/ domingo 7 de enero de 2024

El Cristo Negro de Esquipulas: Historia y tradición de fe arraigada

Desde tiempos antiguos, mucho antes de la llegada de los españoles al continente americano, Esquipulas ha sido un lugar de peregrinación en Mesoamérica

Desde tiempos precolombinos, Esquipulas ha sido un enclave de devoción en Mesoamérica, honrando al dios guerrero de ébano, Ek Chuah. La llegada de los españoles trajo consigo la inculturación religiosa, fusionando las creencias nativas con la fe católica. En medio de este mestizaje cultural, surge la historia del icónico Cristo Negro de Esquipulas.

En 1530, tras la conquista, los misioneros católicos empezaron su labor evangelizadora en la región. Para 1594, arraigada ya la fe católica, la comunidad local, aprovechando una abundante cosecha de algodón, encargó una imagen de Jesús crucificado. El escultor portugués Quirio Cataño, residente en Guatemala, recibió el encargo y entregó la obra el 4 de octubre de ese mismo año.

El contrato original se conservó en la Parroquia de Quezaltepeque hasta su deterioro, momento en que el Obispo de Guatemala, Fray Andrés de las Navas, ordenó su copia debido a su importancia histórica.

En Huhuetán, Tuzantán y Huixtla, terminan con fervor las festividades de Esquipulas/Foto: Amílcar García | Diario del Sur

La tradición oral relata que al traer la imagen de regreso a Esquipulas, los viajeros que la veían en el camino quedaban asombrados por su belleza y pedían que se quedara una noche con ellos, dando inicio así a la peregrinación para venerar la imagen. Finalmente, el 9 de marzo de 1595, la escultura llegó a Esquipulas.

A lo largo de los años, se creía que la madera utilizada por Cataño era oscura para emular la piel de los habitantes locales, pero durante una restauración se descubrió que originalmente tenía un tono claro. La exposición al humo de las velas y el contacto de millones de manos devotas le otorgaron su característico tono oscuro.

El padre Pedro Aviña destaca que el Cristo Negro, ubicado en el santuario guatemalteco, es venerado por millones en Centroamérica y México.

Con más de cuatro siglos de existencia, la escultura sigue atrayendo devotos. El 15 de enero, la Basílica del Señor de Esquipulas se llena con más de medio millón de peregrinos latinoamericanos, quienes consideran al Santo Crucifijo como portador de milagros y símbolo de una fe arraigada en la historia y la tradición.

¡Recibe las noticias a tu WhatsApp! Regístranos y manda la palabra ALTA ⬇️

Desde tiempos precolombinos, Esquipulas ha sido un enclave de devoción en Mesoamérica, honrando al dios guerrero de ébano, Ek Chuah. La llegada de los españoles trajo consigo la inculturación religiosa, fusionando las creencias nativas con la fe católica. En medio de este mestizaje cultural, surge la historia del icónico Cristo Negro de Esquipulas.

En 1530, tras la conquista, los misioneros católicos empezaron su labor evangelizadora en la región. Para 1594, arraigada ya la fe católica, la comunidad local, aprovechando una abundante cosecha de algodón, encargó una imagen de Jesús crucificado. El escultor portugués Quirio Cataño, residente en Guatemala, recibió el encargo y entregó la obra el 4 de octubre de ese mismo año.

El contrato original se conservó en la Parroquia de Quezaltepeque hasta su deterioro, momento en que el Obispo de Guatemala, Fray Andrés de las Navas, ordenó su copia debido a su importancia histórica.

En Huhuetán, Tuzantán y Huixtla, terminan con fervor las festividades de Esquipulas/Foto: Amílcar García | Diario del Sur

La tradición oral relata que al traer la imagen de regreso a Esquipulas, los viajeros que la veían en el camino quedaban asombrados por su belleza y pedían que se quedara una noche con ellos, dando inicio así a la peregrinación para venerar la imagen. Finalmente, el 9 de marzo de 1595, la escultura llegó a Esquipulas.

A lo largo de los años, se creía que la madera utilizada por Cataño era oscura para emular la piel de los habitantes locales, pero durante una restauración se descubrió que originalmente tenía un tono claro. La exposición al humo de las velas y el contacto de millones de manos devotas le otorgaron su característico tono oscuro.

El padre Pedro Aviña destaca que el Cristo Negro, ubicado en el santuario guatemalteco, es venerado por millones en Centroamérica y México.

Con más de cuatro siglos de existencia, la escultura sigue atrayendo devotos. El 15 de enero, la Basílica del Señor de Esquipulas se llena con más de medio millón de peregrinos latinoamericanos, quienes consideran al Santo Crucifijo como portador de milagros y símbolo de una fe arraigada en la historia y la tradición.

¡Recibe las noticias a tu WhatsApp! Regístranos y manda la palabra ALTA ⬇️

Policiaca

Presuntos "Motonetos" lesionaron a un hombre en San Cristóbal

Dos hechos lamentables se registraron en la zona norte de San Cristóbal de las Casas, donde presuntos motonetos golpearon a un ciudadano cuando viajaba en su vehículo

Policiaca

Hallan camioneta abandonada de joven César Paul Vázquez Cruz

La comunidad de Tonalá se mantiene en alerta y espera cualquier noticia que pueda llevar al paradero de César Paul Vázquez Cruz

Local

Inseguridad y comercio informal; el dolor de cabeza del Mercado Juan Sabines Gutiérrez

Don Homero Monterrosa Ballinas es uno de los tres fundadores que quedan desde hace 56 años del Mercado Público Municipal "Gustavo Díaz Ordaz", ahora Juan Sabines Gutiérrez

Local

En Chiapas creció la violencia contra defensores de Derechos Humanos

Luego de los ataques armados del crimen organizado que opera en la región Sierra y Frontera del estado de Chiapas, aplastó totalmente a los Defensores de Derechos Humanos

Policiaca

Protección Civil fracasa en intento de evacuar a retenidos en Tzanembolóm

Han amenazado que, si no se quieren aliar con ellos y quieren salvar la vida, tienen que pagar una multa de 50 mil pesos

Local

¿Cómo descargar la boleta de calificaciones de la SEP?

La descarga de las boletas escolares es un proceso sencillo y accesible para facilitar la comunicación