/ miércoles 25 de septiembre de 2019

Lluvias deja derrumbes  en la carretera

La vía carretera del Libramiento poniente, que es la conexión de esta ciudad hacia Tuxtla Gutiérrez, se vio afectada por la caída de rocas de gran tamaño que provocaron las lluvias registradas durante la tarde-noche del pasado martes.

Las unidades de emergencia acudieron desde la madrugada y ya en el amanecer de este miércoles, para realizar labores de prevención para los automovilistas a fin de evitar accidentes, para posteriormente iniciar con el retiro de las rocas.

Señalaron que es común que, con lluvias intensas, como las últimas que se han registrado en la zona, las faldas de los cerros se vuelvan inestables y terminen por deslavarse varias rocas, por lo que pidieron extremar precauciones.



Especificaron que al menos en esta última lluvia debieron cerrar un carril para poder retirar rocas y tierra que quedaron regadas en la cinta asfáltica, teniendo que hacer uso de maquinaria para quitar una piedra grande que obstaculizaba el camino.

Asimismo, explicaron que este tramo carretero también se vuelve resbaloso por lluvias.


Se mantiene monitoreo en zonas de riesgo, ya sea en sitios cercanos a afluentes o en viviendas, que en años anteriores han sufrido alguna inundación, y en las carreteras

MONITOREO

La vía carretera del Libramiento poniente, que es la conexión de esta ciudad hacia Tuxtla Gutiérrez, se vio afectada por la caída de rocas de gran tamaño que provocaron las lluvias registradas durante la tarde-noche del pasado martes.

Las unidades de emergencia acudieron desde la madrugada y ya en el amanecer de este miércoles, para realizar labores de prevención para los automovilistas a fin de evitar accidentes, para posteriormente iniciar con el retiro de las rocas.

Señalaron que es común que, con lluvias intensas, como las últimas que se han registrado en la zona, las faldas de los cerros se vuelvan inestables y terminen por deslavarse varias rocas, por lo que pidieron extremar precauciones.



Especificaron que al menos en esta última lluvia debieron cerrar un carril para poder retirar rocas y tierra que quedaron regadas en la cinta asfáltica, teniendo que hacer uso de maquinaria para quitar una piedra grande que obstaculizaba el camino.

Asimismo, explicaron que este tramo carretero también se vuelve resbaloso por lluvias.


Se mantiene monitoreo en zonas de riesgo, ya sea en sitios cercanos a afluentes o en viviendas, que en años anteriores han sufrido alguna inundación, y en las carreteras

MONITOREO