/ martes 9 de enero de 2024

Traje de chiapaneca: la historia milenaria que refleja su bordado

La Maestra Lucía Cruz desentrañó los secretos y transformaciones del icónico traje de chiapaneca, una pieza que va más allá de la moda para sumergirse en la historia

En una charla inmersa en cultura, baile y tradiciones, la Maestra Lucía Cruz desentrañó los matices históricos del icónico traje de chiapaneca, cuya evolución refleja no solo cambios estéticos, sino también conexiones profundas con la historia, religión y estilo de vida de antaño.

El término "traje de chiapaneca" arraigado desde la época de la Conquista española ha experimentado una metamorfosis notable. Se inició en la década de los 40 en un tono "monocromático" para luego, en los años 70, desplegar una diversidad de matices y colores.

Más allá de su evolución estilística, este atuendo guarda una relación íntima con el pasado y las costumbres locales. Según la Maestra Cruz, su presencia en la historia se remonta a la Federación de Chiapas a México en 1824, cristalizándose simbólicamente con la construcción del Monumento a la Bandera en 1942.

Sus orígenes, el vestuario se limitaba a camisas o blusas con la técnica del 'contado', en punto de cruz, utilizadas en eventos especiales. Con el tiempo, se introdujeron modificaciones. El traje de aquel entonces, aproximadamente en 1914, se caracterizaba por un contado en blanco y negro sin vuelo, acompañado de una enagua lisa sin olán. La tradición dictaba que cada mujer confeccionara su propia ropa, siendo el bordado una habilidad común entre ellas.

El vestido de chiapaneca es originario de Chiapa de Corzo, pero se instituyo como el traje típico de Chiapas y su diseño intenta describir la riqueza de la flora local / Foto: Jacob García | Cuartoscuro

Durante la Colonia en 1522, las mujeres chiapanecas utilizaron materiales europeos para embellecer sus trajes: el matizado y el encaje español. Sin embargo, la adquisición de este último era difícil, limitando el vuelo del atuendo.

El tul se convirtió en un recurso fundamental para la ornamentación, con pequeñas flores de un centímetro sin un patrón definido al inicio, evolucionando luego hacia el modelo de la rosa en la década de los 30. Esta transformación marcó un hito en el diseño.

El trayecto del vestido de chiapaneca ha sido notable, pasando de ser una prenda cotidiana a un atuendo elegante de relevancia internacional, destacado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Cosido a mano y originario de Chiapa de Corzo, este traje, representativo de Chiapas, busca reflejar la riqueza de la flora local, contrastando con la exuberancia de la selva, motivo por el cual el tul para el bordado es negro. Una historia rica y colorida en cada puntada.

¡Recibe las noticias a tu WhatsApp! Regístranos y manda la palabra ALTA ⬇️

En una charla inmersa en cultura, baile y tradiciones, la Maestra Lucía Cruz desentrañó los matices históricos del icónico traje de chiapaneca, cuya evolución refleja no solo cambios estéticos, sino también conexiones profundas con la historia, religión y estilo de vida de antaño.

El término "traje de chiapaneca" arraigado desde la época de la Conquista española ha experimentado una metamorfosis notable. Se inició en la década de los 40 en un tono "monocromático" para luego, en los años 70, desplegar una diversidad de matices y colores.

Más allá de su evolución estilística, este atuendo guarda una relación íntima con el pasado y las costumbres locales. Según la Maestra Cruz, su presencia en la historia se remonta a la Federación de Chiapas a México en 1824, cristalizándose simbólicamente con la construcción del Monumento a la Bandera en 1942.

Sus orígenes, el vestuario se limitaba a camisas o blusas con la técnica del 'contado', en punto de cruz, utilizadas en eventos especiales. Con el tiempo, se introdujeron modificaciones. El traje de aquel entonces, aproximadamente en 1914, se caracterizaba por un contado en blanco y negro sin vuelo, acompañado de una enagua lisa sin olán. La tradición dictaba que cada mujer confeccionara su propia ropa, siendo el bordado una habilidad común entre ellas.

El vestido de chiapaneca es originario de Chiapa de Corzo, pero se instituyo como el traje típico de Chiapas y su diseño intenta describir la riqueza de la flora local / Foto: Jacob García | Cuartoscuro

Durante la Colonia en 1522, las mujeres chiapanecas utilizaron materiales europeos para embellecer sus trajes: el matizado y el encaje español. Sin embargo, la adquisición de este último era difícil, limitando el vuelo del atuendo.

El tul se convirtió en un recurso fundamental para la ornamentación, con pequeñas flores de un centímetro sin un patrón definido al inicio, evolucionando luego hacia el modelo de la rosa en la década de los 30. Esta transformación marcó un hito en el diseño.

El trayecto del vestido de chiapaneca ha sido notable, pasando de ser una prenda cotidiana a un atuendo elegante de relevancia internacional, destacado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Cosido a mano y originario de Chiapa de Corzo, este traje, representativo de Chiapas, busca reflejar la riqueza de la flora local, contrastando con la exuberancia de la selva, motivo por el cual el tul para el bordado es negro. Una historia rica y colorida en cada puntada.

¡Recibe las noticias a tu WhatsApp! Regístranos y manda la palabra ALTA ⬇️

Policiaca

¡Familias mueren de hambre! Habitantes denuncian ataques armados en Tzanembolóm, Chiapas

Los habitantes de la comunidad Tzanembolóm han denunciado que los ataques armados continúan, a pesar de la presencia de fuerzas de seguridad

Municipios

¿Levantará el frente comunitario de Oxchuc el bloqueo? Llega tráiler con apoyo de láminas

El bloqueo carretero de Oxchuc ya cumplió el mes, en donde aún no hay resolución a sus demandas

Local

Carlos Montoya apasionado por el saxofón; camina por la ciudad para hacerse presente

Carlos Fabián Montoya es un joven de 21 años, es un saxofonista que tiene como una gran pasión tocar este instrumento

Policiaca

Desmienten hallazgo de 120 cuerpos en La Tigrilla, Chiapas

La Fiscalía General del Estado exhortó a la ciudadanía a no dejarse llevar por rumores y a mantenerse informada a través de las plataformas oficiales

Local

Don Héctor Martínez dedicado a venta de rosas artificiales elaboradas por su esposa

En la esquina de la calle central y primera avenida sur en el centro de Tuxtla Gutiérrez se encuentra el puesto de manualidades "Rosas Eternas", atendido por el señor Héctor de Jesús Martínez Vázquez

Local

Reforma del Poder Judicial: trabajadores piden que beneficie a los usuarios

El personal del Poder Judicial reconoce la necesidad de realizar un diagnóstico profundo y un debate serio sobre el concepto de justicia