”, dice Andrea Echeverri, su vocalista. “Todos los altibajos nos habían estado preparando para este momento. Estamos listos para funcionar en circunstancias precarias”, explica en entrevista exclusiva con El Sol de México.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Con pocos billetes al alcance, sus computadoras y un improvisado estudio de grabación que con los años han ido robusteciendo, Aterciopelados grabó su noveno álbum de estudio en medio de la pandemia: Tropiplop, un material que para los colombianos es un grito de defensa al arte, al planeta y a las mujeres.

Con ritmos caribeños, una gaita y maracón colombiano, sintetizadores y sonidos electrónicos, el disco podría ser considerado festivo. Y en su sonido lo es. Pero en sus letras está lo revolucionario, a partir de una declaración que defiende los movimientos sociales en Colombia, que grita en contra de la corrupción política en aquel país y que recuerda la violación de los derechos humanos de activistas en toda Latinoamérica.

“Tropiplop –canción que da nombre al disco– se conceptualizó por esta situación que ocurre desde hace años”, señala Héctor Buitrago. “Hablo de la opresión de los gobiernos que cada vez exprimen más a la clase media al sacar impuestos, de la corrupción y los robos de los polémicos empresarios como les dicen acá a quienes se roban billones y billones de pesos”.

ASÍ VEN LA INDUSTRIA

A través de Disoñada, los colombianos hacen una exploración sobre la situación que vive la industria musical en estos momentos. Específicamente sobre la vorágine de propuestas musicales que dominan las plataformas digitales y que han revolucionado la creación artística.

“Esta canción es un poco eso: criticar el mercado, porque de alguna manera la música termina siendo como un microbio sin importancia. Si no eres masivo, entonces tu música no importa. Uno se siente un objeto en una hilera diciendo ‘acuérdense de mí y cómprenme’. Es neoliberalismo puro en la música”.

Tropiplop fue un acto de rebeldía desde su origen.

Pues cuando la industria les pedía lanzar sencillos en vez de álbumes, Andrea y Héctor entraron en un shock creativo que explotó para crear este álbum.

“Con Claroscura nos dimos cuenta por qué ya nadie saca discos con 13 o 15 canciones; al segundo o tercer sencillo ya te dicen que ese disco es viejo. Y seguimos el método que se usa ahora de un sencillo cada tres meses, pero de pronto nos sentimos desesperados, porque ese método es muy raro, es opresivo también. Así que a comienzos de año pensamos en sacar un disco completo”.

Este disco que lanzan tres años después de Claroscura –con el que ganaron su tercer Grammy Latino– explora otros temas urgentes como es el papel de las mujeres en la sociedad actual.

Con Antidiva, Andrea Echeverri expone las etiquetas a las que las mujeres son expuestas diariamente, sin importar su estrato social. “Uno creería que con el tiempo esos estereotipos se van superando. Pero en realidad no, todo está más hipersexualizado que nunca.

“Para vender cualquier cosa necesitas a la chica guapa con poca ropa y eso es un poco angustioso porque todo eso contribuye a más violencia hacia la mujer. Eso sí, la canción tiene mucho ritmo y sentido del humor, pero al final es como una lucha feminista”, añade la cantante.

La intención de Tropiplop es crear en sus escuchas conciencia sobre lo que ocurre en Latinoamérica, dice Héctor Buitrago.

“A pesar de que pueden ser canciones con mucho ritmo y muy divertidas, queremos que genere reflexión, que miremos a ver qué hacemos, que se tomen acciones. Esa es la intención: llamar a que nos unamos. Pero que también una música alegre, que nos acompañe en los procesos en los que estamos pasando”.

En los 28 años que llevan como agrupación, Aterciopelados ha vivido los puntos más álgidos y desérticos de la industria musical.

“Nosotros hemos estado en todos los lugares: Famosísimos con presupuestazos enormes que nos mandan a Nueva York y a Londres; y haciendo música en el apartamento de Héctor después de la caída de la industria”, dice Andrea Echeverri, su vocalista. “Todos los altibajos nos habían estado preparando para este momento. Estamos listos para funcionar en circunstancias precarias”, explica en entrevista exclusiva con El Sol de México.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Con pocos billetes al alcance, sus computadoras y un improvisado estudio de grabación que con los años han ido robusteciendo, Aterciopelados grabó su noveno álbum de estudio en medio de la pandemia: Tropiplop, un material que para los colombianos es un grito de defensa al arte, al planeta y a las mujeres.

Con ritmos caribeños, una gaita y maracón colombiano, sintetizadores y sonidos electrónicos, el disco podría ser considerado festivo. Y en su sonido lo es. Pero en sus letras está lo revolucionario, a partir de una declaración que defiende los movimientos sociales en Colombia, que grita en contra de la corrupción política en aquel país y que recuerda la violación de los derechos humanos de activistas en toda Latinoamérica.

“Tropiplop –canción que da nombre al disco– se conceptualizó por esta situación que ocurre desde hace años”, señala Héctor Buitrago. “Hablo de la opresión de los gobiernos que cada vez exprimen más a la clase media al sacar impuestos, de la corrupción y los robos de los polémicos empresarios como les dicen acá a quienes se roban billones y billones de pesos”.

ASÍ VEN LA INDUSTRIA

A través de Disoñada, los colombianos hacen una exploración sobre la situación que vive la industria musical en estos momentos. Específicamente sobre la vorágine de propuestas musicales que dominan las plataformas digitales y que han revolucionado la creación artística.

“Esta canción es un poco eso: criticar el mercado, porque de alguna manera la música termina siendo como un microbio sin importancia. Si no eres masivo, entonces tu música no importa. Uno se siente un objeto en una hilera diciendo ‘acuérdense de mí y cómprenme’. Es neoliberalismo puro en la música”.

Tropiplop fue un acto de rebeldía desde su origen.

Pues cuando la industria les pedía lanzar sencillos en vez de álbumes, Andrea y Héctor entraron en un shock creativo que explotó para crear este álbum.

“Con Claroscura nos dimos cuenta por qué ya nadie saca discos con 13 o 15 canciones; al segundo o tercer sencillo ya te dicen que ese disco es viejo. Y seguimos el método que se usa ahora de un sencillo cada tres meses, pero de pronto nos sentimos desesperados, porque ese método es muy raro, es opresivo también. Así que a comienzos de año pensamos en sacar un disco completo”.

Este disco que lanzan tres años después de Claroscura –con el que ganaron su tercer Grammy Latino– explora otros temas urgentes como es el papel de las mujeres en la sociedad actual.

Con Antidiva, Andrea Echeverri expone las etiquetas a las que las mujeres son expuestas diariamente, sin importar su estrato social. “Uno creería que con el tiempo esos estereotipos se van superando. Pero en realidad no, todo está más hipersexualizado que nunca.

“Para vender cualquier cosa necesitas a la chica guapa con poca ropa y eso es un poco angustioso porque todo eso contribuye a más violencia hacia la mujer. Eso sí, la canción tiene mucho ritmo y sentido del humor, pero al final es como una lucha feminista”, añade la cantante.

La intención de Tropiplop es crear en sus escuchas conciencia sobre lo que ocurre en Latinoamérica, dice Héctor Buitrago.

“A pesar de que pueden ser canciones con mucho ritmo y muy divertidas, queremos que genere reflexión, que miremos a ver qué hacemos, que se tomen acciones. Esa es la intención: llamar a que nos unamos. Pero que también una música alegre, que nos acompañe en los procesos en los que estamos pasando”.

Municipios

Autoridades municipales de Altamirano buscan salida pacífica a conflicto político

Durante la reunión con los funcionarios de la Secretaría de Gobierno se hicieron los planteamientos necesarios para buscar una salida pacífica

Local

Acumula Chiapas 333 casos de Covid-19 en las últimas horas

Del total de pacientes, el 33 por ciento tiene factores de riesgo

Policiaca

Motoladrones asaltan dos tiendas de conveniencia en Tuxtla Gutiérrez

Varias unidades policiales se activaron para realizar una búsqueda en la periferia de los lugares

Sociedad

Birmex no recupera dinero de vacunas

Sólo entre 2019 y 2020, la empresa estatal reportó “cuentas por cobrar” de más de 233 millones de pesos

Mundo

Rusia lleva arsenal a las puertas de Ucrania

Lanza maniobras militares en Crimea y en dos zonas fronterizas con su vecino; EU planea restringir venta de tecnología a Rusia

Finanzas

PiSA arranca el año con 22 contratos

La principal unidad compradora fue el IMSS, que adquirió medicinas, equipos y soluciones

Política

Con reforma eléctrica se incumplen tratados

México tendrá que pagar 70 mil mdd para compensar a inversionistas que no puedan desarrollar sus proyectos en nuestro país, dicen especialistas

Ciencia

China lanza “limpieza del ciberespacio”

La campaña vigilará los comportamientos en línea que muestren estilos de vida fastuosos y que fomenten el culto al dinero o la superstición

Mundo

Indagan a 82 menores cubanos por protestas

En total 790 cubanos han sido encausados por “hechos vandálicos” y “graves alteraciones del orden público” tras las protestas