/ miércoles 7 de agosto de 2019

Desplazados a pesar de la firma de paz

Existe aún temor por habitantes de este municipio, ante posible agresión de los de Chenalhó; pide se haga valer el acuerdo pactado entre los dos poblados para tener tranquilidad

A pesar de las firmas de pacto de paz entre Chenalhó y Aldama, por problemas de límites, donde ha atestiguado el gobierno del estado, ante los últimos acotamientos de agresión, habitantes de la comunidad Tabak se han autodesplazado a un campamento y otro más en casa de familiares, aseguró, Adolfo Victorio López Gómez, presidente municipal por usos y costumbres en Aldama, en sustitución del finado Ignacio Pérez Jiménez.

“En nuestras comunidades de Coco y Tabak han sido agredidos con arma de fuego, ha habido grupos armados, han causado miedo, temor y desplazamiento de nueva cuenta, tenemos desplazados en la comunidad de Tabak que se encuentran en un campamento y casa de familiares, donde no esté en riesgo su vida”, mencionó.

A días de que se celebre el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y donde será sede Aldama y donde se espera el arribo del gobernador, subrayó que las autoridades serán testigos que existe paz y tranquilidad, y a pesar de las agresiones, solamente están pidiendo justicia y que se respeten las minutas firmadas de paz.

“Es una gran preocupación que tenemos tanto a nivel municipal, estatal y federal, en cuanto a lo que se ha llevado a cabo a la firma de pacto y banderazo de paz entre el municipio de Chenalhó y Aldama que tristemente ha cobrado dos muertes más”, refirió.



Dejó ver que la muerte de Filiberto, de 23 años de edad, haya causado temor, porque dejó una niña huérfana y una viuda de 22 años, y no ha notado ninguna acción por parte de las autoridades competentes. “Hemos pedido a nivel federal que se aplique el castigo que marca nuestras leyes a quienes haya hecho esto”, indicó.

Lamentó que “nuestros hermanos del sector Santa Martha no quieren respetar los acuerdos que se han firmado. En Aldama hasta el día de hoy nos mantenemos de pie”.


El alcalde de Aldama pide al de Chenalhó y los que tengan que ver como autoridades rurales y municipales, se haga válida la firma de no agresión que se ha firmado

A pesar de las firmas de pacto de paz entre Chenalhó y Aldama, por problemas de límites, donde ha atestiguado el gobierno del estado, ante los últimos acotamientos de agresión, habitantes de la comunidad Tabak se han autodesplazado a un campamento y otro más en casa de familiares, aseguró, Adolfo Victorio López Gómez, presidente municipal por usos y costumbres en Aldama, en sustitución del finado Ignacio Pérez Jiménez.

“En nuestras comunidades de Coco y Tabak han sido agredidos con arma de fuego, ha habido grupos armados, han causado miedo, temor y desplazamiento de nueva cuenta, tenemos desplazados en la comunidad de Tabak que se encuentran en un campamento y casa de familiares, donde no esté en riesgo su vida”, mencionó.

A días de que se celebre el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y donde será sede Aldama y donde se espera el arribo del gobernador, subrayó que las autoridades serán testigos que existe paz y tranquilidad, y a pesar de las agresiones, solamente están pidiendo justicia y que se respeten las minutas firmadas de paz.

“Es una gran preocupación que tenemos tanto a nivel municipal, estatal y federal, en cuanto a lo que se ha llevado a cabo a la firma de pacto y banderazo de paz entre el municipio de Chenalhó y Aldama que tristemente ha cobrado dos muertes más”, refirió.



Dejó ver que la muerte de Filiberto, de 23 años de edad, haya causado temor, porque dejó una niña huérfana y una viuda de 22 años, y no ha notado ninguna acción por parte de las autoridades competentes. “Hemos pedido a nivel federal que se aplique el castigo que marca nuestras leyes a quienes haya hecho esto”, indicó.

Lamentó que “nuestros hermanos del sector Santa Martha no quieren respetar los acuerdos que se han firmado. En Aldama hasta el día de hoy nos mantenemos de pie”.


El alcalde de Aldama pide al de Chenalhó y los que tengan que ver como autoridades rurales y municipales, se haga válida la firma de no agresión que se ha firmado